Otro entrenador español en la Primera División Alemana: te contamos su historia

mayo 9, 2018

¿Lo compartes?

El cordobés Pedro Calles entrenará la próxima temporada al RASTA Vechta en la primera división alemana, donde podría coincidir con Aíto García Reneses si este sigue en el Alba. De esta forma, habría dos españoles como primeros entrenadores en la primera alemana.

Calles, de 34 años, ha sido nombrado esta semana entrenador del equipo para la próxima campaña, después de que el RASTA Vechta lograse el ascenso a la BBL desde la Pro A. Pedro Calles lleva cinco años en Alemania, primero en el Artland Dragons y después en el Vechta. En España había sido asistente y entrenador en la LEB Plata, al mando del Plasencia, pero hace cinco años decidió dar el salto. Un ascenso meteórico ya que llegó como preparador físico, después fue asistente, segundo entrenador y ahora asume el mando de un equipo de primera.

Así explicaba su salto en una interesante entrevista en Solobasket: “Aquel verano en Plasencia no fue fácil, a pesar de que el equipo consiguió la permanencia deportivamente el club no tenía todas las garantías para seguir compitiendo en LEB Plata, así que bueno, encontré la oportunidad de venir a Alemania a través de un contacto que trabajaba en Artland Dragons y opté por tomar esa decisión, que no fue fácil, pero sí muy beneficiosa para mí”.

El propio club, en su comunicado oficial, explicaba el ascenso de Calles: “Pedro Calles, después de nuestra decisión de abordar el futuro con un nuevo entrenador en jefe, se ha convertido en nuestro candidato preferido. Durante los tres años en RASTA, conocimos muy bien su trabajo y su personalidad. Pedro tiene experiencia a pesar de su corta edad, ha trabajado con muy buenos entrenadores y ha tenido un papel decisivo en el éxito de los dos últimos años. Ahora está listo para dar el siguiente paso. Por lo tanto, estoy muy contento de que haya decidido ocupar el puesto de entrenador en jefe en RASTA Vechta“, dice el director general Stefan Niemeyer.

Con su esposa Ana, que viene de Granada, y su perra Weimaraner Troyka, el español vive en Vechta desde hace tres años. Ana trabaja como veterinaria en Garrel desde finales de 2014, a 30 kilómetros al norte de Vechta. A finales del verano, la pareja espera su primer hijo. “Nos sentimos muy cómodos aquí en la región. Vechta se ha convertido rápidamente en un segundo hogar”.