Habla alto y claro: Ángela Salvadores explica todas las decisiones tomadas, sus sueños, críticas…

agosto 14, 2017

¿Lo compartes?

Ángela Salvadores. 20 años y toda una carrera por delante. Duke y Perfumerías Avenida han sido sus dos últimos equipos en el baloncesto. Pasó de una de las mejores universidades de la NCAA a  jugar en otro de los mejores en España. En ambos no contó con los minutos que realmente necesita una jugadora de su edad para seguir creciendo.

La española se marcha ahora a Hungría en busca de ese tiempo que necesita. Jugará en el Uniqa Sopron, equipo Euroliga. Sobre esa decisión, su pasado, las críticas que algunos la hacen sobre su carácter individualista y mucho más habla la astur-leonesa en una gran entrevista para la Agencia EFE.

Individualismo:

“Las circunstancias individuales no cuentan en un deporte colectivo como el baloncesto”.

Selecciones y el gran éxito de las medallas:

“Es cierto que poco más se puede pedir, porque con las diferentes selecciones siempre he podido aportar y creo haber sido importante. Son fruto de los éxitos del equipo que abren la puerta a otras cosas en las que no hay que pensar ni un segundo porque no son importantes”.

La estancia en la NCAA:

“Todas las situaciones no fueron iguales a pesar de que se mezcle todo ya que a veces se opina sin saber y en Duke las circunstancias no eran las adecuadas con la entrenadora, pero no conmigo especialmente con quien siempre tuvo buen trato y gran confianza, sino con todo el equipo, como se demostró al irse varias jugadoras, entre ellas la más destacada. Hay diferentes planteamientos y puede servir para formarse académicamente, pero si se quiere ser profesional del baloncesto no siempre es necesario porque allí se acaba jugando el último año frente a muchos rivales a los que se supera en cuatro años y por eso, en ocasiones, el baloncesto universitario estadounidense está sobrevalorado”

Salamanca:

“Avenida era un sueño desde pequeña y por ello firmé tres temporadas, pero el entrenador decidió contar con otras jugadoras, todas con un gran talento y fue un año personalmente duro, aunque para aprender mucho y poder entrenar y jugar con grandes jugadoras”.

¿El cambio?

“En la carrera profesional y para poder jugar minutos de calidad solo se podía hacer en estos momentos en otro equipo para poder crecer, mejorar y tener otros retos”

Anotar le gusta pero…

“Lo que más me llena es pasar el balón y asistir a una compañera”

Selección absoluta:

“Las posiciones están perfectamente cubiertas, quizá las que mejor en la selección con Palau, Domínguez, Xargay, Cruz, Torrens… y son lógicamente intocables, porque así debe ser”.

Retos/sueños:

“Poder llegar a ser un día valiosa en la selección absoluta, alcanzar la liga profesional estadounidense (WNBA)”.