La historia de una niña de 4 años y su “papá, ¿las chicas también pueden jugar al basket?”

junio 10, 2018

¿Lo compartes?

Los cuatro años de edad pueden ser un buen momento para que un niño comience a interesarte por un hobby, por ejemplo el deporte o, concretamente, el baloncesto. Así arranca esta historia de Justice Sikakane y su hija Liliana tras un partido de los Minnesota Lynx que cuentan en basketfem.com.

Justice se dirigía esa tarde con su hija al Target Field para ver a los Twins (equipo de béisbol de Minnesota) mientras lucía una gorra de los Timberwolves. Liliana, de 4 años, quiso interesarse por el dibujo de la gorra de su padre y tras la explicación de este sobre que era un equipo de baloncesto no dudo en seguir con el interrogatorio. “Papá, ¿las chicas también pueden jugar al baloncesto? ¿Se las puede ver por la TV?” Su padre le dijo que sí y decidió cambiar el béisbol por el baloncesto ese día.

Y Liliana alucinó en su primer partido de la WNBA. “Cuando vio a Maya Moore, Simone Augustus y todas esas grandes jugadoras salir por el túnel estaba estupefacta. Me miraba y decía ‘¡Papa, son chicas!’ estaba totalmente metida en el partido“. Al salir del encuentro encontraron un cartel enorme con Maya Moore como protagonista y Liliana le dijo a su padre que cuando creciera podría hacer eso. La imagen, que se hizo viral rápidamente, habla por sí sola.

Pero la WNBA no quiso dejar la historia ahí. Los Minnesota Lynx invitaron a Liliana a conocer la franquicia y a su jugadora favorita en un entrenamiento pocos días después. Tanto la niña como la jugadora pasaron un gran rato conociéndose.

La pequeña, que tiene un hermano mayor que ella, ya dice tener una nueva hermana.

Mi hermana es Maya Moore. Ella tiene alas como estas” dice mientras extiende los brazos como en la foto del cartel. Una foto que repitió con su “hermana” el día que la conoció y que muestra el ejemplo que significan los deportistas profesionales para los niños.