Vivir un ascenso sin poder verlo: la historia de un aficionado invidente del Cafés Candelas Breogán (Vídeo)

mayo 7, 2018

¿Lo compartes?

José Real no es un aficionado cualquiera. Tiene 76 años y lleva desde 1968 acudiendo a los partidos del Cafés Candelas Breogán que hace menos de un mes certificó su ascenso a la Liga Endesa. El día que se consumó el ascenso él estaba en el pabellón aunque no pudo ver el partido. José es ciego de nacimiento.

La historia la narran los compañeros de El País que acompañaron a José durante el último partido de la presente temporada. El equipo de Lugo derrotó al Unión financiera de Oviedo por 91 a 65 y cerraba una temporada que le ha devuelto a la máxima categoría del baloncesto español.

José cuenta que antes iba a los partidos con unos amigos también invidentes pero que dejaron de venir. “Mis amigos se cansaron y entonces me acompañaban mis hijos, pero cuando se pusieron a trabajar empecé a venir con José Manuel, mi yerno, que me hace de speaker personal. Es muy objetivo, y confío totalmente en él”. Aquí podéis ver parte de la entrevista con imágenes del encuentro:

José también destaca el cambio que ha dado tanto el equipo como la afición y cómo hacía para reconocer a los jugadores. “En los primeros tiempos, no había tanto ambiente, estábamos muy cerquita de la pista y yo me hice mi composición de lugar, emparejando a un pívot con un pívot, un alero con un alero… era más fácil porque había menos ruido. Incluso aprendí a conocer a los jugadores por el bote. Y como conozco las características de los jugadores, después de tantos años puedo imaginarme los contraataques“.

Sufrir, a veces, sufro, pero no me suelo enfadar. No me meto con los árbitros porque sin verlos, no puedo juzgarles. Creo que muchas veces protestan cosas que no son. El arbitraje es así, a veces para un lado y a veces para otro, y así hay que contemplarlo”.

Un aficionado especial que el año que viene podrá volver a disfrutar de su Breogán en la Liga Endesa tras 13 años de espera.