NBA

La emotiva carta con la que Pau Gasol se despide de los Bulls, con una tremenda anécdota, traducida íntegramente al castellano

julio 8, 2016

¿Lo compartes?

Es la segunda entrega de Pau Gasol en el portal ‘Players Tribune’. Y lo hace para mostrar sus sensaciones al respecto de dejar los Chicago Bulls y unirse a San Antonio. Como siempre, muy interesantes las palabras del internacional español, que además una anécdota maravillosa y que le marcó durante su temporada rookie. Tanto que la ha aplicado posteriormente en su carrera.

Te traducimos la carta íntegramente al castellano:

“Ayer fue mi cumpleaños. Ya tengo 36.

Me desperté esta mañana reflexionando bastante. Esta semana, al igual que otras dos veces en mi carrera, voy a dejar un equipo NBA para unirme a otro. Estoy feliz y orgulloso por iniciar una nueva etapa de mi carrera con los San Antonio Spurs. Estoy muy contento por unirme a una increíble franquicia, con un impresionante entrenador y cuerpo técnico, y un equipo lleno de talento, dureza y competitividad. Seré parte de un equipo que se ha convertido en un modelo a seguir por su consistencia, lealtad a sus jugadores, estilo de juego, filosofía y excelencia en general, son algunas de las razones por las que los Spurs han estado en la élite de la Liga año tras año durante los últimos 17, desde que ganaron su primer campeonato en 1999.

Una cosa es cierta en la vida y en el baloncesto: Siempre habrá cambios. Cambiar de equipo es siempre una decisión difícil de tomar -nueva ciudad, nueva vida, nuevos compañeros-. A veces parece que justo en el momento en el que comienzas a tomar conciencia de tu nueva comunidad y de los aficionados llegas a otro lugar.

Estoy tan motivado como siempre. Todavía necesito retos. A la edad de 36 años, mi competitividad sigue encendida de la misma forma en la que lo estaba cuando era un novato en Memphis.

Pero como novato, mi impulso competitivo se mezclaba con la frustración. Y no precisamente poca.

Todavía pienso en un momento concreto. Fue después del tercer partido de mi carrera en la NBA. Yo era un novato con los Grizzlies, salía desde el banquillo. Estábamos perdiendo el partido y fui cambiado durante los minutos de la basura. Jugué de forma horrible. No me sentí como yo mismo, estaba avergonzado.

Estaba muy frustrado. Después del partido me fui directamente a través del túnel a la sala de pesas, donde sabía que no habría nadie. No quería ir a los vestuarios. Me quedé sentado, con la cabeza entre las manos. Entonces sentí una mano sobre mi cabeza. Fue Lorenzen Wright, que era un veterano en el equipo.

Yo era todavía “el nuevo chico de España” y todavía no conocía muy bien a mis compañeros de equipo pero Lorenzen había sido muy agradable conmigo desde el training camp. “No te lo tomes tan a pecho”, me dijo, “Y no tengas miedo de cometer errores. Vas a cometer muchos más hasta llegar a hacer las cosas bien”.

Le di las gracias, y cuando salió me dijo algo que significó mucho para mí.

“Estoy aquí para ti si necesitas cualquier cosa.”

Fue un momento realmente impresionante para mi carrera. Y ahora que soy un jugador veterano significa mucho más aún. Hay un largo camino cuando un veterano mira a su temporada de novato. Hay un largo camino para mí. Al reflexionar sobre ese momento, hay tristeza también. En 2010, recuerdo haber escuchado la noticia de la muerte de Lorenzen.

……

Cuando llegué a Chicago, Nikola Mirotic y yo desarrollamos una amistad. Era su año de novato. La mayoría de los minutos en los puestos interiores eran para Jo (Noah), Taj (Gibson) y yo, por lo Nikola no jugó demasiado en el comienzo de su temporada de novato. A lo largo de su primer año, me di cuenta de que estaba sintiéndose frustrado. Era como verme a mí mismo otra vez de joven. Sólo tenía unos diez minutos por partido para tener impacto. Una y otra vez le vi frustrado, no estaba jugando al nivel que yo sabía que podía tener.

Después de un partido, pude ver a Niko realmente molesto y en ese momento la historia de Lorenzen Wright vino a mi mente de nuevo. Le llevé aparte y le conté sobre mi frustración durante mi temporada de novato. Le recomendé ser paciente y que siguiese trabajando. Tu tiempo llegará, le dije.

No estoy seguro de que me creyese. Tal vez pensó que era sólo otro jugador veterano más diciéndole que fuera positivo. Quedé impresionado con él. Siguió trabajando duro en los entrenamientos, incluso cuando no tenía minutos. Los veteranos del equipo lo notaron. Los entrenadores también se dieron cuenta. No mucho tiempo después de nuestra conversación, sufrimos una plaga de lesiones y Nikola tuvo su oportunidad. De repente él estaba jugando 30 minutos, no 10. Incluso tuvo excelentes partidos en los que fue nuestro líder anotador. Su segundo año, siguió haciendo lo mismo. La gente empezó a decir cosas como: “Este tipo Mirotic salió de la nada”

Pero él no salió de la nada. Siempre estuvo ahí. Preparado.

La NBA da y quita. Con los Bulls estos dos últimos años, la liga sin duda nos quitó mucho. Los problemas con las lesiones fueron muy frustrantes. Sé que la organización y los aficionados tenían altas expectativas con nuestro equipo. Vine a Chicago a ganar y duele que no hayamos sido capaces de alcanzar nuestro potencial.

Me llevo muchas cosas positivas de toda mi experiencia en Chicago. Vi a Jimmy Butler pasar de ser un jugador de rol la temporada antes de yo llegar al equipo a convertirse en un All-Star en esta liga y, lo más importante, en un líder. Espero que siga creciendo, y que el equipo crezca con él, en los próximos años.

Siempre estaré agradecido a la familia Reinsdorf, a toda la organización de los Bulls, a los jugadores, y sobre todo a los aficionados por hacerme sentir querido, en los buenos momentos y en los malos. Estuvieron ahí para mí y llevaré esos recuerdos que logramos juntos en el United Center y en la comunidad el resto de mi vida.

………….

A lo largo de mi carrera NBA, mi deseo siempre ha sido ser una pieza importante en un equipo con opciones de ganar el campeonato. Es muy importante para mí. Ganar sobre la pista toma prioridad sobre cualquier otra cosa y obviamente eso sigue así con mi decisión de unirme a los San Antonio Spurs. Estoy increíblemente agradecido y daré lo mejor de mí, mi experiencia y ética de trabajo para ayudar a esta extraordinaria franquicia a lograr su objetivo.

Durante las próximas semanas estaré preparándome con mi selección nacional para luchar por otro gran objetivo: la medalla de oro olímpica. Pero hoy quiero hacer una pausa de eso y decir algo. Desde el fondo de mi corazón, gracias Chicago.

San Antonio, no puedo esperar para comenar. Nos vemos pronto”.