NBA

La vida de un musulmán en la NBA. Varios jugadores cuentan cómo viven el día a día y la percepción del público

enero 11, 2018

¿Lo compartes?

  • Un muy interesante artículo en ‘The Undefeated’. Musulmantes y NBA.

¿Cómo llevan su día a día? Hay muchos jugadores musulmanes hoy día en la Liga, como Faried, Dieng, Waiters, Kanter, Aminu, Nurkic, Asik, Ilyasova, Schroder, Mejri, Teletovic o Hollis-Jefferson. Todo ellos hablan de sus desafíos dentro de la temporada y la percepción del público. Estas son algunas de las frases más destacadas que nos acercan desde Basquetplus:

“Tengo que rezar cinco veces al día, así que los Knicks me dan un cuarto especial en la cancha de entreno y en el Madison Square Garden. También me piden comida especial. Significa muchísimo. Este no es un país musulmán, pero cuando ves a un equipo haciendo algo así, te demuestra lo respetuosa que es la gente en Estados Unidos”, dice Enes Kanter.

“A veces es duro. Después de cada partdo, usualmente me van a ver en el vestuario rezando. Y supongo que alguna gente me ve y se pregunta qué estoy haciendo. Te miran raro. Pero hago lo que creo y respeto todas las religiiones. Cuando es tiempo de rezar en el vestuario, tengo que hacer lo que tengo que hacer. Es mi religión”, explica Gorgui Dieng.

“Nunca he sufrido una discriminación de compañeros o entrenadores, pero sí del público en general”, cuenta Kenneth Faried. “Recibo mucho, especialmente cuando empiezo a postear en redes sociales cosas indicando que soy musulmán. La gente tiene muchísimo odio. Me dicen que mi religión se vaya a la mierda o que soy un terrorista. También tienes gente que te comenta diciendo cosas positiva”.

“La gente piensa que los musulmanes son terroristas. Así es como me ven en estos días, pero no creo que haya nada malo con respecto al Islam”, agrega Dieng. “El radicalismo existe. Pero también hay radicales cristianos, como el KKK. Son extremos de cada lado de la religión. Yo solamente rezo y creo en el camino de Alá”, dice Faried.

El público le faltó el respeto a Mahmoud Abdul-Rauf cuando no se paró para el himno. Recibió una multa. Pero en realidad pararse para todo tipo de cosas va en contra de nuestra religión. En el himno están alabando una bandera, que se considera la bandera cristiana de Estados Unidos. En mi religión no alabamos esas cosas. Alabamos a Dios, a Alá. No hay nadie más arriba que él. Alabar una bandera es raro”, continúa Faried.

“Ser musulmán me enseñó la vida. Estoy donde estoy hoy por ser disciplinado y por tener fe. Creo en Dios, en Mahoma y en el Corán. Sigo todo lo que leo y veo en el Corán. Por eso no tomo alcohol, no voy a fiestas. Intento ser un buen seguidor”, cierra Dieng.

Puedes leer aquí el artículo completo

Tags
,