femenino-3

[Lo mejor de 2016] El proyecto que ha cambiado la historia del baloncesto femenino español

diciembre 23, 2016

¿Lo compartes?

[Artículo publicado el 8 de octubre de 2016]

“Si estoy donde estoy es gracias al Segle XXI”. Acaban los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, la selección española femenina consigue una histórica medalla de plata y la murciana Laura Gil hace memoria de por qué está dónde está.

Unas declaraciones de las que poco se habló entonces pero que nos han animado a indagar, ayudados por ex-jugadoras que por encima de muchas cosas se presentan como jugadoras de baloncesto presumiendo de que tuvieron la fortuna de formarse allí, en el Segle XXI. Porque para ellas el haber formado parte del Segle XXI ha sido una suerte, un paso clave para más tarde iniciar sus primeros pasos como baloncentistas profesionales. En el éxito conseguido por el combinado femenino que estuvo en Río de Janeiro -además de Gil- también estaban Alba Torrens, Lucila Pascua y Laura Nicholls.

En cada uno de esos éxitos, independientemente de cual sea la categoría, algo tiene que ver el Segle XXI.

En cada logro de la selección española femenina siempre hay alguna que haya pasado por el Segle XXI. Es el club en la historia del baloncesto español que más ha contribuido en los éxitos de la selección nacional (teniendo en cuenta categorías de formación y absoluta). Y todo nació en forma de experimento que sin esperarlo ni casi buscarlo sigue vivo, treinta años después, manteniendo la misma ilusión y ambición que les caracteriza y proponiéndose antes que nada el el competir formando, no vale ganar a cualquier precio. Y es que el listado de jugadoras que ha sacado a la élite es realmente alucinante, brillante… incluso que podríamos calificar de inmejorable.

Ha formado a más de cien jugadoras que han jugado en LF y suman más de 150 medallas en las categorías inferiores de la selección

Alba Torrens, Laura Nicholls, Ángela Salvadores, Laura Gil, Noemi Jordana, Lucila Pascua, Belén Arrojo, Andrea Vilaró, Laura Aliaga, Maria Pina, Amaya Gastaminza, Vega Gimeno, Irene Garí, Ani Calvo, Georgina Bahí, Marta Tudanca, Umi Diallo, Yaiza Lázaro, Queralt Casas, Maria Moreno, Ana Alonso, Itziar Llobet, Maria Barneda, Betania Simón, Alejandra de la Fuente o jugadoras ya retiradas como Marta Fernández, Cindy Lima, Elsa Donaire, Elisabeth Cebrián, Marina Ferragut, Ingrid Pons, Laura Camps, Lidia Mirchandani , Sandra Gallego, Nuria Fonts, Mireia Navarrete, Maria Revuelto, Paula Seguí, Silvia Mesa, Mar Xantal… y un largo etcétera. Y todas presentan unas características determinadas en estructura física, habilidades técnicas y especialmente en conocimiento y lectura de las acciones tácticas del juego de las que realmente se sienten muy orgullosos desde el Segle XXI. Es esa su ‘Denominación de Origen’.

Investigamos y el dato es brutal. Ningún club de formación del mundo puede presumir del palmarés ‘invisible’ que tiene el Segle XXI, porque su currículum no aparece en ninguna parte. Su función es formar y para ellos -la gente que hace que el Segle XXI sea posible- no vale hacerlo si no es buscando la excelencia. Más de 100 jugadoras formadas en el Segle XXI juegan o han jugado en la máxima categoría del baloncesto femenino español (Liga Femenina), hasta la fecha son 31 las jugadoras (que han pasado por allí) que han debutado con la selección absoluta… y el dato más brutal: en categorías inferiores (sub-16, sub-17, sub-18, sub-19 y sub-20) han contribuido en más de 150 medallas. Una auténtica barbaridad.

Pero, por encima de los éxitos conseguidos, este programa se creó con la intención de facilitar la formación de las jugadoras, tanto académica como deportiva.

Este programa nace hace de tres décadas (1986) y el lugar donde empieza todo es Manresa, una ciudad mítica y muy importante en la historia del baloncesto español. El Segle XXI nace por una propuesta de la Federación Española de Baloncesto encuadrada dentro del plan ADO original (el año 1992). El propósito de todo aquello sigue siendo el mismo que en la actualidad: mejorar el nivel del baloncesto femenino  nacional, encontrando y formando nuevos talentos. En definitiva, el Segle XXI es un proyecto formativo a nivel nacional para jugadoras de baloncesto en las edades comprendidas entre los 14-18 años. Los objetivos del mismo son, compaginar la formación académica y personal con el alto rendimiento en baloncesto.  Bajo la dirección de la Federación Catalana de Baloncesto, y con la importante cooperación de la Federación Española de Baloncesto, el Consell Catalá de l’Esport y el Consejo Superior de Deportes.

