Aros León

‘Yo al servicio de nosotros’. Las claves del único equipo invicto del baloncesto femenino español

diciembre 28, 2016

¿Lo compartes?

Casi tres meses de competición, doce partidos disputados y ninguna derrota en su casillero. El modesto pero siempre etiquetado de competitivo Aros Patatas Hijolusa de León puede presumir de comerse las uvas de fin de año sin saber lo que es perder en lo que llevamos de temporada, algo que únicamente ellas pueden decir en las ligas profesionales del baloncesto femenino español. Cuentan sus partidos por victoria, siendo además el equipo que más puntos anota en su grupo de Liga Femenina 2 (75,3 por partido), el cuarto que más asistencias reparte (10,5) y el que menos balones pierde (12,1). Un arranque de diez. Se han mostrado imparables, han solventado más del 90% de sus encuentros por más de diez puntos de diferencia respecto al rival teniendo una media en el +/- de +19,5.

Algo impensable el pasado mes de septiembre, cuando el Aros León inició este camino para arrancar la pretemporada y soñaba con conseguir estar entre los clasificados al playoffs al final de la liga regular.

“La clave principal es la generosidad. No es normal ver un equipo en esta liga que colabore entre ellas como lo hace este grupo, por encima de estadísticas individuales, está el yo al servicio del nosotros”, nos comenta María Isabel Fernández, entrenadora y una de las culpables de esta -hasta la fecha- exitosa temporada del conjunto leonés.

Su equipo está atrayendo a la gente y habitualmente asisten 300-350 espectadores a sus partidos como local

‘Moses’, como es conocida María Isabel en el mundo del baloncesto, está feliz y muy sonriente por estas fechas… y no es para menos. Para ella el Aros León es algo más que el club donde disfruta de su trabajo, es como un hijo propio al que vio nacer, crecer y el lugar donde ahora puede practicar el baloncesto que quiere, algo muy gratificante para cualquiera que esté en su lugar. El conjunto leonés trata siempre de jugar muy dinámico, tienen claro que el fallo forma parte del juego y las jugadoras conviven con el error, tratando de ‘vivir’ de transiciones rápidas y ataques cortos. Y, obviamente, este fantástico balance con el que han comenzado el curso sería imposible sin su ya habitual actividad, agresividad e intensidad defensiva. Defienden desde el colectivo, en pista siempre van a tener cinco jugadoras dispuestas a ayudar y de ello se enorgullece su entrenadora.

Y todo esto sin levantar los pies de su sitio y manteniendo la identidad que siempre ha caracterizado al club, que es la de formar jugadoras de baloncesto. Como apunte, señalar que este año han participado seis jugadoras que todavía son juniors en su ficha y la edad media de la plantilla es de solamente 19,6 años (segundo equipo más joven de la liga, solamente por detrás del Segle XXI). “Este año éramos una incógnita, equipo muy joven, totalmente renovado, sin americanas… seguro que nadie nos pondría en las quinielas”, señala la misma Moses.

Entre las protagonistas del club leonés destaca la alavesa Itsaso Conde, una de las ‘veteranas’ del equipo con sus apenas 20 años y una de las jugadoras más determinantes en Liga Femenina 2 con unos promedios de 11,9 puntos, 6,5 rebotes y 15,4 de valoración por encuentro. Es la jugadora más destacada del cuadro leonés y por sus manos pasarán muchas de las opciones de aquí a final de temporada. Ella, lejos de venirse arriba por la situación que vive el equipo, mantiene la calma y avisa que no podemos dejar de trabajar, hemos hecho una primera vuelta perfecta pero la segunda parte de la temporada después del parón de navidad va a ser muy duro. Independientemente de lo logrado hasta ahora nuestro esfuerzo y trabajo tiene que ir aumentando día a día.

Ir paso a paso, como hasta ahora, es la receta que tiene en mente el equipo. “La clave de todo es el trabajo y el esfuerzo continuo”, afirma la propia Itsaso.

El reggaeton y por supuesto, los backstreetboys siempre están presentes antes de cada uno de los partidos del Aros León. El equipo es como una familia fuera de lo deportivo y ahí también está una de las claves. Nos lo comenta Patricia Benet, que a sus 28 años es la veterana del equipo. “En nuestro tiempo libre solemos pasar mucho tiempo juntas, nos lo pasamos muy bien y aprovechamos el descanso para salir por la ciudad y tomar algún que otro pincho, que aquí en León hay que aprovechar las apetitosas tapas que te presentan encima de la mesa”.

Es un club muy humano. Trabajamos muy unidas, tanto las jugadoras como el cuerpo técnico. Todas tenemos nuestra importancia dentro del equipo y luchamos por un mismo objetivo que paso a paso estamos consiguiendo. No creemos en el protagonismo individual y es algo que se ve reflejado tanto dentro como fuera de la pista. Nunca antes me había sentido tan bien dentro de un equipo, y es un hecho muy importante para ganar confianza, añade una muy feliz Paloma González. La viguesa fue uno de los nombres propios el pasado verano en lo que al baloncesto de formación se refiere cambiando -sin que nadie lo esperase- el Celta de Vigo por el Aros leonés, lo hizo con el objetivo de mejorar y el tiempo le está dando la razón. También se la está dando a Andrea Alcántara, otra junior del equipo que con su desparpajo e innato talento se está convirtiendo en una de las jugadoras más a tener en cuenta de la Liga Femenina 2 después de llegar a León tras haber ganado la Copa de la Reina con el Conquero onubense. “Estoy como en casa porque este club es como una familia”, comenta la base cordobesa.

Las sensaciones son muy positivas pero la temporada es muy larga y por delante todavía queda una segunda vuelta que promete ser más intensa que la primera. Patricia nos confirma que no hay ningún equipo que les preocupe más que algún otro, no se fían de ninguno… afrontan cada partido igual, creen en ella y sus opciones de victoria y no confían en que exista un partido fácil “porque si lo creemos, estaremos muertas”, añade.

El sueño del ascenso sigue vivo. Moses sueña con ver a su hijo pequeño competir en la máxima categoría del baloncesto femenino español. “A veces los sueños se cumplen y por esa razón nos levantamos cada día”, concluye la entrenadora.