GettyImages-614384720

El partido más importante de la nueva era de la Euroliga, por David Carnicero

abril 7, 2017

¿Lo compartes?

El partido más importante de esta Euroliga de la nueva era se juega el viernes en Estambul. Darussafaka y Estrella Roja se juegan a un partido meterse en los playoffs. Esos playoffs en los que no estarán, por ejemplo, el Barcelona, el Maccabí o el Armani Milán.

Turcos y serbios son las dos grandes revelaciones de la mejor Euroliga de la historia, pero su manera de rebelarse es completamente diferente. Ambos equipos han confeccionado sus plantillas en función de sus extremos económicos. Unos por exceso y otros por defecto. Los turcos lo han he-cho a través del talonario y los serbios apostando otro año más por su cantera.

BELGRADE, SERBIA - OCTOBER 13: Will Clyburn (L) of Darussafaka in action against Marko Simonovic (R) of Crvena Zvezda during the 2016/2017 Turkish Airlines EuroLeague Regular Season Round 1 game between Crvena Zvezda MTS Belgrade and Darussafaka Dogus Istanbul at Aleksandar Nikolic Hall on October 13, 2016 in Belgrade, Serbia. (Photo by Srdjan Stevanovic/Getty Images)

Estrella Roja ha vuelto a sobrevivir a la venta de sus estrellas. Hay que recordar que ha perdido 6 de los 10 titulares de las dos campañas anteriores. Jugadores como Marcus Williams, Nikola Kalinic, Bobby Marjanovic, Quincy Miller, Vladimir Stimac o Maik Zirbes. La regeneración biólogica ha sido la manera de suplir la constante fuga de talentos y en lugar de recurrir a las importaciones ha seguido recolectando talento de su propio huerto. Una plantilla formada por 3 americanos, uno de ellos nacionalizado serbio, y 9 jugadores nacionales que suman el 75 por ciento de los minutos y de los puntos del equipo.

Muchos pensarán que la manera serbia de reconstruir el equipo les hace poseedores del título oficial de equipo revelación de la temporada. Pero no es así, ya que aunque Darussafaka haya podido gastar casi 30 millones de presupuesto, sólo ha sido capaz de fichar bisutería, porque las piedras preciosas ya habían elegido destino antes de que el dinero del Grupo Dogus convirtiera al cuarto equipo de Estambul en destino de primer nivel.

El milagro de Darussafaka es obra y gracia de Da-vid Blatt, la única estrella de un equipo que este verano se sometió a una cirugía estética de bajo coste, fichando a jugadores que parecían haber tocado techo sin haber alcanzado jamás el primer nivel europeo. Pero David Blatt ha conseguido que Bradley Wanamaker, Will Clyburn, James Anderson, Dairis Bertans o Adrien Moerman se convirtieran en un equipo temible que está a una victoria ante su público de hacer historia.

Tradición y nuevos ricos, ingeniería financiera y cultivo biólogico, soldados de fortuna y trabajo de cantera. Estrella Roja y Darussafaka, dos maneras de ser la sensación de una Euroliga histórica.