El ejemplo de la constancia: Debutó en la primera división belga, hace 3 años estaba en EBA y ahora jugará en la ACB

Agosto 4, 2017

¿Lo compartes?

Joan Pardina, Mike Carlson, Xabi Oroz, Henk Norel, Dani Pérez… y a él se ha sumado otro nombre en el que nos detenemos. Un ejemplo de jugador, un obrero de nuestro baloncesto que lleva peleando desde más abajo para conseguir la oportunidad que el equipo donostiarra le acaba de dar. Hablamos de Miquel Salvo.

En 2014 le veíamos pegarse en EBA, en 2015 brillaba en Plata con el Tarragona y en 2016 mostraba lo mejor de él en Oro con siendo el MVP de la Copa y llegando a semis por el ascenso con el Oviedo. Salvó es un alero que estuvo en Bélgica, pasó dos años por la liga amateur y ahora tiene la gran oportunidad de su vida en el equipo de Porfi Fisac. Salvó realizó una gran temporada promediando 8.7 puntos y 4.6 rebotes por partido en Fase Regular.

Se trata de un jugador sumamente inteligente, con buena capacidad atlética que le permite alternar posiciones interiores con exteriores, cuenta con una notable capacidad reboteadora y es una amenaza desde la larga distancia a pie firme. Lo mejor de Miquel Salvo viene en las grandes citas, es importante resaltar que es un jugador que se crece ante las adversidades y en la Copa Princesa ya demostró la calidad que atesora, liderando a su equipo hacia el título y siendo galardonado como MVP con 17 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias para 25 de valoración.

Alero, nacional, de 2.05 metros… y solamente tiene 23 años. Un jugador al que en marzo de 2017 decíamos que convenía prestar muchísima atención. Ahora, este jugador le ha llegado la oportunidad y estamos seguros que no la desaprovechará.

Se marchó a Bélgica y brilló en Charleroi. De ahí, a la liga EBA:

No es un jugador muy conocido en el panorama nacional, es cosecha de la generación de 1994 y jamás ha jugado con las categorías inferiores de la selección española, solamente estuvo en la catalana cuando era alevín. Estuvo cuatro años en la cantera del Barça y ganó una Minicopa (2008) y el Campeonato de España Infantil (2008-09), pero una grave lesión en el quinto metatarsiano lo apartó de las pistas durante un extenso período de tiempo. Y eso frenó su evolución.

Volvió a casa para jugar en una competición más modesta, creció jugando con seniors siendo júnior y lo hacía como base, una posición en la que nunca antes había probado. Fue un experimento de Xavi Lázaro y Xavi Canales, presidente y entrenador del modesto Samà catalán y culpables del actual momento de Miquel Salvó. Ellos vieron en él a un jugador con un físico privilegiado que si mejoraba técnicamente podría ofrecer mucho… y así está siendo.

Antes de jugar en LEB Plata puede presumir de haber debutado en la primera división de la liga belga. ¿Cómo fue aquello? Tenía sobradas condiciones para la categoría en la que jugaba hace 4 años (primera división catalana), por lo que tenía que salir buscando algo más ambicioso. Desde el propio club de Samà le ayudaron a marcharse para que pudiese optar a otros objetivos. Y salió finalmente a tierras belgas gracias a un contacto que tenían desde el entorno del club.

Miquel Salvó jugó en el Essor Charleroi, equipo de la segunda división de Bélgica que está vinculado al mítico Charleroi, uno de los equipos punteros del país. Entrenó durante toda la temporada con el primer equipo, tuvo la oportunidad y el premio de debutar y fue el máximo anotador de la segunda división belga con 21.6 puntos por encuentro. Su experiencia en Bélgica fue muy positiva.

Miki es muy ambicioso, había brillado en Charleroi… pero quería seguir haciéndolo en España. Regresó… para jugar en liga EBA. Sorprendente. A pesar de su buena temporada en Bélgica, y de incluso debutar en la máxima categoría del baloncesto belga, seguía sin llamar a las puertas de ligas más exigentes en territorio nacional. Fichó por el Club Bàsquet Cornellà y allí, por su altura, tuvo que abandonar el perímetro que tanto le estaba ayudando a crecer como jugador para aportar en posiciones interiores. Salvó se siente más cómodo jugando como exterior, a esos niveles es determinante como alero… pero a pesar de esto no lo hizo mal con el conjunto catalán.

Fue de los mejores del equipo y esto le abrió muchas opciones en la LEB Plata. Fueron varios clubes los que intentaron hacerse con sus servicios y él -cuando habló con Berni Álvarez- lo tuvo claro. Se fue a Tarragona porque allí jugaría en la posición de alero. Y no decepcionó, siguió creciendo y ahora ya está en la ACB.

Ya lo decía Michael Jordan. ‘Paso a paso. No concibo ninguna otra manera para lograr las cosas’. Miquel se aferra a esta famosa frase del más grande del mundo de la canasta para seguir su camino baloncentístico.

Su camino no ha hecho nada más que empezar… y ahora disfrutarán de su talento en Gipuzkoa. Ha firmado por 4 temporadas…