Pendande

La historia de la gran dominadora del Campeonato de España Junior. Solo lleva tres años jugando…

junio 4, 2017

¿Lo compartes?

21.2 puntos, 15.8 rebotes, 0.4 asistencias y 33.4 de valoración por partido. Galardonada como máxima anotadora, máxima reboteadora y mejor jugadora del Campeonato de España Junior Femenino, siendo también la jugadora más determinante en la final gracias a sus 21 puntos, 20 rebotes y 39 de valoración.

María Dolores Pendande Mendes, o Lola, como es conocida entre su entorno más cercano, aprovechó su paso por Lugo para confirmar qué es una de las jugadoras más a tener en cuenta del panorama nacional y guiar a su equipo, el Maspalomas Gran Canaria, hacia su noveno título de la categoría en los últimos años.

Una auténtica barbaridad, partido tras partido. Lola fue la ama y señora del pasado Campeonato de España Junior. Técnica y tácticamente todavía está algo verde, algo lógico si tenemos en cuenta que empezó a jugar a baloncesto hace tres años, justo cuando su prima Elena le invitó a probar suerte en el mundo de la canasta por su siempre privilegiada altura que tanto y tan bien está sabiendo aprovechar desde su primer día jugando en las categorías inferiores del Club Baloncesto Roquetas almeriense, club de la ciudad donde nació y vivió hasta el pasado mes de septiembre. Antes de que el baloncesto llegase a su vida, Pendande practicaba como actividad extraescolar el atletismo y, quizás, de ahí venga su capacidad tan poco natural en jugadoras de su tamaño en correr la pista de lado a lado sin cansarse.

Hace tres años empezó a jugar al baloncesto y este año ha debutado en Liga Femenina

Lola Pendande se dio a conocer cuando jugaba en el Roquetas y -por su altura y envergadura- fue invitada por la Federación Española de Baloncesto para una concentración junto a las mejores jugadoras de la generación 2000 del panorama nacional. En ella, dejó destellos de lo que podía llegar a ser, mostrando a su vez que ya podía ser una jugadora perfectamente aprovechable. Es lista, no es de esas jugadoras que intenta hacer más cosas de las que sabe y tiene claro que, por su tamaño y dotado cuerpo, tiene que ser una jugadora que intimide en defensa a su vez que aproveche los pases que le lleguen cerca de canasta para anotar.

Y todo eso, sin dejar de trabajar nunca, aumentando así su variedad de recursos para atacar. Por ejemplo, desde su llegada al archipiélago, Pendande es capaz de probar fortuna en lanzamientos de media distancia (donde todavía peca de irregularidad) y sus conocimientos del juego cada vez son mayores, siendo ella también una jugadora más móvil y mejor en apartados técnicos y tácticos del juego. Están trabajando realmente bien con ella desde el Club Baloncesto Islas Canarias, siendo ya -junto a su inseparable compañera de piso y amiga Ainhoa Lacorzana- el gran proyecto de las categorías inferiores del equipo insular, teniendo en cuenta que Iris Junio, Natalia Rodríguez, Sara Castro y compañía han dejado ya de ser juniors.

Nos vamos hacia Las Palmas de Gran Canaria para citarnos con ella y la misma Lola tiene claro que nada de lo que ha logrado en Lugo habría sido posible sin sus compañeras, está encantada y perfectamente adaptada a su nueva vida en la isla. Y es que hablamos con ella y no puede disimular su felicidad, tenía una buena oportunidad en territorio lucense para demostrar su crecimiento esta temporada y la ha aprovechado. Pero tiene claro que su camino con el baloncesto no ha hecho nada más que empezar: Mis objetivos con el baloncesto son el de llegar a lo más alto, sueño con llegar a ser una jugadora profesional, intentar vivir de ello (algo complicado siendo femenino) y todo ello sin dejar de disfrutar jamás de esto, porque si juego es porque me apasiona.

Y es que es así, la propia Lola nos confiesa que ya no puede vivir sin baloncesto, es su droga. “Este deporte me aporta muchísima felicidad y me ha permitido conocer mucha gente nueva, algo que me encanta. Es algo imprescindible para mí, no me veo sin jugar al baloncesto ahora mismo”.

Lo dicho. Su camino no ha hecho mucho más que empezar, pero Lola apunta alto. Para quien ha escrito estas líneas se trata del gran proyecto de jugadora interior que tiene ahora mismo el baloncesto español y su evolución en el CB Islas Canarias está siendo magnífica.