NBA

¿Por qué han multado a los Lakers? Los matices del ‘tampering’ en la NBA

septiembre 1, 2017

¿Lo compartes?

La NBA ha multado a los Lakers con 500.000 dólares por violar las normas anti-tampering, algo que se podría traducir como ‘anti-manipulación’. Los implicados son varios: el nuevo GM de los Lakers, Rob Pelinka, y el agente de Paul George, el gran protagonista de esta historia.

Con esta sanción, la NBA acusa a los Lakers, y en concreto a su General Manager, de haber hablado con el entorno de Paul George (en este caso con su agente, Aaron Mintz) sobre un supuesto interés de los Lakers en el alero en 2018, cuando finaliza su contrato.

La NBA prohíbe expresamente a las franquicias hablar con jugadores con contrato en vigor, solo se puede comunicar con ellos durante los periodos de agencia libre. A la multa por las conversaciones entre Pelinka y Mintz se ha unido un aviso por los comentarios que Magic Johnson, presidente de operaciones de los Lakers, hizo sobre Paul George en un programa de TV el 20 de abril.

La multa a los Lakers es alta, aunque no desorbitada, pero apunta más al intento de que sirva de ejemplo. Posiblemente en busca de crear un precedente que evite prácticas que se pueden extender fácilmente. En los últimos años han proliferado los casos de representantes de jugadores que ‘pasan al otro lado’ y se convierten en General Managers, como el caso de Bob Myers, el Gm de los Warriors. Esto provoca que entre ellos se mantengan en ocasiones estrechas relaciones que no convencen a la propia liga.

No obstante, estas conversaciones son prácticamente imposibles de controlar. Para que se hagan una idea, Mintz, agente de Paul George, también es agente de Julius Randle, jugador de los Lakers, y D’Angelo Russell, que hasta este verano también vestía la camiseta oro y púrpura. Un ejemplo que pone ESPN: LeBron James es agente libre el próximo verano, y técnicamente ninguna franquicia puede hablar directamente con él. Por eso algunas voces señalan que el fichaje de Kantavious Caldwell-Pope tiene cierta relación con este proceso: su representante es Rich Paul, el mismo que el de LeBron, lo que les permitirá tener un contacto directo con él todo el año bajo el paraguas de Caldwell-Pope… y al mismo tiempo enseñarle cómo trabaja la franquicia y cuáles son sus objetivos.

Para otros GM, según el reportaje de ESPN, la multa es insuficiente e incluso apuestan por haberles quitado alguna ronda de draft si de verdad la NBA consideraba que el ‘tampering’ era real y evidente. De hecho, la multa, según las reglas antitampering, podría haber llegado a los 5 millones de dólares e incluso a futuras restricciones a la hora de fichar en el futuro a Paul George. Y no ha sido así.

En definitiva, un intento de la liga por preservar su naturaleza ante un fenómeno prácticamente imposible de contener, el de las conversaciones cruzadas entre franquicias, agentes y jugadores con contrato.