Los Celtics, en problemas: 5 claves por las que Chicago está protagonizando la gran sorpresa de los Playoffs

abril 19, 2017

¿Lo compartes?

Boston, primer cabeza de serie de la Conferencia Este, ha perdido sus dos primeros encuentros de la eliminatoria ante Chicago.

Es la gran sorpresa de este inicio de fase final NBA, creando además una situación que no se veía desde hace 24 años. Entonces (con eliminatoria al mejor de cinco) los Suns cedieron los dos primeros partidos de su serie ante los Lakers… pero acabaron pasando a la siguiente ronda, ganando los tres siguientes. La situación es, pese a aquel precedente, muy compleja para los Celtics, que han perdido en sus cuatro últimas visitas a Chicago… y en siete de las últimas ocho. Ahora necesitan ganar al menos dos de los próximos tres duelos allí.

¿Por qué está ganando Chicago una eliminatoria que en principio parecía desnivelada a favor de los Celtics?

  • La defensa de Boston, incapaz: Los Bulls, posiblemente el equipo con peor espaciado ofensivo de todos los playoffs, han producido 111 puntos por 100 posesiones en los dos primeros partidos, registro prácticamente equivalente al de Houston en la fase regular… y por tanto a uno de los mejores ataques de la historia. Una de las claves del bajo rendimiento atrás de los Celtics es la falta de dominio de su línea de perímetro. El conjunto de Stevens fue el segundo mejor equipo defendiendo el triple en la fase regular (sólo permitía un 33% de acierto) y los Bulls el tercero con peor promedio de tiros de tres anotados (y entre los cinco con peor porcentaje anotándolos). Sin embargo Chicago ha subido sus promedios en aciertos (9) y porcentajes (35%). Boston no está conteniendo cerca del aro (sufren mucho en el rebote) pero tampoco está siendo agresivo en su primera línea defensiva.
  • Una hemorragia llamada rebote defensivo: Era una de las claves previas de la serie, siendo Boston un equipo con problemas en el rebote y Chicago uno que tradicionalmente ataca mucho el ofensivo. Pero los resultados son sonrojantes. Tras dos encuentros, Boston sólo ha capturado el 43% de rebotes disponibles en total. Pero lo más sangrante es que Chicago ha asaltado por completo la captura ofensiva. Los Bulls han conseguido 31 rebotes de ataque en dos partidos (20 el primero), logrando un impresionante 37% de capturas en aro ajeno, con diferencia mejor registro de estos playoffs y pulverizando la mejor marca vista en fase regular. Robin Lopez ha cogido 13 rebotes de ataque en dos duelos y los Bulls se han ido a 96 rebotes en dos partidos, 22 más que su rival.
  • Sin respuesta al cinco inicial: El formato más usado de los Bulls (Rondo-Wade-Butler-Mirotic-Lopez) está destrozando a Boston. Ni siquiera la falta de espacio ofensivo es un hándicap. En 31 minutos de serie con ellos en pista, el rating ofensivo de los Bulls se dispara a 128 puntos por 100 posesiones, repatiendo casi 3 asistencias por cada vez que se pierde el balón y dejando el dato de rebote de ataque por encima del 43%. Todos ellos registros insostenibles para Boston, que no ha encontrado un formato con el que competir ante ese quinteto.
  • Situaciones de pick&roll: Boston castiga mucho al rival en su ataque con el bloqueo directo. Pero de los 0.9 puntos por posesión de promedio en fase regular en esas acciones en las que finaliza el hombre que recibe el bloqueo (habitualmente Thomas), se ha bajado a 0.71, con un volumen de pérdidas exagerado (41%). Los Bulls están siendo agresivos en esa defensa y precipitan la mala toma de decisiones de su rival. En el otro lado, el defensivo, la situación es aún peor. Los Celtics fueron el mejor equipo NBA en la fase regular conteniendo al hombre que bloquea en los pick&roll (0.95 puntos permitidos por posesión en esas situaciones), pero están concediendo por encima de los 1.3 puntos ahí en playoffs. Acciones simples, bien leídas por el perímetro de los Bulls, están hiriendo más de la cuenta a la defensa de Boston.
  • Butler controla… e irrumpe un Rondo diferencial: Jimmy Butler y Isaiah Thomas están ejerciendo de líderes de sus equipos. La tremenda situación familiar de Isaiah (su hermana falleció el pasado sábado, a los 22 años, en un accidente de tráfico) no está impidiendo que anote con consistencia y buenos porcentajes, pero Boston está añorando un paso adelante de alguien más. Butler, determinante en la segunda parte del primer encuentro en los dos lados de la pista, encontró un Rondo espectacular en el segundo partido de la serie. El base ofreció un recital de dividir la zona y crear buenas situaciones para el resto. Acabó con 11 puntos, 14 asistencias (33 puntos generados a partir de ellas), 9 rebotes y 5 recuperaciones, siendo su equipo 24 puntos mejor que Boston con él en pista. Fue el factor diferencial del segundo duelo.

El escenario ha sido sorprendente y Boston se ha metido en un serio problema. Chicago desplegó un baloncesto sólido en el segundo partido de la eliminatoria, jugando con mucha confianza. Tiró muy bien de tres (10 de 25), ganó cada uno de los cuatro parciales y dejó a Boston en una situación de ansiedad de la que no fue capaz de salir. Los Celtics saben que son favoritos pero ese favoritismo se ha convertido en una losa a estas alturas de serie, sobre todo compitiendo ante un rival que posee jugadores con muchas batallas acumuladas en playoffs. La serie no está acabada pero los Celtics necesitan ganar cuatro de los siguientes cinco partidos si no quieren cerrar el mejor año de fase regular de la era Stevens… con una derrota en primera ronda.

¿Es capaz Chicago de hacer olvidar todas las sombras de su fase regular y mantener ese nivel? ¿Puede la defensa de Boston recuperar su mejor versión y sobrevivir en el rebote? El octavo cabeza de serie del Este sueña ahora con eliminar al primero. Un escenario difícilmente imaginable hace apenas siete días.