NCAA: Diez promesas españolas que cruzarán el charco la próxima temporada. Conócelas

Junio 27, 2017

¿Lo compartes?

Cerca de veinte jugadoras nacionales ya se han comprometido de cara a la próxima temporada con universidades que compiten en la NCAA y es de esperar que cerca de otra decena se decidan a cruzar el Atlántico. La posibilidad de jugar a un alto nivel al mismo tiempo que estudias la carrera que quieres es atractivo suficiente para que las jóvenes promesas del baloncesto español, conscientes de la dificultad que existe hoy en España de vivir siendo jugadora profesional, hagan las maletas e inicien una experiencia que cambiará sus vidas.

A lo largo de los últimos años han sido más de cincuenta jugadoras las que han querido probar esta aventura y pocas son las que se han arrepentido de hacerlo. Jugadoras como Ariadna Pujol o Leticia Romero ya han puesto punto y final a una etapa que les ha asegurado un futuro para cuando decidan colgar las botas y, mientras tanto, comenzarán su aventura como profesional, estando sobradamente preparadas después de haber estado durante cuatro años compitiendo en una liga dura y exigente como la NCAA.

Y el año que viene, ¿qué promesas nacionales seguirán su evolución en el continente norteamericano? Importante seguir al experimentado analista Gonzalo Bedia para tener al alcance la mejor información de jugadores y jugadoras de España que juegan en Estados Unidos. Es suya la siguiente imagen que nos ayuda a poder hacer este artículo.

Bedia

Aina Ayuso – Su historia: Una de las jugadoras más determinantes esta temporada en Liga Femenina 2, habitual en las categorías inferiores y también uno de los mayores proyectos que ha estudiado en el IES Joaquín Blume estos últimos años. Cosecha de 1999 y con el ADN Segle XXI inculcado, tiene un acuerdo desde el verano de 2016 con Oregon Ducks, donde coincidirá con su amiga y ex-compañera Maite Cazorla. Aina es una base con mucho instinto anotador, veloz e infalible a pie firme en lanzamientos de larga distancia. De ella es conveniente destacar su rebeldía y capacidad de liderazgo en la cancha, es una jugadora capaz de aparecer en el último minuto y ganar el partido para su equipo. De las que no se arruga y de las que le gustan los finales apretados, cuando quema la pelota…

Alba Prieto – Su historia: Sobradamente preparada para la alta exigente, combina innato talento, eficiencia desde la larga distancia y un carácter tremendamente competitivo que la define. Alba es de esas jugadoras que se crece ante las adversidades, la líder por excelencia. Natural de Aljarafe e hija del ex-futbolista Pepe Prieto, jugó y ganó la Copa Princesa con el CB Conquero y este año ha sido uno de los nombres propios en Liga Femenina 2 con el CB Conquero. Esta temporada ha conseguido abandonar la posición de escolta para convertirse en una mejor jugadora desde la posición de base, aunque bien es cierto que es mejor finalizadora que directora. Se comprometió el pasado mes de diciembre con South Florida.

Silvia Serrat – Su historia: Compartirá vestuario con la sevillana Prieto en la prestigiosa Universidad de South Florida y también con la catalana Laia Flores, que será Senior el siguiente curso. Buena energía, increíble instinto para el rebote y un seguro de vida en lanzamientos de media-corta distancia, cada vez más atrevida e irregular a la hora de probar fortuna desde 5-6 metros. Tácticamente, Silvia Serrat es una de las jugadoras más inteligentes de su generación y técnicamente no ha parado de evolucionar en los últimos cuatro años, muestra del excelente trabajo que han realizado con ella desde el Segle XXI. Juega por y para el equipo, no es nada egoísta y asegura actividad e intensidad en ambos lados de la cancha.

Carol Arfinengo: De las jugadoras más prometedoras que ha habido en la cantera del Basket Rivas madrileño estos últimos años. Una interior muy fuerte (ala-pívot), capaz de anotar con regularidad desde la larga distancia y un destacado dominio de balón que le convierte en una jugadora sumamente peligrosa a la hora de atacar al aro jugando unos contra unos. Gracias a su manejo de balón y altos porcentajes en triples, podríamos catalogar sin ningún tipo de duda que es un gran proyecto de alero. Es de esperar que juegue en esa posición en el futuro con la Universidad de Monmouth.

