¿Es LeBron James el jugador físicamente más exigido de la historia? Datos y comparativa con otras leyendas

marzo 22, 2018

¿Lo compartes?

Con 33 años, y en su decimoquinta temporada como profesional en la NBA, LeBron James está firmando sus mejores promedios de siempre en rebotes (8.6) y asistencias (9.1) durante una fase regular. Acompaña esos registros con 27.4 puntos por encuentro y un 54% de acierto en tiros de campo.

Su rendimiento representa una anomalía, considerando a qué tipo de esfuerzos y presión ha estado sometido durante toda su carrera. Por ello, el propósito de estas líneas es apuntar hacia un aspecto que, siendo considerado, puede convertir a James -incluso a su versión actual, teniendo aún carrera por delante- en el jugador con más exigencia física a cuestas de todos los tiempos.

Vamos a explicarlo.

Este curso James está disputando 37.2 minutos por encuentro, cifra que lidera la NBA. Nadie promedia más minutos que él y, para colmo, no se ha perdido un solo partido esta campaña. Pero eso es únicamente la punta del iceberg. En el total de su trayectoria, LeBron acumula 43.910 minutos de fase regular. Esa cifra le pone ya en el top 21 histórico, siendo cuestión de días que pueda situarse en el top 20. Podría parecer que aún está lejos de las primeras posiciones pero la realidad es que, a su edad, su carga es desmesurada.

Kareem Abdul-Jabbar (57.446 minutos), Karl Malone (54.852) y Kevin Garnett (50.418) son los tres jugadores que más minutos han estado en pista durante su carrera en fase regular NBA. De ellos Garnett es el único que, como LeBron, no pasó por el baloncesto universitario. Pero vean la comparativa de qué marcas llevaban esos tres hombres, leyendas del baloncesto, a la edad de James:

  • Jabbar: 37.890 minutos
  • Malone: 36.799 minutos
  • Garnett: 41.695 minutos

Con 33 años ninguno de ellos estaba cerca del jugador de los Cavs. Eso sí, si computásemos las quince primeras temporadas de todos ellos, Jabbar acumularía 45.743 minutos (más minutos que James) y Malone 44.608 (dato también ligeramente superior). Ambos cumplieron esa decimoquinta temporada con 36 años. Tres más de los que tiene James ahora.

El top 3 histórico en volumen de minutos está integrado por jugadores interiores, tradicionalmente con una mayor longevidad en estos casos. El primer jugador de perímetro que aparece en la lista es Jason Kidd (cuarto), con un total de 35.363 minutos a los 33 años. A años luz de James. El primer prototipo de alero (es decir ni interior ni base) pasa a ser Kobe Bryant (sexto), con 42.377 minutos a la edad de James. Dato levemente inferior pero en esa misma línea.

La progresión de James es, como ven, sólo superada por Jabbar en cuanto a número de temporadas. Y directamente no conoce precedentes en cuanto a edad. Pero a esto hay que sumar otro detalle: el minutaje en la fase final.

A día de hoy, Tim Duncan (9.370 minutos) es el jugador con más minutos acumulados en la fase final. Pero justo después ya aparece James, con 9.127, por lo que podría ser el líder de siempre durante los próximos playoffs. LeBron ya ha superado a Kareem Abdul-Jabbar (8.851) y Kobe Bryant (8.641), que antes completaban el top 3.  A la edad actual del jugador de los Cavs, Duncan tenía 6.203 minutos de experiencia en la fase final, casi 3.000 menos. Y Jabbar sólo 3.524 en total, una diferencia enorme con respecto a James.

Sumando ambas categorías, minutos de fase regular y de fase final, James ha rebasado ya la frontera de los 53.000 minutos en la NBA. La carga del jugador de los Cavs es asombrosa, especialmente considerando que no ha padecido lesiones que le apartasen del rectángulo períodos prolongados y durante toda su carrera ha tenido un rol primordial en sus equipos, algo que impedía que esos minutos resultasen, de un modo u otro, de baja intensidad. En cada una de sus quince campañas, ha disputado más del 83% de partidos de fase regular y su promedio de minutos antes de que lleguen playoffs está muy cerca de los 39 por encuentro. En la fase final es directamente más salvaje aún: más de 42 minutos por duelo de media.

Son más de 53.000 minutos como profesional con 33 años. Y todos esos minutos siendo el jugador más relevante de sus estructuras colectivas. A ese bagaje en la NBA hay que sumar cuatro participaciones en verano con su selección, tres olímpicas y una en un campeonato del mundo. Con todos esos datos sobre la mesa se podría defender la postura de que LeBron James va camino de ser el jugador más exigido físicamente de la historia de la NBA. El perfil definitivo de superhombre. Porque ya no es sólo el nivel que haya sido (y es) capaz de desplegar sobre la pista sino el volumen físico que ha tenido que soportar cada temporada para desarrollarlo.

Fecha original del texto: 7 de abril de 2017. Datos actualizados a 22 de marzo de 2018.