Una de las historias del año en el mundo del baloncesto. Vuelve a jugar tras superar un doble proceso tumoral (Vídeo)

enero 29, 2018

¿Lo compartes?

Liga Femenina 2. El Valencia Basket se impone al Olímpico 64 por 48-78. Podría ser un partido más pero no lo fue. No lo fue porque en ese encuentro volvimos a ver en una cancha a Carlota Egusquiza, jugadora del equipo local. 3 años después volvía a jugar tras superar su dura batalla contra el cáncer.

Ella, la protagonista, es Carlota Egusquiza. Y sí, anotó una canasta muy especial: “El triple más emocionante de mi vida”, confiesa en Tirando a Fallar, el programa de baloncesto de EsRadio.

Ese triple, emocionante, tiene una historia detrás de lucha, de superación, de ejemplo.

“Nadie está preparado para un diágnostico así. Es verdad que es un tema que es tabú y creo que a la gente le cuesta aceptarlo. Yo no lo llevé tan bien desde el inicio pero un día te despiertas y lo aceptas. Sales adelante y luchas”

Durante tres años ese maldito amigo llamado cáncer la acompañó sin soltarla, empezó con 27 y ahora tiene 30. Así empezó todo: “Tenía trabajo, volvía a mi equipo, al equipo de mi vida, a jugar en la Liga 2. Todo me iba bien. Iba a regresar a Olimpico tras 4 años fuera. De repente, todo cambió.  Del todo a ala nada. Unos días después de fichar tuvo el diagnóstico”.

Y esa primera barrera la superó. Pero el destino quería que no solo fuera una barrera, que fueran dos: “La primera fue todo muy rápido pero la recaída fue peor, con quimio. Cuando diagnostican algo así piensas que has hecho algo mal. No bebo, no fumo, no hago deporte… y me ha tocado. Cuando te vuelve a pasar y haces todo bien, tienes que aceptarlo, te ha tocado y punto”.

Y cuando lo tienes, lo peor de todo es la sensación de miedo, de convivir con él: “El miedo es la peor sensación que he tenido todo este tiempo. Esta enfermedad no depende de ti. Necesitas que las cosas salgan bien, que todo vaya bien. He tenido bastantes sustos con los TAC. Tienes que aprender a vivir cada día porque no sabes cuando te dan un susto”.

Y en todo ese trayecto el baloncesto ha sido ese empujón que a veces se necesita para ir hacia adelante. Lo explica así: “Llevo jugando desde los 8, lo compagino y he compaginado siempre. Cuando me llegó la enfermedad estaba en esa etapa de dejar el baloncesto y al revés…. me ayudó, yo quiero volver a jugar y lo voy a conseguir. Y aquí estoy, jugando de nuevo”.

Y el baloncesto la ha recompensado con un momento que no olvidará nunca, porque salió a la cancha y pasó esto: “Antes de jugar pensaba: Si meto un triple sería increíble. Cuando me ha llegado la bola y la he lanzado, sabía que iba dentro, el banquillo detrás. Ha sido emocionante”

El triple más emocionante no sirve para ganar un partido pero sí para darle un buen golpe al cáncer, el que ella ha dado, Carlota Egusquiza.

“Si no me ha parado el cáncer no me van a parar el resto de cosas”

Escúchalo completo aquí gracias al programa Tirando a Fallar: