¿Es este el equipo más flojo que ha llevado LeBron James a unas Finales? Ponemos la lupa en los números

junio 10, 2018

¿Lo compartes?

Menospreciar a los demás es una de las tácticas más utilizadas habitualmente para alabar a alguien. Y eso tiende a potenciarse cuando hablamos de deportistas. La estrategia puede tener dos vías, siendo la primera de ellas una más directa, restando valor a lo conseguido por el jugador con el que se está haciendo la comparación. La otra forma de hacerlo no recurre a la confrontación directa con la competencia, sino que se basa en desacreditar las cualidades de los compañeros del jugador en cuestión al que se quiere ensalzar.

Ese jugador en cuestión, en el caso que nos ocupa, es LeBron James. Haber llegado hasta las Finales por octava ocasión consecutiva es toda una hazaña, más aún después de haber perdido a Kyrie Irving el verano pasado y de que los dos grandes traspasos realizados no hayan tenido el impacto deseado. En resumen, el argumento es que LeBron prácticamente ha arrastrado a sus compañeros a las Finales. ¿Hasta qué punto es esto cierto y cómo se compara con ocasiones pasadas?

De entrada, vamos a obviar sus cuatro años en los Miami Heat. En Florida, James compartió pista durante todos sus viajes a la postemporada con Dwyane Wade, Chris Bosh y una batería de secundarios que les colocaban en la élite del talento de la liga, excluyendo a estos conjuntos de esta discusión. No, si vamos a hablar de LeBron James llevando a caballito a sus compañeros hasta las Finales tenemos que centrarnos especialmente en sus años en Cleveland, poniendo el foco en tres casos diferentes.

Para hablar de ellos vamos a comparar la composición de sus plantillas, centrándonos más concretamente en los ocho jugadores con más minutos en cada una de esas temporadas (excluyendo al propio LeBron), y también analizaremos su eficacia a partir de tres estadísticas de impacto individual: el PER, el Box Plus/Minus y el Value Over Replacement Player. Podemos encontrar sus definiciones en el Diccionario de Estadística Avanzada de Andrés Monje:

  • PER (Player Efficiency Rating): índice, desarrollado por John Hollinger, que computa la eficiencia individual en base a la productividad por minuto.
  • Box Plus/Minus: índice que computa, por 100 posesiones, la aportación de un jugador, según su aporte estadístico, al rendimiento global de un equipo.
  • Value Over Replacement Player: estimación estadística del impacto de un jugador, por 100 posesiones, sobre el impacto que ofrece su recambio, expuesto en un equipo medio y durante una temporada de 82 partidos.

De esta forma trataremos de hacernos una idea del verdadero nivel que han tenido los compañeros que han acompañado LeBron James.

Cleveland Cavaliers 2014-15

Dentro de las tres muestras a comparar, este caso se plantea el primero porque es claramente una excepción. Teniendo en cuenta que Kevin Love se perdió la serie entera y Kyrie Irving solo pudo disputar un partido, parece un milagro que los Cavs llegasen a ponerse por delante de los Warriors.

LeBron estuvo solo en esas Finales, pero no en el camino hacia ellas. Además del evidente impacto de Irving y Love, también contaron con temporadas eficientes de Tristan Thompson, Timofey Mozgov o Iman Shumpert. Lo visto en las Finales fue lo que hubiera sucedido con cualquier otro equipo al que le quitas a su segundo y tercer mejor jugador.

Para llegar hasta allí superaron a los Celtics del segundo año de Brad Stevens en primera ronda; a los Chicago Bulls de Jimmy Butler, Pau Gasol y el ya mermado Derrick Rose en segunda ronda; y a los Atlanta Hawks de los cuatro All Stars, uno de los equipos que mejor baloncesto hicieron en los últimos años, en Finales de Conferencia.

Cleveland Cavaliers 2006-07

El primer milagro de LeBron James, liderando a este equipo en una Conferencia Este que se había llevado dos de los últimos tres anillos. Más allá de un buen pívot como Zydrunas Ilgauskas y un par de buenos jugadores de rotación, no hay explicación lógica para que este conjunto de personalidades llegase a tener el privilegio de comerse una barrida por parte de los San Antonio Spurs en las Finales.

Este fue el primer aviso de lo que vendría después en la carrera de LeBron James, pero también de lo que tendría que esperar hasta tener un equipo competitivo de verdad para luchar por un anillo con ciertas garantías. Los Cavaliers no fueron capaces de darle otra estrella en los siguientes años, peleando con colecciones mejores o peores de secundarios hasta que llevó sus talentos a South Beach.

