Del infierno al cielo: la terrible historia de un joven senegalés que ficharon gracias a Youtube y al que provocaron desnutrición

abril 13, 2018

¿Lo compartes?

Abdou Thiam tiene 19 años y mide 2.12. Hace ya 3 años que dejó Dakar, su ciudad de nacimiento, para jugar al baloncesto en España en busca de una vida mejor. Atrás dejó a sus padres y a 13 hermanos a los que no ha vuelto a ver. Su historia podría ser la de otros tantos jóvenes que vienen a Europa en busca de su sueño de convertirse en profesionales. Un camino lleno de obstáculos que deja historias como la de Abdou que cuentan los compañeros de La Voz de Galicia.

Su aventura comenzaba con un vídeo en Youtube. En el se puede ver al joven senegalés realizando diferentes movimientos, la mayoría de los cuales terminando con mates. El vídeo despertó el interés de ojeadores y equipos de diferentes lugares del mundo (Francia, Estados Unidos, Alemania) pero Abdou terminaría marchándose a Canarias. Ahí empezó su particular infierno.

El año que pasó en Las Palmas fue un calvario. Apenas comía una vez al día y tan solo salía del piso para entrenar, ni tan siquiera para acudir a clase. A pesar de su 2.12 de estatura su peso apenas alcanzaba los 87 kilos, rozando la desnutrición. Por suerte en su camino se cruzó el Santo Domingo Betanzos de la liga EBA en el verano de 2016.

Allí, de la mano del médico del club Antonio Díaz, empezó a mejorar. El propio Díaz le acogió en su casa durante su primer año en Galicia para poder tratar su estado físico. Estaba al límite de la desnutrición, tenía una anemia carencial, y su índice de masa corporal estaba por debajo de los valores mínimos recomendables”. Pero no solo tenía que mejorar en cuanto a su salud, también con respecto a sus horarios y su forma de relacionarse. En un año en Canarias solo había aprendido 3 palabras en castellano.

Ahora, Abdou pesa 97 kilos y es una de las piezas claves del Santo Domingo Betanzos en el que promedia 11 puntos y 10.5 rebotes. En su último encuentro firmó 17 puntos, 12 rebotes y 26 de valoración en 20 minutos siendo uno de los mejores jugadores de su equipo en la victoria ante el Baloncesto Venta de Baños. Una historia con final feliz pero con el camino lleno de obstáculos.