Lula Roig: Una de las grandes protagonistas en el recién éxito del Femení Sant Adrià, consiguiendo el segundo puesto en el pasado Campeonato de España junior celebrado en la provincia de Lugo. Se trata de una jugadora muy vertical que consigue ser determinante gracias a su velocidad, es muy buena en situaciones de uno contra uno y capaz de anotar con regularidad en lanzamientos de media-larga distancia, aunque bien es cierto que no prueba demasiado desde el triple. La defensa no es su fuerte, pero cumple en este costado. Se comprometió recientemente con la Universidad de St. Joseph’s.

Mireia Daurà: Otra de las jugadoras que más peso tenía en el junior del Sant Adrià. Se trata de una jugadora muy polivalente que ha mejorado de forma destacada en el último año, muy eficiente en lanzamientos de media distancia y con una capacidad reboteadora muy interesante. De esas jugadoras que sabe estar en el sitio y momento adecuado. Excelente finalizadora y muy competitiva, de las que juega por y para el equipo y suma en esas facetas que no aparecen en la estadística. Ha llegado a un acuerdo para jugar con la Universidad de Fairleigh Dickinson.

Natalia Rodríguez: No jugó el pasado Campeonato de España con el CB Islas Canarias a consecuencia de una enfermedad (no grave) pero, sin lugar a dudas, es una de las mejores jugadoras que ha crecido en La Paterna estos últimos años. Una escolta que sin ser la mejor en nada ni tener una virtud especial que le caracterice, suma en todo. El prototipo de jugadora que cualquier entrenador querría en su equipo, eficiente en lanzamientos a larga distancia, muy buena pasadora, inteligente, con grandes conocimientos del juego que aprovecha para marcar las diferencias y de las que aporta todo lo que tiene en el costado defensivo. Para quien escribe estas líneas, es una de las mejores jugadoras de su generación (1999) en el panorama nacional. Si todo va bien, crecerá los próximos cuatro años en Nueva Orleans con la Universidad de Tulane, lo confirmó ella misma la semana pasada.

Paloma González: Ya hemos hablado de ella en más de una ocasión. La ex del Real Celta Gorka ha firmado una notable temporada con el Aros leonés tanto en Liga Femenina 2 como en categoría junior. En su día la describíamos como una ‘multiusos’. Paloma es de esas jugadoras que puede sumar en todas las facetas, consigue aprovechar su interesante capacidad atlética y dominio de balón para -en situaciones de uno contra uno- llegar al aro y anotar o doblar a una compañera y que anote fácil, va con todo al rebote y defensivamente es muy intuitiva. La próxima temporada jugará con la Universidad de Minnesota.

Sofía Galerón: Otra jugadora que ha crecido en el Segle XXI y que ha optado por cruzar el Atlántico y seguir creciendo en Estados Unidos. Habitual en las inferiores de la selección española, es una pívot móvil, con grandes condiciones tácticas y técnicas y con un dotado cuerpo (para el baloncesto europeo) que ha sabido aprovechar para dominar cerca de canasta. Tiene muy buena capacidad para capturar rebotes, se sitúa bien en la pista y defensivamente es muy cumplidora, lee bien el juego y no acostumbra a cometer errores. Se ha comprometido con la Universidad de Boise State.

Paula López – Su historia: Jugadora formada en las categorías inferiores del Agustinos leonés y, para quién escribe estas líneas, una de las mejores bases de su generación en España. Internacional sub-16 con España, se trata de una base puro. Excelente directora de juego, con tremenda visión de juego, buena capacidad pasadora e instinto anotador que, acompañado siempre con su notable manejo de balón, la convierte en una jugadora sumamente peligrosa en situaciones de uno contra uno. Además, defensivamente asegura garra, entrega y constante actividad. Se ha comprometido con la Universidad de Umass Lowell.