NBA

¿Por qué McConnell fue tan importante ante los Celtics? El 13er jugador en salario, decisivo

mayo 8, 2018

¿Lo compartes?

No es precisamente el jugador más mediático de la NBA, pero su corazón y su carácter le están convirtiendo en una pieza valiosa para su equipo. Ayer Brett Brown se la jugó ante los Boston Celtics, en el partido que podía haber supuesto la eliminación de los Sixers. Al banquillo Robert Covington, y al quinteto titular el protagonista de este pequeño análisis: TJ McConnell. Es el 13er jugador en salario de la plantilla (1,4 millones de dólares esta temporada, con opción de 1,6 de equipo), pero fue clave.

El resultado no pudo ser mejor. Los Sixers ganaron y McConnell respondió a la perfección. Aquí intentamos explicar cómo acabó siendo tan decisivo:

Defensa:

Un paseo rápido por los boxscores avanzados de la NBA, que representan el resultado de los enfrentamientos entre varios jugadores en pista, confirma la percepción visual: McConnell defendió muy bien. Nos fijamos en concreto en el enfrentamiento más repetido del partido, las ocasiones en las que se emparejó con Terry Rozier, el base de los Boston Celtics. Este fue el resultado:

-McConnell vs Rozier: 4 de 4 en tiros + 4 asistencias: En 43 posesiones se cruzaron (la más repetida) y 51 puntos de los Sixers en esos ataques.
-Rozier vs McConnell: 0 de 3 en tiros. 1 solo punto de Rozier ante McConnell

En total, dejó a sus oponentes en un 44% de acierto (4 de 9). Evitando en muchos momentos que lanzasen a canasta. Su defensa por anticipación se deja notar.

Además, fue el jugador distancia recorrió de todos los que saltaron a la cancha, un total de 3,05 millas (el segundo fue precisamente Rozier, con 2,95 millas). Al mismo tiempo, fue el que más rápido corrió, con una media de 4,7 millas por hora en sus recorridos, por encima del 4,58 de Shane Larkin. Es decir, se vació por completo en lo físico.

Pase y circulación:

Se ha hablado mucho de la necesidad que tenían los Sixers de un segundo generador que permitiera a Ben Simmons tener un desahogo. Volvemos al boxscore avanzado para entender si McConnell lo fue, como da a entender la percepción visual del partido. Pues bien, en el choque de anoche, McConnell fue el jugador que más pases dio de entre todos los que saltaron a la cancha: un total de 65 (por 60 de Ben Simmons). Fue además el segundo que más veces tocó el balón: 81, solo superado por las 88 de Ben Simmons.

Esto se tradujo en 5 asistencias (el que más junto a Simmons) y 2 asistencias secundarias. Eso sí, su uso ofensivo solo fue de un bajo 13.6%, de lo que se deduce que muchos de esos pases y touches fueron a la hora de subir el balón y hacerlo circular.

Anotación

Los números tradicionales de McConnell son muy buenos: 19 puntos con un 9 de 12 en tiros y un triple anotado en un único lanzamiento. Una marca que supera su mejor registro de la temporada, que hasta ahora eran los 18 puntos que metió en enero a Toronto. Lo que es más interesante es que de esos 19 puntos, 13 llegaron en la segunda mitad, 6 de ellos en el último cuarto. Además, lo consiguió generándose sus propios tiros: el 75% de sus canastas fueron sin asistencia y consiguió un gran 6 de 7 en lanzamientos defendido.

Más allá de los números, que defienden que efectivamente fue clave, McConnell elevó la intensidad en un lado de la pista mientras fue capaz de ofrecer soluciones y clarividencia en el otro. Fue un jugador muy valioso para los Sixers y ayudó a alargar la serie. Posiblemente Brown repita con él en el quinto encuentro, ya en Boston, para tratar de mantener con vida a Philadelphia esta temporada. Veremos si el pequeño base es capaz de seguir ofreciendo ese nivel, porque su aportación podría suponer un punto de inflexión en una eliminatoria que sigue estando muy favorable para Boston.