La consulta del fisio: el basket y las lesiones de hombro. Te explicamos las de Wall y Ayón

noviembre 8, 2017

¿Lo compartes?

portada-facebookPor Clínica Fisiosesto (@fisiosesto)

Las lesiones de hombro son muy comunes en la práctica deportiva, y en el baloncesto tienen una incidencia muy alta debido al gesto deportivo, al levantar los brazos por encima del hombro, algo muy común en nuestro deporte. Recientemente dos jugadores importantes, John Wall y Gustavo Ayón, se han lesionado distintas estructuras del hombro. Os explicamos qué les ha pasado y qué antecedentes tienen en esta articulación tan compleja.

Si recordáis de artículos anteriores, el hombro está formado a su vez por 5 articulaciones. Para simplificar vamos a explicar las que están afectadas en las lesiones de Ayón y Wall y solo nombrar las que no están afectadas.

Articulación glenohumeral: el húmero con la cavidad glenoidea de la escápula.

Articulación acromioclavicular: la clavícula con el acromion de la escápula.

También están presentes la articulación esternoclavicular, la articulación escapulotorácica y la articulación subdeltoidea.

La articulación glenohumeral presenta una capsula reforzada por el manguito de los rotadores, este manguito está formado por los tendones de los músculos supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular, muy importantes para estabilizar la cabeza humeral y presentar una correcta movilidad del hombro.

Gustavo Ayón acaba de sufrir una lesión en el hombro izquierdo, una lesión del borde inferior del Labrum. No olvidemos que en febrero de 2014 se sometió a una cirugía para su (otro) hombro, el derecho, exactamente en febrero de 2014 era un desgarro o una ruptura parcial del manguito rotador.

La lesión actual es en el “borde inferior del labrum del hombro izquierdo”. Como antes decíamos la articulación glenohumeral presenta un labrum o rodete glenoideo para aumentar la congruencia de las superficies articulares.

Según dónde se afecte el labrum, hablamos de una lesión u otra. En el caso de Ayón hablamos de una lesión en el borde inferior. Es decir en la parte más inferior del labrum. Las lesiones del labrum suelen cursar con desgarros o arrancamientos del mismo. En el caso de un desgarro antero inferior hablamos de una lesión de Bankart, si es en el borde superior es una lesión de SLAP.

Estos arrancamientos o desgarros tienen que ser corregidos mediante cirugía, para reparar el labrum. Después, el paciente realizará un tratamiento de rehabilitación encaminado a recuperar la movilidad del hombro y más adelante se fortalecerá la musculatura del hombro y se evitarán las descompensaciones musculares para que los músculos no tiren en una u otra dirección de las distintas estructuras del hombro, en especial del labrum.

Los ejercicios del maguito rotador son muy importantes para estabilizar la cabeza del húmero, además del trabajo de la porción larga del bíceps y evitar las descompensaciones musculares como mucho trabajo del pectoral y poco de los músculos de las escápulas:

https://www.fisiosesto.com/single-post/2016/1/20/Ejercicios-para-fortalecer-el-tend%C3%B3n-del-supraespinoso

John Wall sufre un esguince en el hombro, y tiene afectación de los ligamentos del hombro. En el caso de los esguinces del hombro, habría que ver cuál es la articulación que tiene afectada, la más afectada en este caso es la articulación acromioclavicular que presenta los ligamentos acromioclaviculares y los ligamentos coracoclaviculares, que son los que se ven afectados. Si recordáis los esguinces se clasifican en 3 grados, atendiendo a distensión del ligamento, grado 1, rotura parcial de ligamento, grado 2 y rotura total grado 3.

Ya que esta articulación está formada por la clavícula y el acromion, hay que trabajar los músculos que se insertan en estos huesos, para que estén en equilibrio y que no tiren de los mismos, permitiendo una buena cicatrización del ligamento. Los movimientos de la escápula son la primera opción:

https://www.fisiosesto.com/single-post/2016/06/20/Manguito-Rotador-VII