NBA

Los tres pilares que explican el gran inicio de los Celtics en la NBA

noviembre 9, 2017

¿Lo compartes?

Después de sumar dos derrotas en los primeros partidos de la temporada, los Boston Celtics han encadenado una racha de 10 victorias consecutivas. 10 partidos ganados cimentados en un dato objetivo, medible: son la mejor defensa de la NBA. Lo dicen los números tradicionales (son el equipo que menos puntos recibe, 94,6 por partido por 103,5 anotados) y las estadísticas avanzadas, con el mejor rating defensivo de toda la liga (95,6 por por 100 posesiones), en un dato que se reduce hasta el 93,9 durante este tramo de 10 victorias en el inicio de la temporada NBA.

Una reacción perfecta tras la lesión de Gordon Hayward y después de un verano en el que han perdido a dos referentes en su defensa como eran Avery Bradley y Jae Crowder. Sin ellos, incorporando nuevas piezas (ha cambiado por completo el juego exterior de Boston) y con la ausencia de Hayward, fichaje rutilante también en verano, Brad Stevens ha conseguido diseñar un engranaje defensivo de élite, incluso muy por encima de lo esperado. Un sistema defensivo basado en tres pilares que explicamos a continuación:

Compromiso grupal

No es casualidad que la mejor versión defensiva de los Celtics en los últimos años haya llegado después de uno de los momentos más duros en la historia reciente de la franquicia, la salvaje lesión de Hayward. Una vez superado el shock inicial, que marcó el partido ante los Cavs y posiblemente la siguiente derrota, ante los Bucks en back-to-back, los verdes han apelado a su orgullo céltico como arma de reacción ante las adversidades y lo han focalizado en una defensa plagada de compromiso de todas las piezas, algo indispensable para cualquier equipo que pretenda defender su aro de forma solvente y más en una franquicia en la que el compromiso y la entrega siempre ha sido una de sus señas de identidad.

El resultado es una defensa agresiva, sin vacíos, con mucha actividad y con mucho dinamismo para dar (o amenazar) con ayudas y con capacidad de tapar y cortar líneas de pase, un aspecto que nos lleva al segundo punto clave del nuevo sistema céltico.

Tamaño del nuevo juego exterior

Es evidente que ha habido cambios de piezas en estos Celtics y el resultado salta a la vista. Kyrie Irving es mucho más grande que Isaiah Thomas y el combo que forman Jaylen Brown y Jayson Tatum también es mucho más grande que la pareja formada por Avery Bradley y Jae Crowder. Una nueva ecuación que, tal y como explican a la perfección en el podcast Línea de Fondo, permite a los Celtics dos vertientes interesantes en defensa: tapar líneas de pase, ocupar mucho espacio y cambiar de asignaciones defensivas en los bloqueos. Algo que sucede tanto con los tres exteriores titulares como cuando entran jugadores de la segunda unidad como Marcus Smart, muy agresivo en el uno contra uno, o Rozier.

También favorece las ayudas y aunque hablemos de jugadores muy jóvenes (Tatum es rookie y Jaylen Brown es un jugador de segundo año), ambos tienen una genética privilegiada y condiciones para llegar a ser buenos defensores y, de momento, aguantar bien en el uno contra uno, precisamente un punto que el año pasado era la gran laguna de los Celtics (Isaiah Thomas es uno de los peores bases en defensa de toda la liga) y que el sistema se encargaba de tapar constantemente.

Al Horford como eje atrás

Es el mayor especialista defensivo de estos Celtics y ahora, con Aron Baynes en el puesto de 5, está liberado de la carga de batallar constantemente con el 5 rival. Sus condiciones le permiten emparejarse con cualquier interior de los que les gusta jugar por fuera e incluso aguantar a los pequeños en los cambios o hacer ayudas a compañeros que intentan asaltar la línea de pase rival. E insistimos en el rol de Aron Baynes, que está jugando 19 minutos por partido, saliendo de titular y consiguiendo el mejor defensive rating de todo el equipo: los Celtics tan solo permiten 87,2 puntos por 100 posiciones cuando Baynes pisa la cancha.

Lo hace al lado de Horford, un líder vocal en defensa, con un rol capital en este equipo que explica perfectamente esta interesante pieza. Un cóctel de elementos que parecen sostenibles a medio plazo y que han hecho de los Celtics un equipo muy difícil de superar en su aro, principalmente en línea exterior, donde tienen los mejores datos de toda la NBA en cuanto a menor porcentaje de acierto en tiros desde fuera del rival.

La defensa de los Celtics en datos

-La mejor defensa de toda la NBA (y 12º ataque): 95,6 defrtg.

-Al contraataque solo conceden 8 puntos por partido, el 4º mejor dato de toda la NBA.

-Tampoco conceden demasiados puntos en 2ªs oportunidades (8,9 por partido,también el 4º mejor dato).

-Dejan al rival en un 42,9% de acierto (también 4º mejor dato de toda la NBA).

-Es el segundo equipo que menos triples encaja por partido (solo 8,3).

-Es el equipo que concede porcentajes de acierto más bajos a medida que nos alejamos de la canasta. Solo permiten un 29,4% de acierto en triples, el mejor dato de toda la NBA.