La consulta del fisio: 7 pasos para curar un leve esguince

Abril 3, 2017

¿Lo compartes?

portada-facebookPor Clínica Fisiosesto (@fisiosesto)

El esguince leve, esa distensión de ligamentos a la que no le dais importancia hasta después del partido o entrenamiento cuando os quedáis fríos y aumenta el dolor e hinchazón.

1.-Protege el ligamento: Aplica un vendaje comprensivo en la articulación afectada, así evitarás que se hinche mucho, en caso de poca inflamación aplica un vendaje funcional para poder moverte sin comprometer el ligamento afectado o un vendaje de kinesiotape para ayudar al drenaje del ligamento.

2.-No inmovilices: no se trata de correr una maratón después de hacerse un esguince, pero inmovilizar la zona por completo en caso de un esguince leve, conducirá a una atrofia de la musculatura, tanto de la zona afectada como de otra. Una marcha precoz evitará complicaciones. Con la ayuda de los vendajes no habrá recaídas.

3.-Aplica hielo: Nada más terminar el entrenamiento es momento de aplicar hielo, sobre el ligamento afectado. Podéis empezar por aplicar hielo 20 minutos cada 2 o 3 horas. El tiempo puede variar según la lesión ya que el objetivo es que no se hinche ni se caliente la el ligamento afectado.

4.-Eleva el miembro: Para ayudar al drenaje de líquidos, retorno venoso y que no se inflame en exceso la articulación, colocar la extremidad en alto por encima del nivel del corazón para ayudar al sistema circulatorio.

5.-Fortalece el ligamento: En cuanto cese la etapa inflamatoria inicial, que según la lesión oscila de 6 horas en adelante, con ayuda de una banda elástica al principio y más tarde con más resistencia, haremos ejercicios para fortalecer el ligamento y que cicatrice de manera correcta.

6.-Estira: para evitar adherencias y que el ligamento cicatrice mal hay que mantener una movilidad correcta, pasado el proceso inflamatorio es momento de estirar sin llegar a provocar dolor

7.- Haz ejercicios propioceptivos para prevenir: una vez no notéis dolor es momento de iniciar los ejercicios preventivos, son los famosos ejercicios propioceptivos, en los que se trabaja el equilibrio, de tal manera que ante una mala pisada el cuerpo es capaz de reaccionar y evitar que el ligamento se vuelva  romper contrayendo la musculatura estabilizadora

No obstante no caigas en el autodiagnóstico y acude al médico, fisio o personal sanitario para valorar la lesión y no empeorar.

Echar un ojo a los ejercicios propioceptivos para el tobillo y empezar cuanto antes para prevenir los esguinces:

https://www.fisiosesto.com/single-post/2016/10/31/Propiocepci%C3%B3n-y-bases-inestables-en-esguinces-de-tobillo-y-Fisioterapia-Deportiva

Tags
,