Para llegar hasta esas Finales los Cavs vencieron a los correosos Washington Wizards de Gilbert Arentas, Antawn Jamison y Caron Butler en primera ronda; a los New Jersey Nets de Jason Kidd y Vince Carter en segunda ronda; y a los experimentados Detroit Pistons de Chauncey Billups, Rip Hamilton, Tayshaun Prince y Rasheed Wallace en Finales de Conferencia.

Cleveland Cavaliers 2017-18

Parecía que lo del joven LeBron de 22 años y los Cavaliers de 2007 era una hazaña que no podía repetirse, y sin embargo es probable que James se haya superado 11 años después. Con la exigencia de traspaso de Kyrie Irving, la llegada de un lesionado Isaiah Thomas y el marcado bajón en el rendimiento de J.R. Smith y Tristan Thompson, solo Kevin Love ha aportado una eficiencia digna de mención a este equipo. La cosa no mejora si hacemos la excepción de añadir a los jugadores llegados en el trade deadline: George Hill ha seguido en la línea en la que se encontraba en Sacramento, tanto Jordan Clarkson como Rodney Hood han rendido por debajo de las expectativas generadas, y solo Larry Nance ha tenido un impacto positivo real… para verse después fuera de la rotación en la mayor parte de los Playoffs.

Basta con ver la cantidad de casillas rojas que nos encontramos en el cuadro de arriba para reforzar lo observado con nuestros propios ojos en la pista. La única posibilidad que tenía este conglomerado de ineficiencia era contar con uno de los mejores de la historia en su bando, y LeBron ha respondido con otra temporada monstruosa incluso en medio de todos los rumores que lo colocan fuera de Cleveland el próximo verano.

Para llegar hasta aquí los Cavs superaron a los remodelados Indiana Pacers del futuro MIP Victor Oladipo; barrieron a los Toronto Raptors, quienes ganaron 59 partidos y aseguraron la primera plaza del Este para luego caer como un castillo de naipes en segunda ronda; y vencieron a los mermados pero excelentemente entrenados y eficientes Boston Celtics en Finales de Conferencia.

Unos números paranormales… incluso para LeBron James

Como decíamos antes, estos Cavaliers necesitaban un líder capaz de arrastrar una carga enorme. La respuesta de LeBron James ha sido firmar la temporada con el VORP y el BPM más alto de la historia para alguien con 33 años o más, y solo Karl Malone tuvo un PER superior al de LeBron a estas edades. Incluso sabiendo que estadísticamente James ha tenido varias temporadas mejores que esta, la sensación es que los números se suman a un conocimiento cada vez más profundo del juego, y lo ha hecho disputando por primera vez los 82 partidos de la temporada regular y liderando la NBA en minutos jugados. Tampoco en Playoffs ha descansado, y estuvo en pista en 94 de los últimos 96 minutos de la serie contra los Boston Celtics.

Hace unos días Tom Haberstroh daba un dato demoledor: futuros hall of famers como Kevin Durant, Dirk Nowitzki, James Harden, Russell Westbrook y Dwyane Wade suman cada uno siete encuentros a lo largo de su carrera con al menos 40 puntos anotados en Playoffs. LeBron James también llevaba siete en esos momentos… pero únicamente en estos Playoffs. Tras el primer partido de las Finales son ocho. Y en su carrera suma ya 27, solo superado por los 38 de Michael Jordan.*

Con mejores o peores compañeros, son ocho ya las Finales consecutivas. Que en ocho años no haya habido ninguna excepción a su dominio en el Este es una anomalía en sí misma. Por pura estadística, en alguno de esos Playoffs debería haber ocurrido algo, ya sea una lesión, la aparición de nuevas estrellas dominantes en su conferencia, un equipo rival que entra en racha en el momento justo o cualquier otra circunstancia que cortase esa racha. No ha sucedido.

Si nos preguntamos si este es el peor equipo que ha llevado LeBron hasta unas Finales me temo que no hay una respuesta absoluta. Probablemente el de 2007 fuese más corto de talento, y el de 2018 haya sido más decepcionante en cuanto a rendimiento. En cualquier caso, todo lo expuesto nos indica que, pase lo que pase ahora, llevar a los Cleveland Cavaliers 2017-18 hasta las Finales debería ser recordado como otra de las grandes hazañas de su carrera.

Nota: *Basketball-Reference solo tiene datos completos a partir de la temporada 1983-84, y parciales desde la 1963-64)