La no retirada de Richi Guillén. La curiosa historia de su vuelta a las canchas gracias a un viejo amigo…

agosto 3, 2017

¿Lo compartes?

Actualización:

Richi Guillén vuelve a las competicions FEB, jugará en EBA:

Artículo publicado el 16 de noviembre de 2016

4 de noviembre. Richi Guillén se retira. Ponía punto final a su carrera. Con 40 años y tras 22 temporada en la élite, colgaba las botas. 12 en ACB y 10 en LEB Oro. El interior canario cerraba su etapa como jugador con 291 partidos en sus espaldas en ACB y 353 encuentros en Oro siendo el máximo anotador y máximo reboteador histórico de la competición.

Pero todo esto era una retirada… del baloncesto profesional porque Richi no se ha retirado. El baloncesto no le deja y él, no quiere. La semana pasada se incorporó al CB Marbella La Cañada, donde forma parte del staff técnico del club azulón para esta temporada 2016-2017. Allí se ha encontrado con un viejo conocido, Francis Tomé, que dirige el club y con el que coincidió en el Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón, vinculado a Unicaja, hace dos temporadas.

Este sábado jugó su primer partido ante el Manzano Protección Granada (77-68), donde firmó 11 puntos y 9 rebotes. En Kia en Zona hemos  hablado con el entrenador Francis Tomé y nos ha contado la conversación de cómo se produjo su llegada al conjunto marbellí. Le llamamos, le preguntamos y sale esta bonita historia:

“Fue muy curioso. Él anuncia que se retira por Twitter. Veo a mucha gente que le comenta y yo no lo hago. Cada semana escribo en La Opinión de Málaga un artículo. Estaba claro que iba a ser a para él. Durante esos días no le escribo ni le digo nada. Richi no sabía por qué no le hablaba, seguro que se mosqueó. Saqué el artículo y a los 5 segundos me escribió:’Eres un cabrón, me has hecho llorar, no merezco esas palabras’.

Entonces, empezamos a hablar y me cuenta que está aburrido, que está en forma, que sale a correr todos los días. De hecho me dice esta frase: ‘Yo lo que quiero es ganar’. Ahí es cuando hablamos sobre incorporarle. Yo le digo que no pinta nada en Primera Nacional y él responde: ‘Yo para ir a correr solo prefiero entrenar y, además, echo de menos ganar’.

Entonces hablamos con el club, movemos todo. Yo lo que quiero es que él se incorpore pero no solo como jugador, también para que forme parte de la tecnificación. Este año no puede porque cada entrenador tiene su equipo pero sí de cara al año que viene. Le explico un poco el proyecto, que llevo solo un año, que trabajamos las cosas desde abajo, con pasos muy cortos. Le gusta el proyecto y se quiere implicar en él. Le parece genial y ponemos los condicionantes para jugar.

    “Yo lo que quiero es ganar. Yo para ir a correr solo prefiero entrenar y, además, echo de menos ganar”

Cuando me dice que todo está OK, hablo con el presidente y lo arreglamos. Quiere ir poco a poco y me asegura: ‘Yo empiezo a entrenar y la semana siguiente a jugar, yo marco los tiempos’.

A todo eso le digo que sin ningún problema, hasta que el jueves me dice que hay otro equipo interesado en él y que quiere jugar el sábado. Arreglamos papeles, debuta y en mitad del partido me dice: ‘que jueguen los chavales ya por mí’.

Miro la grada y le digo que hoy los aficionados han venido por él. Siempre esta llena la cancha, pero ese día más”. 

Así se gestionó la no retirada de Richi Guillén, donde empieza un nuevo camino dentro del baloncesto: enseñar a los más pequeños mientras sacia su ansia de ganar.

cxizdibweaaucng1

Foto: CB Marbella