¿Cómo ha acabado un ex NBA jugando en Primera Nacional en Gijón? Te contamos algunas de las claves de esta historia

febrero 22, 2018

¿Lo compartes?

El Círculo Gijón ha presentado a Robert Swift como su nuevo jugador, en un acto en el que el propio pívot ha ofrecido sus primeras palabras como jugador del equipo asturiano. “Amo el baloncesto y lo que busco es seguir practicando este deporte y por eso llevo trabajando desde hace tiempo”, dijo Swift, según recoge La Nueva España.

El entrenador del equipo, Nacho Galán, confirmó que la llegada de Swift fue posible por la presencia en el equipo de su amigo Mike Kuethe. “Si Mike no estuviera aquí hubiera sido imposible que Robert viniera”.


———

Artículo publicado el 13 de febrero

La noticia del fichaje de Robert Swift por el Circulo Gijón Baloncesto y Conocimiento sacudía ayer las redes sociales. Un ex NBA, número 12 del draft de 2004 (Seattle Supersonics) y que había estado en la NBA hasta 2009, aterrizaba en Gijón para jugar en el Círculo, un equipo que disputa la Primera Nacional, equivalente a la quinta categoría del basket español. Toda una sorpresa.

La realidad es que es una sorpresa que se llevaba gestando varias semanas. El portal AsturBasket lo destapó hace unos días, pero en ese momento no se oficializó su llegada, aunque en ese momento ya se estaba tramitando el pasaporte y el papeleo para terminar de cerrar su fichaje, que se anunció ayer. Un movimiento curioso, de un jugador que tiene una historia personal truculenta, con dos graves lesiones de rodilla y episodios relacionados con las drogas (detenido por posesión ilegal de armas y ejercer de matón). 

Un reverso oscuro que le llevó a dilapidar los más de 20 millones de dólares que ganó en la NBA y que prácticamente le apartaron del baloncesto profesional tras pasar por la Liga de Desarrollo y por el baloncesto japonés. En 2015, un interesante reportaje de Sports Illustrated narraba su historia y sus intentos por retomar su carrera. Y ahora, con 32 años, puede que haya llegado su última oportunidad en un sitio inesperado: Gijón.

Aquí entramos en una parte clave de esta historia. El Círculo Gijón Baloncesto y Conocimiento es un equipo que nació en septiembre de 2017 y que empezó a competir en Primera Nacional. Este es un extracto de la web Asturbasket explicando su nacimiento: “Se trata de un club con estructura profesional, formada por empresarios y profesionales aficionados al baloncesto, cuya meta es llegar a competir en las máximas categorías de nuestro deporte. El club pretende acercar las empresas a la ciudadanía, promocionando y dando a conocer las actividades que éstas realizan durante los partidos y en los eventos que se organizarán de modo paralelo a la competición deportiva. Las nuevas tecnologías tendrán un papel protagonista en el funcionamiento del club”.

En este entorno, con Nacho Galán y Jorge Artime desde el banquillo y Miguel Díaz como Director Deportivo, se empezó a fichar. Un proyecto ambicioso con gente dispuesta a poner dinero. Y llegó el primer americano de la historia del equipo, pieza importante en lo que vendría después. Es Mike Kuethe, un jugador de 30 años y 2,01 metros que llega procedente de Sacramento. Kuethe tenía un currículum discreto: formó parte del All Stars Sacramento y San Francisco Pro-Am en sus giras por China, Austria y México. También trabajó con los Golden State Warriors y Sacramento Kings en Youth Department.

Y aquí llegamos al punto clave del fichaje de Robert Swift por este equipo. Mike Kuethe es uno de los mejores amigos de Robert Swift y ha sido determinante para convencer al pívot estadounidense de que Gijón es un buen sitio para relanzar su carrera. Una ciudad acogedora a la que Kuethe se ha adaptado y donde está mostrando un gran nivel, teniendo en cuenta la categoría que disputa el equipo. Ahora solo queda ver si Swift también se adapta de esta forma a la ciudad y poco a poco consigue reconciliarse con el basket y con la vida.

De momento, Swift ya está en Gijón (llegó a España en la madrugada del domingo al lunes), aunque su presentación no está todavía fijada. El club no le presentará hasta que llegue un patrocinador nuevo que participe en la propia presentación (ya están negociando con algunas empresas) y el jugador no concederá ninguna entrevista hasta ese momento.