El objetivo de todo esto es formar compitiendo al más alto nivel. “Para nosotros cada una de ellas es ‘el proyecto’. Queremos guiarlas y ayudarlas a educar su talento en nuestro deporte. No buscamos la perfección absoluta, eso cansa. Aceptamos los defectos de cada una, pensando en que cada una de ellas es única. Queremos que todas y cada una de ellas tenga el valor añadido de la marca Segle XXI en su formación”, responde Iván Torinos, actual responsable del Segle XXI.

Y jugadoras con pasado en el Segle XXI nos confirman que el éxito va más allá del que se pueda ver desde la distancia en forma de medallas.

arrojo“Hacen todo lo que esté al alcance suya para que cada jugadora mejore un poco todos los días y en la parte personal y académica dan muchas facilidades para que la formación sea extraordinaria. Es como mi segunda familia, les estaré eternamente agradecidas”, nos comenta la cuatro veces campeona de Europa con las categorías inferiores de la selección española Maite Cazorla. “Gracias a ellos me siento capaz de afrontar cualquier reto en la vida. Gracias a este club estoy dónde estoy”, afirma la prometedora Belén Arrojo, reconocida actualmente como una de las jugadoras más a tener en cuenta de la Liga Femenina. “Te permiten disfrutar y aprender de lo que más te gusta y además puedes alternarlo perfectamente con lo académico”, añade Georgina Bahí, otra jugadora del Cadí la Seu con pasado por la academia barcelonesa. “Fue muy duro pero muy gratificante, estoy orgullosa de haber pasado por allí porque por eso ahora estoy dónde estoy”, asegura la alicantina Laura Aliaga, también jugando esta temporada en el conjunto urgelitano. Y seguimos viajando de norte a sur y de este a oeste y allá por dónde pasamos nos encontramos con jugadoras o ex-jugadoras formadas en el Segle XXI, las cuales empiezan la frase para describirnos dicho proyecto con un “Gracias a ellos”. Por que sí, porque sería negar lo evidente… una parte (muy) importante de los actuales éxitos del baloncesto español son gracias a la excelente labor que durante más de tres décadas llevan haciendo con el baloncesto formativo.

Obviamente, todo esto sería imposible conseguirlo sin sacrificio. Esta palabra, la que mejor define a la gente que hace posible todo esto. Desde Manolo Coloma a Iván Torinos, pasando por Francesc de Puig, Antonia Gimeno y maestro Jordana como lo llama Iván (todos ellos imprescindibles en la vida del Segle XXI)… sin olvidarnos de los entrenadores que han estado y están allí centrados únicamente en la progresión de las jugadoras, sin mirar resultados más allá de que cada una de las allí presente consiga evolucionar en todos los aspectos del juego, también hay que mencionar a los fisioterapeutas, delegadas, el técnico-audiovisual, psicóloga, podólogo y nutricionista y todos los médicos que han pasado en estas tres décadas. Muchísima gente que solamente quiere que se hable de ellas: las jugadoras. Las que están y las que han estado, porque son ellas las que mejor entienden ese sacrificio del que hablábamos.

El Segle XXI tiene dos equipos compuestos cada uno por 12 jugadoras, hay 24 becadas cada año… cinco-seis por generación (cadete de primer año, cadete de segundo, junior de primero y junior de segundo) y éstas forman una especie de familia con un único sueño: la de ser jugadoras profesionales. ¿Y qué se les ofrece desde el Segle XXI?

“Una oportunidad. La de vivir una experiencia que marcará el resto de sus vidas. Las chicas cuando acaban su ciclo en el programa saben que lo que han vivido aquí es irrepetible. Por todo. Salen de sus localidades de origen como niñas y vuelven siendo mujeres. Muchas se separan de sus familias para hacer realidad el sueño, de compartir su día a día con gente de su misma edad y mismas ilusiones, disfrutando del baloncesto. Tenemos chicas de Galicia, Algeciras, Utrera, Vitoria, Villadiego, Logroño, Alicante, Tenerife, Asturias, Cataluña, Melilla, Pamplona…”, explica un siempre feliz y sonriente Torinos, que recalca que “nada de lo logrado en estos 30 años sería posible sin la confianza mostrada y depositada por las familias año tras año con nosotros. Ellas son parte imprescindible del éxito formativo del programa”.

Iván Torinos dirigiendo a un equipo del Segle XXI (Foto: encancha.com)

Iván Torinos dirigiendo a un equipo del Segle XXI (Foto: encancha.com)

Las jugadoras del Segle XXI se despiertan cada día a las seis y media de la mañana para ir a entrenar. ¿El objetivo?: con su mejor esfuerzo ser mejor cada día.

