Udoh

Udoh frustra los sueños del Real Madrid. Las cinco claves del triunfo del Fenerbahçe en la semifinal de la Final Four

mayo 19, 2017

¿Lo compartes?

El Fenerbahçe disputará este domingo la final de la Euroliga, después de superar al Real Madrid en semifinales (84-75) en un encuentro que dominó de inicio a fin. El planteamiento de Zeljko Obradovic, muy agresivo en defensa y dominando el duelo desde la parcela física, apagó al Real Madrid, que sólo tuvo en Sergio Llull (28 puntos) y la irrupción de Jaycee Carroll (21 tantos) respiro ofensivo. Ekpe Udoh estuvo intratable en ambos lados de la cancha y los turcos, arropados por un ambiente infernal, batieron a los de Laso, a los que controlaron desde el salto inicial.

¿Cuáles han sido las claves del encuentro?

    • Ekpe Udoh: Dominante todo el duelo. En defensa y en ataque. Destruyendo y creando. Un coloso físico que abarcó espacio cerca del aro, aguantó ajustes lejos de él y para colmo en ataque fue pieza clave en la circulación del cuadro turco. En él comenzó la defensa, como ancla interior. Por él se canalizó el ataque. Acabó con 18 puntos, 10 rebotes, 8 asistencias y 2 tapones pero, más allá, fue en todo momento amo de la pintura. Motivadísimo y determinante, fantástica toma de decisiones, acierto ofensivo e insuperable atrás. Su perfil físico hizo mucho daño al Real Madrid y además disfrutó de la mejor noche de su carrera.

    • Nivel defensivo: Fenerbahçe fue una máquina de defender. Estuvo físicamente por delante. En el primer cuarto dejó al Real Madrid en 13 puntos (11 de ellos de Llull), en el segundo en sólo 14. Agresividad máxima en la defensa sobre el balón, que no daba tiempo para pensar a los bases; los interiores atentos a líneas de pase para anticiparse, los aleros permanentemente haciendo incómoda la circulación y con contactos para los tiradores… al Real Madrid le costó incluso encadenar pases en varios tramos del duelo. En los primeros catorce minutos de duelo, el Real Madrid sólo fue capaz de dar una asistencia… y ya había perdido nueve balones. Obradovic borró la identidad de su rival. La zona fue territorio sellado, con Udoh, Vesely y Kalinic en las ayudas y el plan turco obligó al Real Madrid a abusar del recurso individual, única solución posible ante el torrente de pérdidas provocado cuando se intentó crear circulaciones de balón.
    • Llull y Carroll en soledad: 49 puntos anotados entre ambos. El de Mahón llegó con 19 tantos a la media parte, al rescate desde el inicio lo cual no fueron precisamente buenas noticias para los de Laso. Fue el único jugador del Real Madrid que rebasó la treinta de minutos (36) y llegó fundido al final, sobre todo por la exigencia de la defensa turca. Pero estuvo imperial todo el encuentro, aguantando un volumen ofensivo inhumano. Todo el equipo sobre sus hombros. Carroll dio vida a los blancos tras la reanudación, letal desde la línea de tres (5/7) y creando puntos fáciles, oxígeno para un ataque atascado. Pero el Real Madrid no tuvo a nadie más en dobles dígitos.

  • El bloque turco respondió: Udoh sobresalió pero tuvo grandes acompañantes a su lado. Vesely (12 puntos) hizo su trabajo cerca del aro en defensa, Bogdanovic (14 tantos) tuvo tramos inspirados en ataque y Kalinic estuvo sensacional, sumando 12 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias y 4 recuperaciones. Fue el soldado perfecto de Obradovic en una noche que invitaba justamente a ese rol. Además, el griego Sloukas apareció en la segunda mitad para ofrecer su repertorio defensivo y de dirección. Muchos argumentos tras la exhibición de Udoh. Los turcos ganaron los duelos individuales en la zona y también en el perímetro.
  • La pintura, con una marcha más: Ni Randolph ni Ayón tuvieron una buena noche. El estadounidense no estuvo cómodo, apenas tuvo incidencia interior y para colmo sufrió un golpe en el tramo final del segundo cuarto que le sacó del partido. El mexicano fue claramente superado por Udoh en ambos lados de la zona, no tuvo influencia y su equipo lo notó. Estuvieron algo mejor Thompkins (8 puntos) y sobre todo Hunter, relevante en la segunda mitad gracias a su despliegue físico y defensivo, más acorde a lo que exigía el rival. Pero el cuadro de Laso echó en falta más aportación de su pareja titular en la zona.