Lo que esconden los primeros partidos de Durant en los Warriors, por David Sardinero

diciembre 26, 2016

¿Lo compartes?

Contexto

Es obvio que Kevin Durant está jugando bien. Muy bien. Es su primer año en los Golden State Warriors y su adaptación está siendo espléndida. Promedia 26,2 puntos por partido, 8,6 rebotes y 4,5 asistencias. Unos números muy buenos, sin duda. En la élite de la Liga y de su trayectoria. Pero si nos sumergimos en la estadística avanzada podemos destacar algunas tendencias en su juego que han cambiado… y otras que nos concluyen que esta está siendo una de las mejores temporadas en la carrera de Kevin Durant. Las analizamos.

Qué ha cambiado

El juego de Kevin Durant ha evolucionado en su llegada a los Warriors. Mejor dicho, se ha adaptado. El equipo a él, y KD a los Warriors. Es parte de un ataque vertical, resolutivo. En él, Kevin Durant firma el año con menos pérdidas de su carrera (2,1 por partido; el mejor dato anterior eran 2,7 en la 2014/2015).

Según datos de basketball reference, esta temporada Kevin Durant juega de ala-pívot el 58% de los minutos. De alero, solo el 41%. Para tener una referencia, el año pasado, en los Thunder, jugaba el 74% de los minutos como 3 y solo el 26% como ala-pívot. ¿Consecuencia? Mejor temporada reboteadora de su carrera: 8,6 por partido (anterior, 8,2 en la 2015/2016). Y no solo eso: mejor temporada en tapones: 1,5 por partido (anterior, 1,3 en la 2012/2013). Con su llegada, los Warriors han mejorado en intimidación y en el rebote ofensivo respecto a formatos de la temporada pasada.

También se aprovecha más de su altura (confirmado recientemente su 2.11 m.) para postear, algo que esta temporada hace incluso más que en las anteriores campañas, en un sistema con menos centímetros y más flexibilidad. El año pasado 8.1% de las jugadas eran post-up, con 1.23 puntos por posesión  (mejor dato NBA para alguien con uso ahí). Este año son un 9.7% de sus jugadas, pero menos acierto: 0.95 puntos por posesión. Es uno de los exteriores que más van al poste en la Liga.

Otra pista: menos tiempo el balón en las manos, menos % de uso y números que lo demuestran: tiene el mejor ratio de asistencias/pérdidas de su carrera (2.13 asistencias/pérdidas) el año en el que menos volumen de juego pasa por sus manos (un 27% de uso, el menor de su carrera). Eso sí, el uso de KD es el más bajo de su carrera, sí, pero sigue siendo alto. Tanto como para ser el más alto de su equipo, en el que el resto han bajado (Curry del 32 al 27%, Klay del 26 al 25% pero perdiendo todo peso creativo, y Green del 18 al 15%).

Todo, como decíamos, dentro de un ecosistema muy directo en el que los Warriors dan menos pases que el año pasado. (309 veces por partido, el año pasado 323) ¿La razón? Ahora tienen una solución directa en Durant, que bloquea arriba y se busca su propio tiro. En caso de atasco, los Warriors ya no buscan solo a Curry, sino que intentan involucrar a Durant. En definitiva, una nueva evolución del formato Warriors.

El Durant 2.0 firma los mejores porcentajes de tiro de su carrera (baja un poco en el global de triples, aunque nunca había tirado tan bien desde las esquinas), hace más mates que en ninguna temporada anterior y tiene el mejor porcentaje de tiros de 2 y True Shooting de toda su trayectoria NBA. Un arma imparable cuando detona.

Y buscamos las causas. ¿Por qué esa mejora tan importante en sus porcentajes? Las ventajas que generan los Warriors le permiten tener tiros más sencillos. Esta temporada, el 37% de sus tiros son librados o muy librados (57% de acierto en ellos); el año pasado eran librados o muy librados el 31% (43% de acierto en ellos). Y lo mismo sucede con los lanzamientos de 3: el 68% de sus triples son librados (45% de acierto en ellos); el año pasado el 59% de sus triples eran liberados (36% de acierto en ellos). Tira mejor, sí, pero tira más cómodo.

Por contra, este año juega menos aclarados. El año pasado el 15%  de sus lanzamientos llegaban en aclarados. Metía 3.8 puntos por partido en aclarados (5º NBA), con 0.99 puntos por posesión (mejor que Harden, James, Melo, Irving…). Este año el sistema cambia y sus números, también. Son aclarados el 12.7% de sus tiros. Mete 3.3 puntos por partido en aclarados (12º NBA), en buena parte porque promedia un monstruoso 1.19 puntos por posesión (que no es el mejor de la Liga pero sí mucho mejor que el del año pasado).

Los hitos numéricos de Durant esta temporada

  • Mejor porcentaje tradicional: 53,8% (anterior, 51% en la 2012/2013 y la 2014/2015)
  • Mejor true shooting porcentaje de su carrera: (65%, el anterior era 64% en la 2012/2013)
  • Mejor temporada en rebotes: 8,6 por partido (anterior, 8,2 en la 2015/2016)
  • Mejor temporada en tapones: 1,5 por partido (anterior, 1,3 en la 2012/2013)
  • La temporada con menos pérdidas de su carrera: 2,1 por partido (anterior 2,7 en la 2014/2015)
  • 3º mejor PER de su carrera: 28,2 (su tope son 29,8 en la 2013/2014)
  • Mejor porcentaje de triples desde las esquinas: (0,526%, anterior era 0,523%)
  • 4ª mejor temporada en asistencias (4,5; su tope son 5,5 en la 2013/2014)
  • Mejor porcentaje de tiros de dos de su carrera (58,9%)
  • 3er mejor porcentaje de triples de su carrera (%0,409)
  • Con él en cancha, su equipo tiene un rating de +13.8 (el mejor de su carrera)
  • Juega más tiempo de ala-pívot que nunca (el 58% de sus minutos, el año pasado, el 26%)
  • El menor porcentaje de uso de su carrera (27.9%)
  • Hace más mates que nunca (el 11.5% de sus tiros son mates)

¿Y en defensa, qué?

La presencia de Kevin Durant es un nuevo arma defensiva para los Warriors. Un instrumento perfecto para el sistema de cambios casi constantes de los de la Bahía gracias a su versatilidad. Da igual desde qué posición parta (mayoritariamente del 4 esta temporada); es una garantía de resultados.

Esta temporada Durant baja porcentajes de acierto del rival en todas las zonas de tiro (y 3% global). Especialmente importante el 4% que los baja a menos de dos metros del aro con respecto a la media de la Liga y el 4% que los baja en triples.

Y todavía tiene margen, porque el año pasado bajaba porcentajes del rival un 6% global (aún mejor). En los últimos POs, casi un 8%: con 16% a menos de dos metros del aro y 5% en triples. Una auténtica barbaridad defensiva de la cuál los Warriors se quieren aprovechar a medida que avance la temporada y continúe la mejora del conjunto defensivo de los GSW.

Fuente de datos: Basketball Reference / NBA Stats / Colaboración Andrés Monje