El poker de ases de 2017, la opinión de David Carnicero

diciembre 24, 2017

¿Lo compartes?

2017 ha sido un gran año de baloncesto. En una Liga Endesa maravillosa, con una Copa de locos y los playoffs más igualados de la historia, dos jugadores y dos equipos han destacado por encima del resto.

El Increíble Llull

Le bastaron 7 meses para demostrar que ha sido el mejor jugador de Europa en este 2017. MVP de La Copa, de la Liga Endesa y de la Euroliga. Y además de forma unánime, sin nadie que le discutiera a El Increíble el cajón más alto en el podio de este año. Batió una y otra vez sus récords de puntos y asistencias, y nos regaló una Copa del Rey para la historia. Una competición que ganó a lo Michael Jordan. Inventándose canastas y victorias donde los demás sólo veían errores y derrotas.

Ha metido las mejores canastas del año, nos ha hecho sentir más cerca de las estrellas con cada tiro imposible que ha anotado y ha llenado cada cancha que ha visitado porque nadie quería perdérselo. Todo el mundo quería ver a El Increíble.

Valencia Basket

El guión de lo que ha vivido Valencia Basket en 2017 está a la altura de los mejores. Jugaron todas las finales posibles y perdieron las dos primeras sólo para aprender a ganar las dos siguientes. El equipo taronja ha logrado este año lo que parecía imposible, ganar la liga ACB imponiéndose de manera consecutiva, en unos playoffs inolvidables, a FC Barcelona, Baskonia y Real Madrid.

El año en el que el club celebraba su 30º cumpleaños, lograba ganar la primera liga de su historia. La primera para una ciudad volcada con su equipo. La liga que mantiene vivo el romanticismo, cuando muchos ya estaban a punto de tirar la toalla hartos de ver ganar siempre a los mismos.

Luka Doncic

El prodigio ha estallado por fin. Después de un par de temporadas alucinando con un adolescente, la mayoría de edad ha sacado a la bestia que llevaba dentro Luka Doncic. Lo que está haciendo Wonder Boy en los últimos meses de 2017, nunca lo habíamos visto en Euroliga, y no digo en alguien tan joven, si no Nunca a Nadie. Con 18 años está manteniendo vivo al Real Madrid ante las ausencias de Llull, Ayón y Randolph, casi nada.

Los campos se abarrotan para verle porque nadie quiere perderse la que podría ser última visita de Wonder Boy a la ciudad antes de llevarse sus talentos a la NBA.

Iberostar Tenerife

El Club Baloncesto Canarias ha sido el otro gran equipo del año. Los de Txus Vidorreta comenzaron ganando el derby canario a domicilio y a partir de ahí empezaron a soñar despiertos. Fueron líderes de la Liga Endesa, se clasificaron para la Copa, cayendo en cuartos ante el anfitrión, y forzaron el tercer partido de playoffs a Unicaja de Málaga. Todo fueron hitos históricos para el equipo canario, como sus victorias sobre Real Madrid y FC Barcelona.

En la Liga Endesa fueron el equipo revelación, y en Europa la liaron de verdad. Fueron ganando a todo equipo que se les puso por delante en la primera edición de la Champions de baloncesto y levantaron el título de campeones, el primero de su historia, ante su público en la Final Four que acogieron en su Hamburguesa.