16 jugadores que se pueden estrenar en el All-Star esta temporada, por David Sardinero

enero 2, 2018

¿Lo compartes?

Es una de las grandes citas de la temporada. Este año el All Star Game cambia de formato: no se enfrentarán una conferencia contra otra, sino que dos capitanes irán eligiendo uno a uno a los jugadores para conformar a los equipos, entre los jugadores seleccionados para el evento. Y aquí es donde queremos llegar. El proceso de selección de jugadores tiene menos novedades: se mantienen los 12 jugadores, el voto popular y las conferencias.

Todo para llegar a un evento prestigioso en el que este año veremos varios nombres nuevos, que se estrenarán en esta condición de jugadores All-Star. Con este criterio hemos conformado esta lista de 16 jugadores, de los cuales consideramos que 6/7 tienen muchas posibilidades de estar presentes en la cita de Los Angeles 2018.

Los que tienen más posibilidades

Kristaps Porzingis (New York Knicks)
Empezó la temporada entre los máximos anotadores de la NBA (ahora es el 13º), ha pasado de meter 18 puntos a enchufar 24,5 por partido y todavía no ha sido All-Star. Es una de las caras de una de las franquicias más mediáticas de la NBA y prácticamente hagan lo que hagan los Knicks de aquí a febrero, tendrá un hueco en la gran cita.

Joel Embiid (Philadelphia Sixers)
Ya la temporada pasada apareció en algunas quinielas y este será su año. Sus números son de élite en la NBA (casi 24 puntos y 11 rebotes) y los Sixers están cerca de los puestos de playoffs. Si a esto le sumamos que Embiid es un auténtico showman, perfecto para el All-Star, podemos concluir que reúne todos los ‘requisitos’. Salvo lesión, no hay discusión posible.

Bradley Beal (Washington Wizards)
Otra de las apuestas que ofrecen más garantías. El año pasado, en un Este más potente en cuanto a estrellas, también apareció entre los posibles All-Star y este curso está manteniendo un nivel altísimo, aumentando ligeramente sus números (más de 23 puntos por noche). Está reboteando mejor que nunca y los Wizards están en la parte alta del Este, así que debería estar en la cita de LA representando a los Wizards junto a John Wall.

Victor Oladipo (Indiana Pacers)
Un caso peculiar, porque muy pocos le esperaban en estas quinielas al principio de la temporada. Es el jugador más importante en uno de los equipos de moda (Indiana Pacers) y los números le acompañan: promedia 24,9 puntos, más de 5 rebotes y casi 4 asistencias por partido, con un espectacular 42% de acierto en triples. Se puede aprovechar de la fuga de estrellas del Este (George, Carmelo, Jimmy Butler…) para hacerse un hueco en el que sería su primer All-Star.

Karl-Anthony Towns (Minnesota Timberwolves)
No es sencillo apostar por el All-Star en el Oeste, con una acumulación brutal de estrellas, pero incluso ahí Towns tiene posibilidades. Con la llegada de Jimmy Butler ha bajado su producción ofensiva, pero sigue ofreciendo grandes números: 20 puntos y 11,6 rebotes por partido, con un 40% de acierto en triples. El año pasado se quedó fuera pese a promediar 25 puntos por choque, pero este año ha cambiado un aspecto clave: sus Timberwolves están ganando y están en puestos de playoffs. De este año no debería pasar su estreno en el All-Star.

Nikola Jokic (Denver Nuggets)
La temporada pasada ni siquiera estaba en estas quinielas, pero su explosión en la segunda parte del curso y su arranque de temporada nos hacen pensar que puede estar a este nivel, aunque una lesión le haya frenado en el final de 2017 (se perdió un par de semanas en diciembre). Su caso también es peculiar, porque sus números son peculiares: 16 puntos por noche, pero acompañados por 10 rebotes y 4,6 asistencias por partido. Es el jugador más importante de los Denver Nuggets, que tienen balance positivo. Un tipo que da espectáculo con sus pases imposibles y que puede encajar bien en el All-Star.

Ben Simmons (Philadelphia Sixers)
Desde Blake Griffin, en 2011, no hay un rookie que haya jugado el All-Star en su primer año en la NBA. No es algo habitual, pero ojo porque Ben Simmons tiene posibilidades de hacerlo esta temporada. Se juntan varios factores en su caso: números espectaculares (16,6 puntos, 8,6 rebotes y 7,5 asistencias por partido), un equipo cerca de playoffs y el hecho de que, si van dos jugadores de los Sixers al All-Star, él debería ser el segundo (junto a Joel Embiid, al que damos por seguro). Le puede penalizar que los Sixers estén ahora mismo fuera de playoffs, pero posicionalmente pueden ‘encuadrarle’ como exterior o como interior, en lo que es otro factor que favorece su elección.

