La consulta del fisio: dolor lumbar en el baloncesto

Mayo 6, 2015

¿Lo compartes?

Por Jaime Almazán Polo. Centro Médico y Rehabilitación PremiumMadrid

El dolor lumbar podríamos decir que es la condición que genera uno de los mayores problemas de salud hoy en día. Al menos el 70% de la población tendrá problema de dolor lumbar en algún momento de su vida, mientras que problemas recurrentes o crónicos de dolor de espalda se dan en un 3-7% de la población. En el deporte se trata de una condición relativamente frecuente, que suele presentarse de manera aguda generando dolor importante, y limitación funcional que en la mayoría de los casos se puede acompañar de baja deportiva.

Un estudio publicado por The American Journal of Sports ha recogido información muy interesante y útil acerca del riesgo de lesión en jugadores profesionales de la NBA y la WNBA. Para ello registraron todos los partes médicos que se llevaron a cabo entre 1996 y 2002 en la NBA, y 1997 y 2002 en la WNBA, y observaron cómo la Región Lumbosacra era la tercera más afectada. También se determinó como respecto al total de lesiones, el espasmo muscular o esguince de estructuras capsulo-ligamentosas de la columna lumbar afectó al 5’8% del total de las lesiones que se dieron. Al tratarse de un deporte caracterizado por aceleraciones, sprints, bruscos cambios de dirección, variedad en los desplazamientos, y lo más importante, saltos y recepciones, no llega a sorprender que el índice de riesgo sea alto en esta región del cuerpo.

Estas características del deporte conforman un campo de cultivo perfecto para la aparición de dolor lumbar, que sin duda se trata de una condición compleja. Entre el 80% y el 90% de los casos de dolor lumbar son inespecíficos. Muchas pueden ser la fuente de origen de este dolor, que tendrá unos características específicas dependiendo de la estructura afectada concretamente (pe: musculatura) y el tipo de lesión (inflamatoria, degenerativa, etc.). Esto es lo que hace realmente complicado establecer un diagnóstico certero en lesiones de la Columna Lumbar, la compleja anatomía (estructuras nerviosas, médula espinal y sus envolturas protectoras, articulaciones, ligamentos, discos intervertebrales, musculatura, vísceras próximas, etc.) (Imagen 2) y la variedad de alteraciones a las que se puede ver sometida (traumatismos directos o indirectos, traumatismo repetitivos, exceso de carga por mala higiene postural, etc.).

Para más controversia, se ha evidenciado que la degeneración del disco vertebral y la presencia de hernias discales, dos de las lesiones popularmente más temidas por la población, están presentes en torno al 80%-100% de las personas que no presentan dolor lumbar. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, no sabemos realmente que está causando el dolor al deportista, y varias estructuras suelen estar implicadas.

La importancia del trabajo en el deporte de esta estructura no se relaciona exclusivamente con la incapacidad deportiva-funcional que provoca su alteración. Se trata de una zona donde confluyen fuerzas procedentes del miembro superior e inferior, cuyo correcto funcionamiento permite prevenir lesiones de estructuras situadas por encima de ella, como el Miembro Superior y columna cervical, o por debajo, como es el Suelo Pélvico y el Miembro Inferior. Además contribuye mejorando la calidad del rendimiento físico-deportivo del jugador, al reducirse el riesgo de lesión y mejorando la calidad técnica de ejecución de ejercicios (Fuerza, Resistencia, Velocidad, Elasticidad).

espalda

En el próximo Blog hablaremos de cómo podremos abordar un problema de estas características desde el Punto de Vista de la Fisioterapia y la Actividad Física, y de cómo el profesional con bases de conocimiento en ambas disciplinas será la persona más indicada para ayudar al jugador a mejorar su estado, y prevenir futuras recaídas.

 

Recursos de Información:

  1. Burton AK. How to prevent low back pain. Best Practice & Research Clinical Rheumatology 2005;19(4):541-555.

  2. Deitch JR, Starkey C, Walters SL, Moseley JB. Injury risk in professional basketball players: a comparison of Women’s National Basketball Association and National Basketball Association athletes. Am J Sports Med 2006 Jul;34(7):1077-1083.

  3. Ito E, Iwamoto J, Azuma K, Matsumoto H. Sex-specific differences in injury types among basketball players. Open access journal of sports medicine 2015;6:1.

  4. Slade SC, Kent P, Bucknall T, Molloy E, Patel S, Buchbinder R. Barriers to primary care clinician adherence to clinical guidelines for the management of low back pain: protocol of a systematic review and meta-synthesis of qualitative studies. BMJ Open 2015 Apr 21;5(4):e007265-2014-007265.