El jugador más joven en ser titular en la historia del Estudiantes. Te lo presentamos

abril 16, 2018

¿Lo compartes?

Adams Sola se ha convertido este fin de semana en el primer jugador menor de 18 años en ser titular en la historia del Movistar Estudiantes en era ACB (1983 en adelante*).

Sola, nacido el 27/07/2000 y por tanto con 17 años y 9 meses, salió en el quinteto titular en el MoraBanc Andorra – Movistar Estudiantes.

El base colegial, internacional por España en categorías inferiores, se estrenó en Liga Endesa el pasado diciembre convirtiéndose en el cuarto jugador más joven en debutar en liga con el Movistar Estudiantes.

Artículo publicado en mayo de 2016

Ha pasado de ser escolta-alero a ser escolta-base, tiene 15 años, mide 1.92 metros y ha sido habitual siempre con la selección madrileña. También un fijo en la española. Apuntábamos su nombre como uno de los jugadores a seguir en el Campeonato de España y en su paso por el territorio pirenaíco no está dejando a nadie indiferente. Junto a sus inseparable Álex Tamayo y el infantil Alderete ha guiado al cadete estudiantil hasta los cuartos de final, donde se verán las caras con el CAI Zaragoza. En octavos, frente a Real Canoe, firmó uno de sus mejores partidos en la presente temporada.

En el día decisivo consiguió reencontrarse con su mejor versión, aquella que hace frotarse las manos al conjunto colegial pensando en un futuro que cada vez parece más cercano. Hizo de todo y todo lo hizo bien. Dio un recital que valió un billete para estar entre los ocho mejores equipos del país: 25 puntos (5/5 en tiros de dos y 3/5 en triples), 12 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones, 4 faltas recibidas (6/6 desde el tiro libre) y 44 de valoración en algo más de 34 minutos. Los cinco minutos que él no estuvo en pista fueron los peores para los estudiantiles, que se vieron ahí superados por el Canoe, que les ganó en la Final Four madrileña (sin Adams).

¿Y cómo juega? Es un jugador con buen promedio como atleta, buena altura para ser base (aunque su posición natural es la de escolta), capaz de anotar desde el drible tanto a larga como a media distancia y que destaca a la hora de atacar al aro, donde combina velocidad, manejo del balón y tamaño. Es un excelente finalizador y que entre sus virtudes tiene la del rebote, juega con mucha energía y pelea por cada posesión como si de la última se tratase. Por eso, es el prototipo de jugador que todo entrenador querría en su equipo.

No es todavía demasiado seguro desde la dirección del juego, pero puede encargarse de subir la bola (lo hizo ante Real Canoe), es buen pasador mostrando muy buena visión de cancha y creatividad para alguien de su edad. Le gusta correr el contragolpe y es uno de los mejores jugadores a transición de su generación. Su agilidad, actividad e intensidad le convierten también en un seguro en tareas defensivas.

Ahora mismo es difícil dar esperanza a los aficionados del Movistar Estudiantes, entristecidos y desolados por el dramático desenlace del primer equipo en la presente temporada. Han bajado a LEB (otra vez) y recuperar la seña de identidad debe ser el objetivo más cercano -y obligatorio- para el Estudiantes en la próxima temporada. Si compiten en la división de plata del baloncesto español, los Maura, Tamayo, Sola y compañía podrían tener ya en el primer equipo un perfecto escalón para tener sitio en la élite a su temprana edad.

El crecimiento de estos jugadores es, sin duda, la mejor noticia de la temporada 2015-16 en el Movistar Estudiantes.