gettyimages-614913068

[Lo mejor de 2016] Los orígenes de Embiid. Testimonios para entender su explosión

diciembre 30, 2016

¿Lo compartes?

¿De dónde ha salido el pívot que puede revolucionar la Liga? Es una buena pregunta, porque la historia de Joel Embiid, el center de los Sixers, no es sencilla. Fue drafteado en 2014, pero se ha pasado dos temporadas sin poder jugar por las lesiones. Ahora ha explotado y he querido recuperar un trabajo realizado precisamente en 2014, antes de ser drafteado. Quise presentar a este pívot en la revista Gigantes y recuperé un material que ahora me parece más que interesante volver a mostrar, incluso con testimonios que no usé en la historia.

El hijo del coronel

Thomas Embiid es coronel del ejército de Camerún. Es el padre de Joel Embiid. En noviembre de 2013 Thomas viajó a Estados Unidos y presenció en la grada el partido entre las universidades de Kansas y Iona. Al igual que muchos scouts de la NBA, vio como Joel anotaba 16 puntos y capturaba 13 rebotes. Fue su mejor partido hasta el momento en la NCAA. Pero para él fue distinto. Era la primera vez que veía jugar al baloncesto a su hijo. “Le vi jugar por primera vez en noviembre, en Estados Unidos, y me sorprendió ver lo buen jugador que es, ver cómo ha mejorado llevando tan sólo dos años jugando a esto”

Porque los comienzos de Embiid en el basket fueron tardíos. Muy tardíos. Hace tan solo cinco años: “Joel empezó a jugar al baloncesto en Camerún, en 2011. Mi hermano pequeño le convenció porque era muy alto. Hasta ese momento él jugaba al voleibol. Incluso teníamos la posibilidad de que se fuera a Francia a jugar al voleibol. Así que acepté y empezó a practicar. Me pidió ir al campus que organizaba Mbah a Moute y estuvo dos meses trabajando con un entrenador. Así empezó a jugar”

Un comienzo peculiar en el basket que venía de antes: ““Joel veía DVDs de baloncesto en casa. DVDs de LeBron James, Kobe Bryant, Shaquille O’Neal… y quería ser como ellos”. Y por supuesto, genes. Ese ingrediente que habitualmente está presente en muchos casos de éxito. “Cuando estaba en el instituto yo también jugué al baloncesto, pero a lo que me dediqué fue al balonmano. Jugué con la selección de Camerún en varios torneos, estuve 18 años jugando. El deporte siempre ha sido importante en mi familia. Mi hermano jugaba al fútbol y la prima de Joel está en la selección de voleibol de Camerún”.

El papel de Lavodrama

Otra de las personas que fueron decisivas en sus comienzos fue Anicet Lavodrama: “Oí hablar de él antes de irse a Estados Unidos. Me dijeron: “Hay un chico que corre bien, con buena actitud; no es un bailarin de claqué pero tiene buen físico”.

Africano como él, le preguntamos por qué no salen más jugadores del Continente Negro… y al mismo tiempo, por qué cada vez los que salen son mejores. “No es ninguna sorpresa que salgan jugadores africanos. Siempre ha habido mucho potencial y se les ha subestimado, en parte por el bajo nivel de las selecciones y en parte por la falta de entorno para el baloncesto. En cualquier país hay muchísimo talento y potencial. Talento que puesto en equipo puede hacer que ese jugador sea un futuro Olajuwon o LeBron James. En concreto en Camerún hay mucha tradición deportiva desde los años 70. Se practica deporte, pero de forma muy humilde. Casi todos los niños empiezan jugando al fútbol”

Uno de sus primeros rivales internacionales

Gabriel Deck coincidió con Embiid en el Nike Hoop Summit de 2013. Aproveché para preguntar a este pívot argentino cómo era Joel Embiid por aquel entonces. “Es un gran jugador y estoy seguro de que va llegar lejos. Es muy largo, muy atlético y sabe mover bien sus pies cerca de la canasta. Me impresionó que un jugador de esa altura tuviera esos movimientos”.

¿Y un pero? “Es muy buen tipo, pero creo que le falta un plus de agresividad. Era un jugador con talento, pero le faltaba la agresividad que necesitas a nivel EE.UU. Quizá lo haya mejorado”