NBA

22 ejemplos de la increíble ética de trabajo de Kobe Bryant

agosto 23, 2017

¿Lo compartes?

Las leyendas se forjan trabajando. Haciéndolo al máximo. En ocasiones al límite de lo tolerable.

El portal ‘UK Business Insider’ recuperó hace unos meses 22 muestras que definen el carácter competitivo de Kobe Bryant, hasta qué punto ha trabajado en su carrera para convertirse en uno de los más grandes de la historia. Y periódicamente resulta interesante recordarlo. El recopilatorio te descubrirá una ética de trabajo simplemente extraterrestre, la gran virtud de Kobe en su trayectoria. La mejor cualidad posible.

1) Trabajaba más duro y desde más pronto que el resto de estrellas

Contaban Bosh y Wade que en el inicio del training camp de la selección de Estados Unidos en 2008, para preparar los Juegos Olímpicos de Pekín, cuando se disponían a desayunar vieron cómo Kobe regresaba con hielo en las rodillas. “Tío, son las ocho de la mañana, ¿de dónde viene?”, dijo Bosh al resto. Más tarde Wade resolvió la duda. “Se había levantado tres horas antes y ya había completado un entrenamiento él solo”.

2) Decidió perder más de 7 kilos para preparar los Juegos Olímpicos de Londres

No es que estuviese fuera de forma, sino que quería hacerlo para cuidar sus rodillas y prolongar su mejor estado físico el máximo tiempo posible, pensando que justo después llegaría otra temporada completa NBA. Sólo así, cuidando al máximo su cuerpo, se puede prolongar tanto una carrera.

3) Solía levantarse a las 5 de la mañana para entrenar… ya estando en el Instituto

Antes de clase, sesión de entrenamiento. De 5 a 7 de la mañana. Así comenzaba sus días.

4) Jugaba diferentes ‘uno contra uno’… al mejor de cien puntos

Lo hacía en el Instituto, ante sus compañeros. Era un buen modo de coger ritmo. Nadie logró meterle nunca más de 12 puntos (100-12).

5) Siempre el primero en el gimnasio, incluso estando lesionado

Durante la campaña 1999-2000, Kobe se rompió la muñeca. Contaba John Celestand que al día siguiente él esperaba ser el primero en llegar al gimnasio, sabiendo que Kobe estaba lesionado. Pero cuando entró… se encontró a Bryant ya empapado en sudor, con un yeso en el brazo derecho… y lanzando con la izquierda.

6) Contaba todos sus tiros anotados en los entrenamientos, sólo paraba al llegar a 400

400 en cada entrenamiento. Da vértigo pensar cuántos ha podido anotar a lo largo de su carrera.

7) Pidió a Nike, su marca comercial, cambiar unos milímetros unas zapatillas para mejorar su tiempo de reacción

Unos milímetros en la parte trasera para ganar una décima de tiempo en pista. Ésa fue la explicación.

8) Una dieta extremadamente sana

Eliminó por completo el azúcar de su dieta, también las pizzas y derivados. “No tomo suplementos, sólo reviso mi dieta y entreno muy duro. Creo que es lo más importante”

9) Hielo en las rodillas tres veces al día y sesiones de acupuntura

20 minutos tres ocasiones cada día Kobe se pone hielo en las rodillas, además de realizar sesiones de acupuntura para prevenir lesiones.

10) Solía entrenar movimientos de partido… sin balón

Lo contaba Shaq. “Llegabas y estaba cortando y moviéndose como si estuviese driblando o tirando, pero no tenía el balón. Pensaba que era absurdo, pero estoy seguro de que le ayudaba”.

11) Curiosidad infinita, deseo por aprender y no tener miedo a preguntar

Kobe siempre trataba de hablar con todo tipo de empresarios para conocer sus secretos, saber cómo llegaban a obtener éxito. “Muchas de las preguntas que les hacía era muy simples, incluso estúpidas. Pero no sé, tenía que preguntarlas, quería saber más sobre sus carreras, sus negocios, cómo dirigían y de qué forma veían el mundo”.

12) Sesiones de vídeo… incluso en los descansos de los partidos

En ocasiones en los descansos llegaba al vestuario, reunía a los compañeros, encendía el portátil y les mostraba acciones para generar mejores lanzamientos.

13) Dice que aprendió a tocar una pieza de Beethoven… de oído

Más allá del baloncesto, siempre tenía interés por aprender.

14) La bendición de Jordan

Jordan, el ídolo de Kobe, reseñó que Bryant era el único jugador en la historia que había tenido una ética de trabajo como la suya.

15) Planes de trabajo de una intensidad desmedida en días de partido

Más de una docena de ejercicios de gran exigencia. Entre ellos series especiales de flexiones, en los que al subir su cuerpo ejercía tanto impulso como para golpearse el pecho con ambas manos antes de volver a bajar.

16) Cuatro horas de entrenamiento diario durante la fase regular

Entre sesiones de equipo y las individuales. Pero durante los Playoffs era aún más.

17) Tras los entrenamientos, elegía compañeros aleatoriamente para practicar movimientos

Similar a lo que hacía en el Instituto, sólo que ya en la élite. En cierto modo eran ‘conejillos de indias’ para que Kobe probase nuevos movimientos contra ellos.

18) Se planteó “reventar” los plazos de recuperación tras la lesión en el Aquiles

A pesar de ser una lesión que en el caso de jugadores veteranos había tenido efectos demoledores sobre sus carreras, casi hasta el punto de la retirada, y de acumular ya muchos minutos durante su trayectoria… Kobe se lo tomó como un reto personal.

19) La perfecta definición de un scout 

En 2008 un scout NBA definió su estilo. “A Iverson le encanta jugar cuando las luces se encienden. A Kobe le encanta trabajar antes de que lo hagan”.

20) Una sesión maratoniana

Según revelaba un componente del equipo técnico de la selección estadounidense, en una ocasión Kobe realizó una sesión de entrenamiento desde las 4:15 hasta las 11 de la mañana. Se negaba a abandonar la pista hasta que no llegase a anotar 800 tiros.

21) Descartó por completo un documental sobre él mismo por detalles que no le gustaban algunos detalles

El proyecto comenzó de cero a causa de su obsesión por el detalle y que todo estuviese perfecto.

22) Cómo le gustaría ser recordado

“Como una persona que cumplió con creces, eso significaría mucho para mí. Eso significa que he puesto muchísimo trabajo y exprimido hasta la última gota de jugo que haya tenido”.