WhatsApp Image 2017-02-17 at 11.04.44 (1)

Por qué Nocioni sigue siendo determinante en este Real Madrid, por David Sardinero

febrero 17, 2017

¿Lo compartes?

Cuando el Chapu Nocioni saltó a la cancha del Buesa Arena el partido estaba 21-37. Quedaban 3 minutos y medio del segundo cuarto y el Andorra estaba haciendo muchísimo daño al Real Madrid. Burjanadze acababa de meter un triple y el siguiente ataque de los blancos acabó en un campo atrás. La situación era preocupante. Y enjaulado, Nocioni.

Desde la grada del Buesa se podía ver al argentino en el banquillo. Incluso pareció en un par de ocasiones que iba a ser el siguiente cambio de Laso por cómo se levantaba de su silla. Y la sensación debía ser común entre público y jugador: Nocioni sigue en la plantilla del Real Madrid para momentos como esos. Para momentos de máxima exigencia, como la Copa del Rey, y también de máxima necesidad. Posiblemente Nocioni sufra contra pívots de élite, en Euroliga o en otros contextos, pero cuando se le necesita sigue apareciendo. En situaciones límite, aparece.

“Entra y modifica cosas. Mete triples, rebotea y contagia. Ver jugar al Chapu es casi un orgasmo. Y si se saca los bigotes es un orgasmo”
, bromeaba en twitter su agente, Claudio Villanueva.

CUARTOS RMB-MBA 2Q (5)A falta de 50 segundos para el descanso, un triple de Randolph ponía el marcador en un 33-40. La sangría oficialmente había terminado. Ahora quedaban otras batallas.

Nocioni cumplirá 38 años este 2017. Su primera acción ayer fue una defensa sobre Shermadini, que ya llevaba dos canastas en ese segundo cuarto ante Othello Hunter. Oficialmente Shermadini mide 2.17 m. Nocioni, 2.03 m. Y le frenó a base de pechazos, donde guarda un corazón de caníbal. Ese corazón que en la sala de prensa recordaba Pablo Laso.

“Su corazón es enorme. En partidos como este ese corazón lo tira a la pista y es capaz de contagiar a los compañeros. Es evidente que nos ha dado un plus de energía cuando más cabizbajos estábamos. Por su acierto y empuje”

En su segunda acción, Nocioni capturó un rebote. Corrió la cancha y acabó metiendo sus dos primeros puntos. 4-0 de parcial. En cuartos, en 9 minutos, el Chapu hizo 11 puntos, 8 rebotes, 2 asistencias y 2 tapones. 12 de valoración y un +16 para el Madrid con él en cancha, el mejor dato de todo el equipo. Y algo que no miden los números: un chute de intensidad y adrenalina que vale su contrato. Algunos gestos que se veían en el Buesa y que sirven para entender la importancia de este jugador: cómo jaleaba a sus compañeros, cómo gritaba para ajustar la defensa (y de paso intentar intimidar a Burjanadze) y cómo levantó a todo el banquillo del Madrid a base de casta, incluido Pablo Laso.

“Llámalo como quieras: suerte, frialdad en los últimos tiros, llámalo como quieras, pero se ganó. Esto es Copa del Rey, se gana así a veces y ya está. Siento que aporté al equipo a cambiar la dinámica del juego, hice un par de equivocaciones, es la Copa y a veces hay que jugársela, hay que dar un paso adelante y a veces tomar responsabilidades”, dijo tras el partido.

Un tipo que no teme al error. Y como ejemplo, esta secuencia del último cuarto del duelo de ayer. 2º momento crítico del Real Madrid: 75-82 a falta de 2 minutos tras un triple de Schreiner. Y Nocioni clava un triple. Había fallado uno en la jugada anterior. E incluso había errado otro un minuto y medio antes, pero si tenía que asumir responsabilidad no se le iba a encoger el brazo. En total, tres triples anotados en el último cuarto por el argentino.

En semifinales, en 8 minutos en pista el parcial fue 12 puntos favorable al Real Madrid. Otra vez la tendencia. Que no es casualidad:

Un jugador que en 2015 hizo campeón, dominador europeo, a un equipo que ganaba mucho, pero que no ganaba todo. No creo que olvide la arenga que dio a sus jugadores en Madrid, antes de jugar la Final Four de la Euroliga, en el túnel de vestuarios, instantes antes de saltar a la cancha. Allí Nocioni afilaba los cuchillos. Y eso de veras que contagia. Ayer, en un momento límite, con el Madrid tendido en la lona, sacó a pasear su bigote a lo Yacaré Kammerichs para resucitarles. Una vez más. ¿Y cómo se explica el ADN de un caníbal? Recupero estos párrafos de una entrevista que hice en Gigantes a Nocioni en junio, tras ganar la ACB. Hoy están más vigentes que nunca.

¿Te sigue quedando hambre?
La verdad es que sí. Eso no se pierde. Es algo que uno quiere, una vez que el deportista lo prueba, le gusta. La gente por ahí piensa que el jugador que gana mucho llega un momento en que se vacía y ya no quiere buscar otros títulos. Mi caso es al contrario. Cuando llegué al Real Madrid, pensando que podía ganar títulos, mi ambición pasó a un nivel mayor y realmente traté de dar todo lo que puedo aportar yo. Mi juego y mis cosas son diferentes a las que pueden aportar otros jugadores y trato de llevarlo a la cancha.

Explica lo de probarlo. ¿Es para tanto?
Cuando lo pruebas, quieres más. Te lo pide el mismo cuerpo. Soy competitivo por naturaleza. El que no busca eso, siempre será del montón.

CUARTOS RMB-MBA PRORROGA (8)