¿Estamos viendo el mejor LeBron James de siempre? Análisis de su impacto y estadísticas

mayo 11, 2017

¿Lo compartes?

Ha sido elegido cuatro veces MVP de la temporada y ha ganado tres anillos, el último de ellos tras una de las mayores proezas de la historia de las Finales NBA. Hace unos días superaba a Kareem Abdul-Jabbar como segundo máximo anotador en playoffs, teniendo ya sólo por delante a Michael Jordan, al que también podría rebasar esta misma fase final. Pero incluso con todos los antecedentes que acumula cabe preguntarse si es posible estar viendo ahora mismo la mejor versión de siempre de LeBron James. Si realmente su margen de progresión sigue ahí, alcanzando nuevas cotas, a pesar de todo lo ya logrado.

Cabe pensar si alguna vez había trasladado unas sensaciones tan dominantes como las que ofrece estos días. Físicamente se le ve pletórico, a pesar de haber sido el jugador con más carga de minutos de toda la NBA en la fase regular y arrastrar un volumen físico sin precedentes en la historia. Técnicamente vive el mejor momento de su vida con el tiro exterior, el punto definitivo para convertirle en imparable. Y tácticamente controla a la perfección el sistema colectivo de los Cavs, donde su lectura de juego genera un sinfín de ventajas para sus compañeros en una estructura donde el espacio y tiro exterior son capitales.

Los Cleveland Cavaliers han iniciado los playoffs ganando ocho partidos consecutivos. El mismo balance que los Golden State Warriors en el Oeste, invitando a pensar en una tercera final consecutiva entre ambos, algo que nunca ha sucedido en la historia NBA. Durante esa racha, James está promediando 34.4 puntos, 9 rebotes, 7,1 asistencias por partido, 2.1 recuperaciones y 1.5 tapones por partido . Son números mastodónticos pero desgranarlos lleva aún más allá.

LeBron está firmando un 55.7% de acierto en tiros de campo y un 46.8% en triples. Está siendo absolutamente letal en transición, su hábitat preferido, pero también imparable en situaciones a media pista. Justamente ahí, en estático, James está anotando 1.42 puntos por cada suspensión que realiza, según recogía Synergy una marca a la altura del acierto que tuvieron especialistas en el tiro como JJ Redick y Stephen Curry el pasado año.

Su acierto en el lanzamiento está siendo extraordinario, hasta el punto de que a pesar de lanzar gran parte de sus triples tras bote y sin asistencia previa (siendo mucho más complejos de anotar), está conectando el 43.8% de ellos. Por contextualizar esa marca, se puede comparar con las referencias de otros equipos vivos en la fase final, Stephen Curry muestra un 41.7% de acierto en ese tipo de tiros, Kawhi Leonard un 38.5%,  James Harden un 28% y Isaiah Thomas un 22.9%. El tiro de James está mejor que nunca.

De hecho está siendo tan dominante con su anotación que sus porcentajes en la pintura y desde la línea de tres rebasan a dos iconos en ambos escenarios. Dentro de la zona supera la mejor marca de Shaquille O’Neal… y desde el perímetro el mejor dato de Stephen Curry. Lo hace al mismo tiempo:

James - Shaq Curry

No acaba ahí. Su productividad ofensiva, considerando su gran volumen de carga en ataque, está siendo monstruosa. Lo explica esta tabla de Synergy, en la que se muestra que empleando 30 posesiones por encuentro, un volumen mucho más elevado que el resto de estrellas en la comparativa, suma 1.14 puntos por posesión. Un dato fantástico:

Synergy

En la reciente serie ante los Raptors, resuelta por vía rápida (4-0), James ha promediado 36 puntos, con un 57% en tiros de campo, 48% en triples y 83% en tiros libres, mostrándose indefendible cuando quería anotar. Demasiado poderoso una vez encara la zona con bote y castigando cualquier tipo de espacio que le concediesen para tirar.

Sin embargo el impacto no es sólo en ataque. James acompaña ese cóctel con un rendimiento defensivo a esa misma altura. James está siendo decisivo en el sistema de los Cavs, edificado por numerosas secuencias de ayudas y rotaciones, especialmente importantes en su acción desde el puesto de alero o cuando tiene minutos como alapívot. Ahí está siendo capaz de bajar los porcentajes de los rivales de forma salvaje. Así, según datos de NBA Stats, James desciende un 19.3% el acierto de sus adversarios (con respecto a la media NBA) cuando intentan un tiro a menos de tres metros del aro y él está defendiendo. Es decir del 56.5% que se anota habitualmente en ese tipo de tiros, James sólo concede un 37.2% de acierto en estos playoffs.

Pese a no conocer la derrota en la fase final y estar más armados de recursos que nunca, los Cavs tienen una dependencia masiva de su jugador franquicia. Y es claramente apreciable en qué ocurre según él esté o no en pista en sus partidos. Una forma de verlo es el net rating de Cleveland en esas situaciones, recordando que el net rating es el diferencial entre puntos anotados y recibidos de un equipo cada 100 posesiones disputadas (aproximadamente la equivalencia a un partido completo):

  • Con James en pista: +14.3 net rating
  • Sin James en pista: -12.4 net rating

De un modo más tradicional, parciales de los Cavs según tengan o no a su líder:

  • Con James en pista (339 minutos): +95
  • Sin James en pista (45 minutos): -18

Los datos hablan por sí solos. ¿Depende Cleveland más que nunca de James a pesar de tener la mejor plantilla de su historia? ¿se debe esa dependencia a que nunca LeBron había alcanzado este nivel, especialmente de impacto ofensivo con su lanzamiento?

James parece estar mejor que nunca. Y no es precisamente poco decir.