Una joya que pone los pelos de punta: La última canasta de Drazen Petrovic… (Vídeo)

abril 22, 2017

¿Lo compartes?

“En él convivían dos personalidades: en el campo era un león que no tenía miedo de nada ni nadie, pero en su vida privada era silencioso, educado y amable. El baloncesto era su vida, quizá exagerase los entrenamientos pero le hacía feliz; los técnicos le ayudaron con el trabajo técnico, pero la mayor parte lo consiguió él por su cuenta. A la hora de entrenarse nunca parecía quedar suficientemente satisfecho y ya desde su etapa junior en el Sibenik siempre mantuvo un ritmo demoledor, acudiendo a entrenar a las 7 de la mañana, antes de ir al colegio, lanzando varios cientos de tiros”.

Así le define Vladimir Stankovic en un artículo que escribió en ACB hace unos años.  Habla de Drazen Petrovic. Es mencionar su nombre y se nos ponen los pelos de punta. Verle jugar nos deja sin palabras.

Luka Bassin nos ha acercado a través de twitter  su último partido. Se cumplen 22 años. Fue el 6 de junio de 1993 con Croacia en Wroclaw contra Eslovenia. Era un torneo de clasificación para el Europeo. Fue su última canasta, su última asistencia. En aquel partido anotó 30 puntos.

Al día siguiente no habría canastas ni asistencias. Decidió quedarse en Alemania en lugar de volver a Zagreb como el resto de sus compañeros. Su última decisión.

Termina Stankovic en ese artículo definiendo al ‘Mozart’ del baloncesto: “Su modo de entender la vida era aparentemente (sólo aparentemente), simple: “hoy quiero mejorar más que ayer y mañana más que hoy”. Y lo hizo, hasta aquel trágico 7 de junio de 1993.”

Su último partido, una joya que nos muestra lo que el destino nos robó: