El curioso caso de un jugador que ha pasado 7 años en la universidad. Te contamos su historia…

enero 28, 2018

¿Lo compartes?

Jalan West, base de la universidad de Northwestern State, estaba haciendo esta temporada algo que solo han conseguido otros tres jugadores en la historia de la NCAA: jugar al baloncesto en su séptimo año de universidad. Un ciclo que normalmente lleva entre 1 y 4 años, dependiendo de cuándo decide el jugador dar el salto al baloncesto profesional, que en su caso se ha alargado 3 años más de la cuenta.

Una vez concluido el instituto, West debía dar el salto a la universidad el mismo año que jugadores como Anthony Davis o Andre Drummond, pero no pudo participar en competición al matricularse después del 1 de agosto, fecha límite estipulada por la NCAA para inscribirse. Podía entrenar con su equipo pero no competir. Tras este impás, West firmaría 3 años bastante correctos con la universidad de Northwest State promediando en su 3ª temporada 20 puntos y 7.6 asistencias.

Ahí comenzaría su pesadilla. En el primer partido de su cuarta y última temporada ante Ole Miss y tras haber anotado 25 puntos, West se rasgaría el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, perdiéndose toda la temporada. La NCAA le permitiría volver al año siguiente (práctica habitual con lesiones de larga duración) pero de nuevo la misma rodilla y el mismo ligamento impidieron su regreso.

Por fin, en la temporada 17/18, podría volver a jugar con Northwest State con el curso ya comenzado y con unos promedios lejos de los anteriores a su lesión (12 puntos y 4.6 asistencias). Después de no ser incluido en el roster que juega los partidos de conferencia, West decidió no matricularse para las clases de primavera, poniendo fin a su carrera universitaria. El base era el jugador en activo que más asistencias (652) había repartido en su carrera NCAA.