¿Caída en los mocks? Seis razones por las que el stock de Doncic puede verse afectado

junio 10, 2018

¿Lo compartes?

Hace solo unas semanas, cuando los Phoenix Suns anunciaron la contratación de Igor Kokoskov como entrenador jefe, parecía que Luka Doncic tenía muchas opciones de pelearle el primer puesto del draft a DeAndre Ayton.

Hoy sería toda una sorpresa que eso sucediese. Ayton se ve como número uno claro, y esa es la sensación que comparten también los periodistas especializados. No solo eso: parece incluso que existen posibilidades de que Doncic caiga algún puesto más. Los mocks no son precisamente ninguna ciencia exacta, no dejan de ser meras elucubraciones, pero.. ¿a qué se deben estas dudas de última hora sobre el esloveno? Aportamos algunos posibles motivos.

Sobrerreacción a la información

Hay muy pocos mocks que de verdad cuenten con información totalmente fiable. DraftExpress (ESPN) a través de Jonathan Givony o The Ringer por Kevin O’Connor son dos ejemplos, pero no hay muchos más. El resto tratan de mezclar las informaciones que dan estos o gente como Adrian Wojnarowski con sus intuiciones y opiniones personales.

Por ejemplo, Luka Doncic era el número 2 en la mayoría de mocks e incluso el 1 en algunos hasta que Givony publicó que podía caerse del top 3 después de la Final Four (allí nos concedió esta entrevista). Muchos analistas han actualizado sus previsiones de forma acorde a esa información. Givony ha bajado a Doncic al 4 en su última actualización.

La calidad de la competencia

Se presupone que este es un draft con buena calidad al menos en sus puestos altos. Ahora todos quieren tener su unicornio particular, y Ayton, Jaren Jackson Jr. y Mohamed Bamba presentan la esperanza de poder desarrollarse en ese sentido. Ayton es el que más ha destacado durante la temporada universitaria, pero Jackson intriga por su mezcla de agilidad, acierto de tres e intimidación, mientras que Bamba tiene un perfil físico sin igual y también parece estar trabajando en su rango de lanzamiento.

Además, Marvin Bagley tiene las hechuras de un jugador ofensivo dominante, y si Michael Porter Jr. se cae de las primeras posiciones será en su mayor parte debido a su lesión de espalda y las posibles consecuencias de esta, no por su falta de calidad.

Un intenso nivel de escrutinio

Si sumamos los encuentros que ha disputado Luka Doncic desde el comienzo del pasado Eurobasket, entre todos suman una cantidad bastante similar a lo que supone una temporada regular en la NBA. Por otra parte, en su último año universitario DeAndre Ayton jugó 35 partidos, los mismos que Jaren Jackson Jr, Marvin Bagley se vistió de corto en 33 y Mohamed Bamba lo hizo en 30.

Ninguno de sus rivales ha llegado a jugar ni la mitad de los partidos que Doncic en esta temporada, y estar continuamente bajo el foco lleva consigo un intenso nivel de escrutinio. Una vez que tus ojos dejan de brillar con cada nuevo movimiento del esloveno empiezas a fijarte de forma progresiva más en lo que no puede o no sabe hacer aún que en lo que ya domina. Tras casi 80 partidos, sus virtudes, pero también sus defectos, están más que documentados.

En cierta medida, los scouts pueden haberse acostumbrado a lo extraordinario de Luka, conocen mejor cuáles son sus puntos fuertes, pero también los débiles, y la intriga de lo que desconocen en otros jugadores a los que se ha visto menos hace que ganen en interés.

Su ausencia en los workouts individuales

Parece mentira que, después de decir que uno de los motivos de su posible caída es la gran cantidad de vídeo que hay disponible sobre él, digamos que otro porqué puede estar en la falta de entrenamientos privados, pero este es un punto muy importante para las franquicias NBA pues son situaciones en las que tienen todo el control sobre lo que sucede en la pista.

Debido al calendario de los Playoffs de la ACB, Doncic podría llegar a la noche del draft del 21 de junio sin haber entrenado individualmente con las franquicias. Una vez que el Real Madrid se ha clasificado ya para la final de la ACB, su temporada se alargará como mínimo hasta el 18 ó 19 de junio, lo cual le dejaría tiempo para hacer un viaje exprés, como mucho. Pero para que se produzca ese escenario el Madrid tendría que barrer otra vez con un 3-0. Un cuarto partido de la serie se iría ya al 20 ó 21 de junio (la misma noche del draft), y un quinto hasta el 22 ó 23.

¿Es una estupidez que le penalice no hacer entrenamientos cuando es el jugador del draft del que más información pública tenemos? Hasta cierto punto, pero si eres un general manager que elige en los primeros puestos fallar te puede costar tu trabajo, y en esa situación querrías disponer de toda la información posible. Si tienes dudas es algo que puede decantar la balanza.

Dudas sobre su físico. ¿Prejuicios?

Las mayores dudas con Luka Doncic siempre han llegado por el apartado físico. No por el tamaño, pues Luka tiene la altura e incluso el peso necesario para aguantar el tipo en la NBA, pero sí por su primer paso y su velocidad lateral. La falta de explosividad en la arrancada la está compensando con recursos en el bote, pero puede pasarlo peor contra defensores físicos y rápidos en la NBA. Y su dudosa agilidad lateral le penalizaría en la faceta defensiva.

De todas formas, estas dudas parecen exagerarse también en ocasiones en Estados Unidos, donde es habitual tirar del estereotipo de que los blancos y europeos no tienen físico adecuado para la NBA. Aquí lo estamos analizando como posible candidato al número uno del draft, con lo cual se exige un nivel de élite en la mayoría de las categorías posibles, pero no hemos visto en las últimas décadas en Europa nada igual en cuanto a nivel de juego, ni a nivel físico, a lo de Luka Doncic a los 19 años.

Y, aunque en parte sea genética, el físico también se entrena.

Cortinas de Humo

Cuando hablamos del mercado en la NBA, y el draft no deja de ser una parte de ese mercado, siempre me gusta recordar las palabras que pronunció en su día Don Nelson:

“Si ves que mis labios se mueven en esta época del año, probablemente esté mintiendo”.

Al principio decía que hay muy pocos periodistas que de verdad reciben información directa desde dentro de las franquicias. Y si se filtra esa información, es porque hay algún interés detrás. Esto es como una gran partida de póker: mientras intentan esconder sus propias cartas, todos tratan de averiguar con qué está jugando el resto.

Solo cuando Adam Silver salga a la palestra a anunciar las elecciones en la noche del draft sabremos si alguien se está tirando un farol.