Los Celtics refuerzan su juego interior: firman a Greg Monroe. 4 claves sobre qué puede aportar

febrero 3, 2018

¿Lo compartes?

Los Boston Celtics, primeros clasificados de la Conferencia Este en la NBA, han reforzado su plantilla. Según anunciaba Adrian Wojnarowski en ESPN, Greg Monroe ha firmado por 5 millones de dólares (y un año) con los Celtics, aprovechando una excepción salarial que la franquicia poseía a causa de la lesión de Gordon Hayward a inicios de curso.

Monroe había sido recientemente cortado por los Suns, a los que llegó esta misma campaña en un traspaso procedente de los Bucks. A pesar de haber perdido relevancia el último año y medio en Milwaukee, puede aportar de forma interesante en Boston, dando profundidad a una pintura que tiene en Al Horford a su principal exponente pero que anda más limitada tras su figura.

¿Qué puede dar Monroe en Boston?

  • Variante ofensiva al sistema: Los Celtics tienen su ataque instalado en la zona media de la NBA (104.6 puntos anotados por cada 100 posesiones), mostrándose claramente dependiente de dos hombres: Kyrie Irving y Al Horford. Cuando alguno de ellos no está en pista, Boston anota por debajo de 100 puntos por cada 100 posesiones, dato equivalente al peor ataque de la Liga. En otras palabras, toda ayuda ofensiva es más que necesaria. Monroe es un buen anotador y aunque no tiene rango de tiro desde el triple, es sólido anotando en la pintura (tiene tamaño, buen juego de pies y finalización), permitiendo a Stevens la posibilidad de usarle con la segunda unidad y ganar una vía de anotación autónoma. Genera sus propios puntos.
  • Presencia en el poste: Monroe está metiendo el 70% de sus lanzamientos intentados en las cercanías del aro está temporada. En poste bajo, jugando de espaldas, castiga a las defensas. Se está prodigando menos en los lanzamientos de media distancia pero es un jugador capaz de abrise en situaciones de pick&pop para lanzar desde cuatro metros sin problemas. Horford es un jugador que actúa más de cara al aro y sí tiene tiro de tres puntos, por lo que se abre la posibilidad igualmente de juntar a ambos en contextos determinados de partido. Pueden ser complementarios perfectamente en ataque, gracias a la versatilidad de Horford. Eso sí, su rol inicial apunta a ser el de opción secundaria desde el puesto de cinco, sin coincidir con el dominicano para dar aire a la rotación en ataque.
  • Buen entendimiento de juego y rebote: Además de buen anotador, es un jugador capaz de pasar. Más desde poste bajo, pero también desde poste alto. En un sistema como el de Boston, en el que los aleros tienen mucho movimiento sin balón y ocupan muy bien los espacios, Monroe puede ser más que útil desde el pase. Además, viene a reforzar otro aspecto necesario en Boston: el rebote. Los Celtics están en la zona media de la Liga en volumen de capturas pero no destacan demasiado en aro ajeno (entre los diez peores datos), algo en lo que sí puede contribuir Monroe, que ha estado cogiendo 2.5 rebotes ofensivos por partido en sólo 23 minutos de acción con los Suns. Es de hecho un reboteador bastante más peligroso en ataque que en su propio aro, por lo que añade un factor extra aunque puede que no ofrezca ese plus en el rebote defensivo.
  • ¿Y en defensa, qué?: Un aspecto mucho menos positivo en Monroe es su nivel atrás. A pesar de su tamaño (2.11 metros) no es ni buen intimidador ni especialmente útil protegiendo el aro. Tampoco destaca por su desplazamiento lateral, por lo que sufre cuando queda emparejado lejos de la zona, ni por su intensidad, ya que ha solido ganarse minutos por su talento ofensivo. Es decir, es un perfil problemático atrás. Los Celtics están siendo una máquina de defender (mejor dato de la NBA esta temporada, por debajo de 100 puntos recibidos por 100 posesiones), pero Monroe está lejísimos del impacto atrás de Aron Baynes, el recambio más habitual de Horford y un jugador de gran utilidad ahí por su sacrificio y dureza. Será necesario en primer lugar un repunte de su actitud defensiva, algo que puede producirse por el factor motivación de llegar a un equipo candidato, pero Stevens tendrá que proteger atrás a un jugador que tradicionalmente ha solido ser frágil en ese costado de la pista.