144 puntos: La historia de cómo se planificó batir el récord de anotación de Petrovic

junio 18, 2016

¿Lo compartes?

“Babic consigue 144 puntos en un partido de baloncesto y supera el récord del también yugoslayo Drazen Petrovic”

Ese era el titular un 12 de Octubre de 1985 en el diario El País. Fue en el pabellón Jazine, cancha del Zadar. El partido terminó 192-116 entre el Zadar y el Hapoel Limasol en la Copa Korac que se llevaron los primeros, los croatas. El protagonista fue el jugador yugoslavo Zdenko Babic, de 25 años y dos metros de estatura, que batió el récord mundial de anotación.

Lo curioso de este récord son el protagonista y el motivo. Babic era el undécimo o duodécimo jugador del equipo pero empezó a anotar y logró una media de casi dos canastas por minuto. El motivo está relacionado con Drazen Petrovic, el genio croata, del que justo se cumplen 22 años de su fallecimiento.

Lo explica el entrenador del Zadar, Djurovic, en una entrevista al diario ‘Politika’. El impresionante registro de Babic obedeció a un plan premeditado producto de una conversación en un bar de la actual capital serbia, donde el baloncesto forma parte habitual de muchas conversaciones: “El Cibona derrotó al Olimpia Liubliana por 158-77 en la primera jornada de la Liga yugoslava pocos días antes de nuestro partido contra el Hapoel. Drazen Petrovic anotó 112 puntos, pero la gente no recuerda que el Olimpia jugó aquel partido con juniors porque sus jugadores sénior no tenían las licencias en orden por culpa de un error administrativo. La prensa de Zagreb glorificó los 112 puntos de Petrovic, eso sentó mal en Zadar y, a continuación, nació la idea de destronar a Petrovic”, explica Djurovic.

“En un primer momento, cuando me propusieron la idea de intentar batir el récord de Petrovic no me pareció nada bien. Pero luego, viendo el resultado del primer partido y el aburrimiento que esperaba al publico en el segundo, acepté con el ánimo de ofrecer algo divertido a nuestros espectadores”, añadió el técnico del equipo croata.

¿Por qué este jugador? “Mi idea era Petar Popovic, nuestro máximo anotador, un gran tirador, pero no quiso. Después hablé con Matulovic, Mladjan, Hrabrov, Pahlic y los demás, que tampoco aceptaron. Al final convencimos a Zdenko Babic, que era el undécimo o el duodécimo jugador del equipo. La táctica era que él se quedara casi siempre cerca del aro rival y que nuestros pívots, muy superiores, rebotearan con facilidad y se los dieran a él”, termina explicando Djurovic.

El récord de Petrovic (112 puntos) fue superado.

“La fiesta en Zadar era grande. Entramos en la historia del baloncesto europeo. El único enfadado era Drazen Petrovic, que fue jugador mío en el Sibenka en las temporadas 82/83 y 83/84. Nunca me dijo nada, pero su madre, Biserka, me contó una vez que estaba enfadado conmigo y con todo Zadar”, finalizó añadiendo Djurovic veinte años después en esa entrevista.

Esto es un reflejo del duelo entre ambos equipos y lo que significó este jugador que nos dejó hace 22 años.

El equipo récord. Babic está marcado con el círculo rojo y fue el que aceptó arruinarle la alegría a Petrovic. Foto: EFE
Babic está marcado con el círculo rojo y fue el que aceptó arruinarle la alegría a Petrovic. Foto: EFE

 

 

Fuente: ACB