Allí están las reconocidas como jugadoras más prometedoras de cada generación (o de entre las mejores, las que se han conseguido convencer para que jueguen allí) y la exigencia es máxima. Cada día durante la semana amanece muy temprano para las allí presentes. Se levantan a las seis y media de la mañana porque a primera hora del día tienen entrenamiento, entrenan, se duchan y rápidamente entran al Instituto Joaquín Blume para iniciar las clases. Acaban al mediodía la jornada académica, descansan una hora en la residencia donde están instaladas durante todo el año y regresan a las pistas, porque en el Segle XXI se entrena dos veces cada día. Esto lo hacen de lunes a viernes, los fines de semana es tiempo de competir. Las cadetes, las que cursan tercero y cuarto de la ESO, compiten en categoría junior (ante jugadoras dos o hasta tres años mayores que ellas) y las juniors dan sus primeros pasos en liga profesional al estar compitiendo en Liga Femenina 2.

Insistimos en que el resultadomás importante para ellos es que las jugadoras allí presentes evolucionen compitiendo. Un ejemplo: la temporada pasada en Liga Femenina 2 solamente ganaron 7 de los 26 partidos disputados (quedaron duodécimas) pero la temporada fue exitosa, porque de las seis juniors de segundo año que había tres están ahora en Estados Unidos con beca incluida y otras tres han iniciado en España su carrera como jugadoras profesionales.

Y ahí está, en Estados Unidos, el destino más usado estos últimos años por las jugadoras formadas por el Segle XXI. Algo normal si tenemos en cuenta los difíciles tiempos que corren en el baloncesto nacional.

La gente del Segle XXI tiene muy presente la realidad del baloncesto actual. La dificultad de compaginar el baloncesto profesional con la formación académica está provocando el éxodo cada vez mayor de talentos a USA. Los recursos, instalaciones, programa académico, el idioma y la posibilidad de vivir becadas el atractivo sueño americano, hacen que las Universidades de la NCAA presenten ofertas para becar a nuestras jugadoras constantemente. Mientras a nivel nacional los diferentes proyectos consolidados de nuestro baloncesto no cuenten con más recursos y flexibilidad académica será realmente difícil para ellos el poder conseguir que los mejores talentos nacionales jueguen en Liga Femenina.

Actualmente en la NCAA, la mejor liga universitaria del mundo, encontramos a Elisabet López, Judith Solé, Yaiza Rodríguez, Isa Vara de Rey, Nicole Murugarren, Maite Cazorla, Clara Ché, Marta Gómez, Irene Garrido, Laia Raventós, Maria Martiáñez, María Martí, Montse Brotons, Laia Solé y Angela Vendrell… es decir, esta temporada hay más de una docena de jugadoras ‘made in Segle XXI’ que siguen creciendo en la alta competitividad existente en la otra parte del Atlántico al mismo tiempo que perfil su día de mañana para una vez decidan poner punto y final a su etapa como jugadoras. Tener tantas jugadoras es una barbaridad de la que ningún otro club femenino en Europa puede presumir en la actualidad.

“Durante el año recibimos a muchas de ellas a través de agencias de representación, o bien porque personalmente contactan con nosotros para poder conocernos, ver entrenamientos y/o partidos. Para darte un ejemplo del impacto que tienen nuestras jugadoras para las universidades americanas, ha llegado a haber más de 25 representantes de universidades norteamericanas viendo partidos partidos de nuestras jugadoras, asegura Torinos.

“Siempre he tenido claro desde mi responsabilidad en el programa, que los que hacen la música en una orquesta son los músicos, no el director. Disfruto de un fantástico equipo de trabajo a mi alrededor, y tengo la gran oportunidad de tener las mejores artistas que conozco, nuestras jugadoras”, añade el máximo responsable.

Por y para las jugadoras. Por ello se desviven día tras día Iván Torinos, Javier Torralba, Isaac Pujol, Silvia Font, Kim Gispert, Azahara Fort, Javier Espasa, Marta Soler, Esther Plans… la gente que sin aparecer en portadas ni recibir grandes halagos hace que el baloncesto femenino actual sea sinónimo de éxito en cuanto a logros conseguidos con la selección nacional. Un soporte de todo lo conseguido está en la excelente labor que día tras día se realiza en el Segle XXI.

Así que está claro, hay que tenerles muy en cuenta. Por allí pasa el futuro del baloncesto femenino. Conviene seguir muy de cerca a las Aina Ayuso, Sofía Galerón, Sílvia Serrat, Irene Medel, Jimena Abejón, Laura Soria, Alba Ibáñez, María Torreblanca, Anna Palma, Carolina Mateo, Olatz Pino, Aixa Wone, Carla López, Anna Gamarra, Laia Soler, Carmen Villalobos, Estel Puiggros, Nerea Hermosa, Mama Dembele, Gisela Vázquez, Marta Blanco, Marta García y Paula Fraile… jugadoras ahora becadas allí y que están llamadas a seguir los pasos de esta generación dorada que tanto enorgullece a todo un país.

Fotos: Luis Javier Benito, visita su página web, FEB y FIBA
Diseño: Rocio Jordà