El extraordinario caso Isaiah Thomas: virtudes y fragilidades de una estrella de 1.75 m., por David Sardinero

Enero 5, 2017

¿Lo compartes?

En sus últimos dos partidos, Isaiah Thomas ha batido récords de anotación y asistencias en su carrera NBA. El de anotación llegó con una exhibición de 52 puntos (29 en el último cuarto) ante Miami. El de asistencias, con 15 pases de canasta ante los Utah Jazz.

Unos números espectaculares que poco a poco empujan a analizar un mito que últimamente ha rodeado al base de los Boston Celtics. ¿Es o no es una megaestrella de la NBA? Un debate en el que el propio LeBron James ha participado, antes del Celtics-Cavs del jueves. Y él lo tiene claro: “Los Celtics tienen una estrella clara y definida. Y ese es Isaiah Thomas. Si son un buen equipo es por una razón, y esa razón está en la cabeza de la serpiente. Ese es Isaiah“.

Profundicemos en los números de Isaiah Thomas. Sin olvidar un factor importante a la hora de hablar del base de los Celtics: es un jugador de 1.75 m. La misma altura del que escribe estas líneas. Yo no llego a tocar el aro; Thomas mete 27,8 puntos por partido en la NBA. Ofensivamente, Isaiah Thomas es un terremoto. Un auténtico dinamizador. Pero atrás sufre. Analizamos al base de los Celtics.

Puntos fuertes (o básicamente, cómo anota)

Es evidente que el mayor punto fuerte de Isaiah Thomas está en su faceta anotadora. Un killer que encuentra en la velocidad y en el tiro su principal fuente de anotación. Es el quinto máximo anotador de toda la NBA, ya ha superado a DeRozan, y viendo su último mes (30,3 puntos en diciembre) no sería descartable que adelantase a algún jugador más antes del final de la temporada.

Sus porcentajes no son extraordinarios, pero sí buenos para un jugador exterior con tanto volumen de lanzamientos: un 45,3 en tiros de campo con un 36,4 en triples. ¿Dónde destaca? Por ejemplo, en su faceta más asesina. Es el 2º jugador de toda la NBA que más puntos mete en el último cuarto (8,8 por partido, por detrás de los 10 de Westbrook). Y el 2º también en el propio ‘clutch’ time: 4,7 por 6,4 de Westbrook.

Pero intentemos entender cómo lo hace. Cómo se las apaña para enchufar tanto con 1.75 m.  De las 265 canastas que ha metido esta temporada, la mayoría han llegado por dos vías: finalizando en el aro (125 canastas de 227 intentos en el área restringida, un 55,1%) y en triples (82 de 225). Amasa mucho el balón y tiene un ratio de uso muy alto, un 32,5% (el 6º más alto de la liga).

Más aspectos en los que destaca: las penetraciones. Es el 2º de la liga que más ejecuta (13,8 por partido, por detrás de las 14 de Dragic), con un porcentaje decente: 50,5%. Es el que más puntos consigue en esta vía por partido en toda la NBA: 10,1 en cada partido, y lo hace con pocas pérdidas en este tipo de acciones: solo un 4,4% (mucho mejor que Harden o Westbrook, que están por encima del 8% de pérdidas en penetraciones). Eso sí, cuando penetra pasa muy poco (4,5 veces); finaliza casi todas. Y el procedimiento suele ser similar: crossover, dribbling, y para dentro. Tiene un dominio de su cuerpo excepcional cuando encara a hombres mucho más grandes. A ver quién le para.

En la NBA moderna, la del ritmo y el espacio, una figura como la de Isaiah Thomas maximiza sus posibilidades en ataque. Y si a esto le sumamos dos características que el propio Thomas trae de serie, la agresividad y la pasión con la que juega, tenemos un combo interesante y un resultado evidente: es uno de los mejores anotadores de la NBA, independientemente de su altura. Y para colmo, tiene sangre fría para meter y mucho cuando el partido se pone caliente y que encuentra soluciones cuando opta por pasar. Un pack completo.

En qué brilla menos

SIn embargo hay un lado oculto en el jugador de los Celtics. Los números defensivos de Isaiah Thomas le sitúan muy lejos de la élite de la liga. Más bien en el polo completamente contrario. Siempre nos queda el argumento de pensar que es un jugador tan determinante en ataque y que se exige tanto en ese lado que se puede hacer concesiones en el otro. Pero los números son duros en este caso con Isaiah.

Para empezar vemos las diferencias. Con él en cancha, los Celtics juegan a 99 posesiones por partido, un dato que baja a 96 sin él. No debería ser determinante ni necesariamente malo, pero profundicemos en los números. Con él en pista, los Celtics aventajan al rival en 2,4 puntos. Sin él, ese dato sube ligeramente (2,8), es decir no notan su ausencia. Y otro dato interesante: tanto la eficiencia ofensiva como defensiva baja 9 puntos sin él; es decir,  son 9 puntos peores atacando… pero 9 mejores defendiendo.

Y aquí nos acercamos al principal punto débil de Thomas: la defensa. Con dos datos que son muy llamativos. Según el Real Plus-Minus de ESPN, un índice que valora el impacto del jugador en el rendimiento global de su equipo por cada 100 posesiones, Isaiah Thomas es el peor base defensivo de la NBA. Y vamos más allá, según este mismo indicador, el base de los Celtics presenta el peor rendimiento defensivo de toda la NBA esta temporada. Aquí tienen la prueba:

Solo bases

thomasbase

Toda la NBA

thomas

En definitiva, tenemos ante nosotros una especie única en la liga. Hacía mucho que no veíamos a un jugador de este tamaño dominar el juego en ataque y tener una capacidad tan asombrosa de anotar en diferentes vías. Y lo hace en los Celtics, un equipo con mucha solera. Tanto como para haber ingresado en un selecto club de jugadores que han superado los 50 puntos con la camiseta de los Celtics (Bird, Sam Jones, Kevin McHale y Paul Pierce) y haber superado el record de anotación en un cuarto (29 puntos).

Sus problemas defensivos son evidentes, pero también es cierto que la estructura defensiva de los Celtics ayuda a taparlos. Su equipo se lo puede permitir. Esta fue la carta de tiro del día que Isaiah Thomas anotó 52 puntos. Un ejemplo de eficiencia en el tiro. Una bomba… de momento solo en el ataque.

cartatiro

Fuentes: NBA Stats, Basketball Reference, ESPN