Los que tienen opciones… pero más complicadas

Jaylen Brown (Boston Celtics)
El Este va a estar divertido este año a la hora de elegir All-Stars. El buen arranque de los Celtics, líderes de la Conferencia tras una racha de 16-0 y con un espectacular balance de 30-10, hace concebir esperanzas en que vaya algún jugador más de esta plantilla al All-Star. Damos por segura la presencia de Kyrie Irving. Los entrenadores seguramente elijan a algún celtic más, y en este contexto no podemos olvidar a Al Horford, pero el nombre de Jaylen Brown, con más de 14 puntos por partido, empieza a sonar.

CJ McCollum (Portland Trail Blazers)
Uno de los eternos olvidados del All-Star que este año vuelve a aparecer en las quinielas. Ha bajado ligeramente su producción ofensiva (de 23 a 21 puntos), pero sus números siguen siendo buenos y los Blazers tienen un buen balance. Su principal problema puede estar en su equipo: Lillard es otro de los tradicionales ausentes en las elecciones del All-Star (aunque fue como sustituto en 2015) y este año deberían saldar esa deuda histórica con él. ¿Son demasiados dos Blazers en un Oeste abarrotado de estrellas? Por ahí pasan las opciones de McCollum.

Rudy Gobert (Utah Jazz)
A principios de temporada muchos apostaban por Gobert como All-Star, pero a día de hoy sus opciones parecen haber disminuido. Primero por la lesión que atraviesa; no está claro cuándo volverá a las canchas después de un problema en la rodilla, el segundo de la temporada para él. Y segundo, porque han bajado sus números en tres categorías clave para él: menos puntos, menos rebotes y menos tapones. Esto, en un equipo con balance negativo. Su candidatura parece muy improbable esta temporada.

Goran Dragic (Miami Heat)
Otro que nunca ha sido All-Star y que este año tiene posibilidades. Es un habitual en estas quinielas, desde su época en los Phoenix Suns, pero nunca ha sido elegido. Este año han bajado sus prestaciones (de 20 puntos a 16,5 por partido), asiste menos y mete menos triples. Con los Miami Heat por encima del 50% de victorias, tiene posibilidades en función de cómo se configuren los equipos.

Clint Capela (Houston Rockets)
Atentos al suizo: promedia un doble-doble (14 puntos, 11 rebotes y casi dos tapones) en el equipo que más gana en el Oeste. Si siguen a este ritmo de victorias (y es muy probable) podría haber dos jugadores de los Rockets en el All-Star. Uno de ellos será James Harden, cuya presencia es obvia. Y el segundo podría ser Chris Paul, Eric Gordon… o Clint Capela. Es un jugador defensivo, limitado en ataque y con pocos recursos, pero extremadamente útil y eficiente. Veremos si su nombre entra en las quinielas.

Tobias Harris (Detroit Pistons)
Una de las grandes revelaciones de la temporada. Empezó a un nivel estratosférico que está manteniendo dignamente: 18 puntos y 5 rebotes por partido con un sensacional 44% de acierto en triples. Su presencia puede estar condicionada al balance de los Pistons, que a día de hoy están en la parte alta del Este y pueden soñar con tener dos representantes. Asumiendo que uno sería Drummond, jugadores como Tobias Harris o Reggie Jackson pueden tener opciones.

Hassan Whiteside (Miami Heat)
Un caso similar al de Goran Dragic. Jugadores decisivos en un equipo que gana bastante como los Heat, pero cuyo rendimiento individual ha bajado respecto a la temporada pasada (menos puntos, menos rebotes y menos tapones que el curso anterior). Aun así, tiene opciones de ganarse un puesto si los Heat se mantienen en puestos de playoffs, pero no ha tenido el despegue que de él se esperaba esta temporada, con lesiones que le han obligado a perderse varios partidos. Veremos si físicamente sigue con problemas.

Devin Booker (Phoenix Suns)
Puede ser el jugador que más puntos mete en la NBA esta temporada que se queda fuera del All-Star. Está en 24,9 puntos por partido, pero tiene dos problemas graves: los Suns tienen un balance malo y el Oeste está plagado de estrellas por fuera. A Booker, que es extremadamente joven (acaba de cumplir 21 años) y tendrá muchas oportunidades en su carrera de ser All-Star. Este año parece complicado.

Khris Middleton (Milwaukee Bucks)
Otro jugador que puede tener opciones, aunque no parece sencillo. Está firmando su mejor temporada en la NBA, con más de 20 puntos y topes en rebotes (5,2) y asistencias (4,4), pero sus posibilidades parece que van estrechamente vinculadas a lo que hagan los Bucks de aquí a febrero. Si los Bucks mantienen su balance, que está por encima del 50%, se puede pensar en la posibilidad de que vayan dos jugadores de ese equipo. La presencia de Antetokounmpo es obvia, y un 2º buck en el All-Star podría ser Middleton o Bledsoe.