NBA

La noche en la que Curry rebasó el 100% en tiros. ¿Cómo fue posible? Te explicamos…

julio 31, 2017

¿Lo compartes?

4 de febrero de 2016, Washington, Stephen Curry anota 36 puntos en los dos primeros períodos de partido. La cifra, escandalosa, llegaría a serlo aún más viendo el contexto. Consiguió conectar 13 de los 14 lanzamientos de campo que intentó en ese tramo, 5/5 en tiros de dos y 8/9 en triples. A ello sumó dos tiros libres.

Lo más llamativo de la barbaridad no fue el volumen, ya salvaje, sino la puntería. Curry llegó a la media parte con un 121% de acierto en el porcentaje efectivo en tiros. Pero, un momento, ¿cómo puede suceder eso? ¿no es el 100% lo máximo posible?

Sí y no. Te explicamos.

El 100% es el valor máximo cuando se habla de porcentaje en tiros de campo (FG%). Ahora bien, si lo que se mide es el porcentaje efectivo en tiros de campo (eFG%) la cosa cambia. El segundo índice es mucho más exacto porque computa un elemento clave que obvia el primero: que el tiro de tres da un valor extra (un punto más) a una canasta. Por lo tanto anotar un triple no puede medirse del mismo modo.

La fórmula para hallar ese eFG% es muy simple:

[Tiros de campo anotados + (triples anotados x 0.5)] / Tiros de campo intentados.

El valor de Curry al terminar la primera mitad fue un 121%. Anotó 36 puntos con 14 intentos de campo, es decir cada vez que el base de los Warriors intentó un tiro su equipo sumó, como promedio, 2.6 puntos en el encuentro. Un auténtico disparate de efectividad.

En el encuentro, en el que acabó con 51 puntos, Curry dejó un 87.5% final en su porcentaje efectivo en tiros. Algo igualmente exagerado pero desde luego ya por debajo del ‘increíble’ 121% de la primera parte.