“Trabajamos mucho y tenemos unas condiciones pésimas”. Una de las mayores perlas nacionales también se marcha a USA

diciembre 23, 2016

¿Lo compartes?

Semana tras semana se amplía un listado que parece no tener límite. Esta temporada se ha establecido el récord de jugadoras españolas jugando en la máxima categoría del baloncesto universitario (NCAA) con 46. Una auténtica barbaridad. Todas ellas dieron este paso en su momento por el simple hecho de que allí, en la otra parte del Atlántico, se les ofrece la posibilidad de poder combinar un exigente nivel deportivo con lo académico… algo más complicado de llevar en territorio nacional, con dobles sesiones de entrenamiento diarias y largos trayectos en autobús por todo el país durante los fines de semana.

Leticia Romero, María Conde, Laia Solé, Iho López, Naira Cáceres, Lucia López, Maite Cazorla, Blanca Millan, Laia Flores o Ana Hernández son solamente algunas de las jugadoras que ahora disfrutan de su pasión en los Estados Unidos al mismo tiempo que empiezan a crear su futuro. Y es que todas ellas tienen claro que una no va a ser jugadora toda la vida. En búsqueda de disfrutar del sueño americano y seguir con su prometedora progresión también se irá hasta allí la próxima temporada la talentosa escolta-base Alba Prieto Martínez, jugadora sevillana de 17 años que actualmente compite en Liga Femenina 2 con el Duran Maquinaria Ensino.

“Es una pena que el baloncesto femenino no tenga el reconocimiento que se merece. Trabajamos tanto o más que los hombres y curramos mucho para terminar teniendo unas condiciones pésimas, es una cuestión moral”, concluye Alba.

Alba se ha comprometido recientemente con la prestigiosa Universidad de South Florida, donde coincidirá la próxima temporada con la base catalana Laia Flores.

¿Quién es? Raíces futbolísticas pero con un talento baloncentístico poco común

Es hija de Pepe ‘Tiburón’ Prieto, icono del Sevilla FC y defensa del primer equipo durante 14 temporadas.

Alba Prieto, a su temprana edad, puede presumir de tener en su palmarés la Copa de la Reina conseguida por el Club Baloncesto Conquero durante la temporada 2015-16 y también de haber sido internacional con las categorías inferiores de la selección española desde sus 12 años. Ella, siempre señalada por ser hija de la leyenda sevillista Pepe Prieto, ha sacado de su padre esa garra y carácter competitivo tan especial que le permite crecerse ante las adversidades en cualquier situación.

A pesar de las raíces futbolísticas de la familia, se inclinó por el baloncesto queriendo seguir los pasos de su hermano mayor Alfonso, el cual siempre ha sido un referente para ella y una motivación al igual que su hermana pequeña Aitana. Alba empezó a jugar en Aljarafe, siendo cadete fichó Conquero onubense y esta temporada, tras la desaparición del equipo de Huelva, se fue al norte de España para preparar su salto a la NCAA con el Ensino lucense.

Antes de firmar con la Universidad de South Florida, Alba viajó junto a sus padres durante una semana a Estados Unidos para visitar varias universidades que estaban interesadas en hacerse con sus servicios. La lista de pretendientes para la sevillana era muy extensa, todas deslumbradas y conscientes de su acierto desde la larga distancia, capacidad de definición y notable visión de juego que le caracterizan sobre la cancha. Ella, sin embargo, no tardó demasiado en pensarlo. “Es una de las veinticinco mejores universidades de Estados Unidos y allí tendré un escenario idóneo para poder seguir progresando al mismo tiempo que arranque mi etapa universitaria. Todo me pareció perfecto y según lo quería, fue sencillo decantarme por ellos”, dice la jugadora.

Inteligente, positiva, valiente, sonriente, honesta, humilde, ambiciosa, constante y sobre todo muy decidida. Así es ella, quien nos admite tratar de parecerse siempre a su madre. Alba tenía en mente desde hace años el objetivo de conseguir una beca para poder combinar lo que más le gusta y empezar a diseñar su futuro post-baloncesto. Y reto conseguido. “Estudiaré exercise science, desde pequeña he querido verme en un futuro trabajando con algo relacionado con el deporte y la salud porque es lo que me gusta. En South Florida todas las carreras están relacionadas con la salud”, comenta Prieto.

Pero para ello todavía queda.

El futuro que buscaba pero con un presente que no puede descuidar. Sus objetivos:

“Es cierto que no hemos comenzado como esperábamos y el balance de victorias-derrotas no es positivo, pero para nada me arrepiento de haber decidido venir este año a jugar a Lugo. Estoy teniendo muchos minutos que me están sirviendo para mejorar y gracias a ello estoy aprendiendo mucho. Estoy encantada con el club, mis compañeras y sobretodo con Juan, mi entrenador y el principal responsable de que acabase aquí este año. Creo que en la segunda vuelta conseguiremos mejores sensaciones y conseguiremos nuestros propósitos”, admite la misma Alba.

Promedia 10,3 puntos, 3,5 rebotes y 2,1 asistencias en 28:28 minutos por partido esta temporada en Liga Femenina 2, es una de las referentes del Duran Maquina Ensino y Juan Necega, su entrenador, nos atiende para deshacerse de elogios ante la sevillana: “De Alba me gusta su madurez, su profesionalidad y y su capacidad de liderazgo. Pese a su edad es capaz de asumir la vida tan lejos de su familia como una cosa normal, siendo capaz de llevar sus estudios de una forma brillante, cuidar su alimentación y repartir sus horas de ocio sin dejar nada al azar. Siempre enfoca todas las tareas con una sonrisa y cada reto le hace trabajar más y superarse. Su corta edad no le impide asumir roles de líder a la hora de tomar decisiones tanto en la pista como fuera de ella. Asume la responsabilidad , acierta o se equivoca pero siempre aprende. No es muy normal verla cometer los mismo errores constantemente.

“Su techo se lo pondrá ella misma. Tiene muy claro que el trabajo es una de las garantías del éxito y en eso es incansable. Su físico y su talento le permiten ocupar varias posiciones por lo que tiene más posibilidades. Su carácter también puede ayudarle, ya que es difícil verla rendirse por lo que tiene muchas papeletas para ser una gran jugadora. Por su responsabilidad, entrega, madurez, sacrificio y compañerismo desde luego que, para mí, se merece llegar a lo más alto, concluye el entrenador.

Prieto, de momento, sonríe por lo que le viene pero no se descentra… tiene el bonito reto de tratar de aupar a su equipo en la clasificación y todo ello sin descuidar los estudios. Está cursando segundo de bachillerato y si su rendimiento con el Ensino está siendo excelente en lo académico no se queda atrás. Y eso que está en el centro Galén, uno de los colegios más prestigiosos de Galicia, con el que el club Ensino Lugo tiene un convenio de colaboración para que sus jugadoras tengan una buena preparación académica.

South Florida sigue muy de cerca la evolución de los jugadores españoles. Ariadna Pujol la primera, Rubén Guerrero el segundo, Laia Flores después y ahora Alba Prieto. El objetivo allí de la sevillana es, según sus propias palabras, aprovechar cada día para conseguir jugar mejor, disfrutar de la experiencia y regresar a España con una carrera universitaria y que los suyos se sientan orgullosos de ella.

Hasta la fecha ha conseguido todo lo que se ha propuesto.