La consulta del fisio: las lesiones del Real Madrid, Randolph y Kuzmic, explicadas

octubre 25, 2017

¿Lo compartes?

portada-facebookPor Clínica Fisiosesto (@fisiosesto)

No está siendo un arranque de temporada sencillo para el Real Madrid en lo que a lesiones se refiere, y la semana pasada vimos cómo perdía dos jugadores por problemas físicos. Uno de más gravedad, otro menos. Vamos a explicar cada caso para ayudaros a entenderlos.

Empecemos por Kuzmic. El pívot sufrió una rotura del Ligamento Cruzado Anterior (LCA). A priori, es la misma lesión que sufrió Sergio Llull en agosto (link). La recepción de un salto, un cambio de dirección, un mal apoyo asociados a un mecanismo de flexión, valgo y rotación externa o una contracción violenta del cuádriceps son causas por las que se puede romper el ligamento cruzado anterior.

En el caso de Kuzmic, como se pudo ver en las imágenes, es el apoyo con flexión, valgo de rodilla y rotación externa (rodilla doblada, hacia dentro y el pie mira hacia fuera respectivamente), en su pierna izquierda lo que produce la rotura del ligamento. Una lesión que le tendrá de baja entre 6 y 9 meses y que provocará que se pierda toda la temporada. Un buen momento para recordar que los músculos isquiotibiales son sinergistas del LCA y su trabajo es fundamental para la prevención de la rotura y rehabilitación del LCA. Otra estructura importante es el glúteo medio que estabiliza la cadera y su debilidad hace que la rodilla se vaya hacia dentro, valgo. Aquí os explicamos unos ejercicios para los isquiotibiales:

https://www.fisiosesto.com/single-post/2016/04/14/Fortalecimiento-de-Isquiotibiales-con-Fitball

Vamos con el segundo caso: Anthony Randolph. El ala-pívot sufre una luxación de hombro. El hombro lo componen 5 articulaciones y se pueden salir en distintas direcciones, pero vamos a explicar la más común que es la luxación anterior de la articulación glenohumeral.

Simplificando mucho,  la articulación glenohumeral está formada por la cabeza del húmero con forma convexa y la cavidad glenoidea de la escápula con forma cóncava. Entre estas dos superficies articulares se encuentra el rodete glenoideo o labrum para aumentar la congruencia articular. Esta articulación es la más móvil del cuerpo humano. Posee unos estabilizadores pasivos; destacan los ligamentos glenohumerales, superior, medio e inferior y estabilizadores activos, en especial los músculos del manguito rotador.

En una luxación de hombro anterior, la cabeza del húmero pierde el contacto con la cavidad glenoidea y se dirige hacia anterior. En este desplazamiento los ligamentos citados anteriormente pueden verse afectados e incluso romperse, por lo tanto los estabilizadores pasivos perderán parte de su funcionalidad o toda entera. Además, se pueden ver afectados el rodete glenoideo y la cabeza humeral pudiendo fracturarse.

De ahí la importancia de acudir a urgencias para una evaluación y ver qué estructuras está afectadas. Muy importante que sean los servicios médicos los que reduzcan la luxación, ya que puede haber complicaciones neurológicas y vasculares si no se sabe colocar. En los casos de varias luxaciones el paciente se colocará solo el hombro debido a la laxitud de la articulación.

Después de la valoración médica, se opta por cirugía o no dependiendo de varios factores, en especial, las estructuras dañadas. Suponiendo que o hay daño en ninguna estructura importante, simplemente un proceso inflamatorio por el choque de los huesos que puede durar más o menos, se opta por un tratamiento conservador en el que se incluyen ejercicios de hombro para fortalecer las estructuras que lo sujetan y evitar una recaída. De ahí que pueda durar pocas semanas el tiempo alejado de las canchas.

Para prevenir la luxación de hombro, es muy importante, fortalecer la musculatura del hombro, en especial el manguito rotador, a través de rotaciones externas e internas y ejercicios propioceptivos, os dejamos un link con ejercicios de rotación:

https://www.fisiosesto.com/single-post/2016/06/06/Manguito-Rotador-V-ejercicios-de-rotaci%C3%B3n-interna

https://www.fisiosesto.com/single-post/2016/05/30/Manguito-Rotador-IV

Para cualquier duda sobre rehabilitación o ejercicios terapéuticos puedes consultarnos en el correo, fisiosesto@gmail.com o en RRSS.