Imprescindible para mejorar la formación: 16 normas del baloncesto (o cualquier deporte) para padres

Julio 15, 2017

¿Lo compartes?

Esto es muy útil tanto si tienes hijos que juegan al baloncesto… como si no. Si vas a ver partidos de cantera en los que los niños se forman mientras aprenden a amar el deporte. Si te gusta el baloncesto, lee estas normas y compártelas. Son las reglas básicas para que todos disfruten del deporte de la canasta:

  1. Padres… deben aceptar el hecho de que este es el viaje de su hijo, no el suyo. No vivan a través de ellos. Ponga su atención en ser un apoyo y fomentarles este deporte
  2. Padres… es verdad. Los entrenadores tienen favoritos (Sí, aunque sea baloncesto formación). Favorecen a los jugadores que dan al equipo la mejor oportunidad de ganar pero también (y es lo importante) que tienen grandes actitudes, que trabajan duro todos los días, que asumen mejor su papel (independientemente del rol que tengan) y que lo apoyan. Si usted piensa como entrenador y no como su hijo, es más que probable que falle en algunos de los roles.
  3. Padres… debéis saber que los entrenadores quieren ganar. Quieren ganar, a veces, mal. Si su hijo le ayuda a ganar… van a jugar. Si no… no lo harán.
  4. Padres… muchas de las veces, el entrenador de su hijo está en una mejor posición para evaluar y determinar el tiempo que tiene que estar en pista porque ven entrenamientos, prácticas, reuniones, sesiones de vídeo y partido (donde los padres sólo ven encuentros).
  5. Padres… muchas de las veces, a través de la experiencia y el desarrollo profesional, los entrenadores suelen tener un mejor coeficiente intelectual de baloncesto y de comprensión general del juego, entonces no es lo correcto cuestionar X de un entrenador o su capacidad para juzgar el talento.
  6. Padres… dejen de entrenar a… su hijo desde la grada. La única voz que un jugador debe recibir junto con las instrucciones es la de su cuerpo técnico. Anima a ellos todo lo que quieras, pero no trates de ser entrenador. Ese no es tu trabajo.
  7. Padres… que aman a su hijo más que a nada en el mundo. Uno siempre quiere lo mejor para ellos (lo cual es comprensible y respetable). Sin embargo, la obligación de un entrenador es hacer lo que es mejor para el equipo. En muchos casos, lo que quiere para su hijo y lo que es mejor para el equipo no es congruente.
  8. Padres… que nunca deberían discutir una estrategia con otro jugador, con el entrenador o con su hijo. Esos 3 pilares son suelo sagrado.
  9. Padres… nunca deberían entrar en el “politiqueo” sobre jugar más o menos tiempo. En serio, un entrenador nunca ha dicho esta frase en un colegio o instituto: “Yo necesito poner a jugar desde el inicio a Juan porque su madre piensa que no está jugando lo suficiente”.
  10. Padres… deberían animar a su hijo a que le comunicara cualquier problema, pregunta o preocupación que tengan con su entrenador y tener una reunión. Como padre, tienes el derecho de ir a un entrenamiento, simplemente a observar, pero nunca debe entrar en una discusión entre su hijo y el entrenador.
  11. Padres… no hablen del entrenador de su hijo en el camino a casa o en la comida. Los comentarios agresivos como “Tu entrenador no sabe lo que está haciendo contigo” o “Yo no creo que tu no debas jugar más”.  No consueles a tu hijo (aunque es lo que desees) porque tendrá una mala actitud y le servirá para poner excusas… las cuales son inaceptables.
  12. Padres… si su hijo no está teniendo los minutos que crees que merece o si pierden un partido difícil… usen la poderosa herramienta de la enseñanza. Enseñádselo. Enséñale que en el futuro puede conseguirlo con un resultado diferente.
  13. Padres… paren de meterse con los árbitros. Es un mal ejemplo y encima te hace parecer un estúpido. Los árbitros lo hacen lo mejor que pueden. En muchas ocasiones, los árbitros tiene la mejor posición y entienden mejor que tu las reglas para pitar lo correcto, entonces, haz de padre. Una declaración así no te hace bien, “¿Podemos parar el juego? Lo siento a todos. La madre que está gritando tiene razón. Su hijo ha hecho falta en la última jugada”.
  14. Padres… es muy poco probable que tu hijo sea un profesional. De hecho, estadísticamente, solo un pequeño porcentaje jugará en l a universidad o a nivel profesional por lo que vamos a disfrutar del viaje. Los días de partido acabaran antes de que te des cuenta. El baloncesto es un vehículo para enseñarle sobre lecciones de la vida que necesitará cuando crezca.
  15. Padres… no empujen a su hijos demasiado. Está bien recomendar. Esta bien que tengas a tu hijo en un alto nivel… pero no le fuerces a hacer tiros extras o entrenamientos adicionales. Eso tiene que venir de él, no de ti. Si ellos eligen ese camino, se su apoyo. Si ellos no lo eligen, si quiere hacer lo mínimo, con el tiempo aprenderán una lección en su vida (no hacer equipo, no jugar más, etc.)
  16. Padres… una de las mejores cosas que puedes hacer es llevarte bien con el entrenador de tu hijo.
Fuente: Betterbasketball