NBA

¿Por qué los Celtics traspasan el número 1 del draft? Claves para entender el movimiento, por David Sardinero

Junio 19, 2017

¿Lo compartes?

No es habitual ver que el equipo que tiene el número 1 del draft, la primera elección, acaba traspasándola. Y este año ha pasado. Los Boston Celtics fueron los agraciados con esa cotizada elección, un pick que era de los Brooklyn Nets y acabó siendo de los Celtics, pero han decidido mover ficha, desprenderse de ella e intercambiarla por el 3 de los Sixers, que además entregan la primera ronda de los Lakers del año que viene (aquí tienes los detalles del traspaso). ¿Por qué lo hacen? Intentamos explicártelo en cuatro claves:

Overbooking de exteriores

En un draft donde el número 1 apunta a ser Markelle Fultz, un base, la primera elección cayó sobre los Boston Celtics, un equipo donde juega Isaiah Thomas y a su lado, Avery Bradley. Y saliendo del banquillo, un jugador emergente como Marcus Smart, con unas condiciones defensivas superiores a las de Fultz que le permiten tener un rol asentado en los Celtics.

El encaje de Fultz en esa rotación no parecía sencillo; obviamente no le necesitaban con la misma urgencia que otros equipos como los Sixers y habría dudas sobre si tendría el tiempo de juego necesario para continuar madurando y creciendo como jugador, independientemente de que sea un exterior de muchísimo talento.

Beneficios económicos

No son grandes cifras, pero todo suma en un movimiento de esta envergadura. Entre tener al número 1 del draft y al número 3, la elección de los Sixers que reciben, hay una diferencia salarial de 1.4 millones de dólares que pasan a ser espacio disponible para los Boston Celtics. Un espacio muy valioso ya que este verano la arquitectura salarial de la franquicia les permitiría, si quisieran, sumar un All-Star…. y ojo, incluso puede que consigan tener espacio para añadir dos.

Dependerá de si finalmente se quedan y firman al número 3 y de cómo manejen los derechos de jugadores como Ante Zizic o Gerschon Yabusele, pero el panorama económico es muy propicio para que los Celtics pudieran intentar un buen salto de calidad con jugadores contrastados este verano. Insistimos, si quisieran. Este movimiento ayudaría a ensanchar un poco más el margen salarial.

Acopio de elementos

Uno de los puntos que más interés está atrayendo de este traspaso es el hecho de que, a partir de una elección de draft, Danny Ainge, el GM de los Boston Celtics, ha conseguido multiplicar sus elementos, manteniendo un pick alto este draft (el 3) y sumando una primera ronda del ’18 o una elección del ’19.

¿Y dónde está el beneficio aquí? Es sencillo, cuantos más elementos tenga para ‘jugar’, mejores o diferentes ofertas podrá hacer en hipotéticos traspasos. Por ejemplo, para el año que viene, cuentan con tres elecciones de primera ronda: la suya, la cotizada de Brooklyn Nets y ahora, la de los Lakers (protegida del 2 al 5). Elementos jugosos con los que poder endulzar posibles ofertas por jugadores encontrados, si se decide apostar por la experiencia y la veteranía (Jimmy Butler, Paul George, Anthony Davis…). Traspasar el número 1 era una opción que podían explorar (aquí lo explicamos) y lo han hecho finalmente.

Este es un resumen de lo que poseen los Celtics en lo que a draft se refiere.

DCmtfDKV0AU6RJc

Ausencia de jugador ‘único’

En las últimas semanas ha habido más consenso sobre el hecho de que Fultz merece el número 1 del draft, pero durante el año esa posibilidad pareció estar más abierta. Y la sensación es que la de este año es una buena camada de jugadores novatos, pero es cierto que no parece que haya un jugador de esos que salen cada 10-15 años (piensen en Karl-Anthony Towns, por ejemplo). Y el potencial de Fultz como exterior es espectacular, pero tendrá que desarrollarlo y quizá Boston no fuese el mejor sitio para hacerlo. Es posible, de hecho, que a la Gerencia de los Celtics le interese otro jugador de esta camada por su desarrollo a largo plazo. Recuerden el año pasado, cuando sorprendieron lanzándose a por Jaylen Brown… y piensen cómo han sido capaces de desarrollar a Brown en sólo un año. A pesar de tener el uno, quizás a Boston le interese más otro jugador para su futuro y por ello sacan partido de contar con la primera elección. Es otro factor factible en este asunto.

Si finalmente los Celtics se quedan con el número 3 de este draft, todavía tienen opciones interesantes sobre la mesa. A la espera de lo que suceda en el 2, donde el favorito para acabar en los Lakers es Lonzo Ball, las predicciones de Draftexpress ayer sorprendieron situando ahí a Jayson Tatum, alero anotador de Duke. ¿Más opciones? Otro alero, Josh Jackson, o un exterior tipo De’Aaron Fox.