Un artículo muy especial: Isaiah Thomas desvela cómo se entero de su traspaso y lo que ha significado para él…

septiembre 7, 2017

¿Lo compartes?

Isaiah Thomas ha hablado. Lo ha hecho tras todo lo que ha pasado. Jugará en los Cavs y dejará una franquicia en la que ha sido. En ‘The Players Tribune’, el base nos cuenta todos los detalles de cómo fue. Primero de todo, así se enteró:

Suena divertido. Acababa de estar de celebración.

Cuando recibí la llamada de Danny estaba saliendo del aeropuerto –mi esposa  y yo regresábamos de celebrar nuestro primer aniversario de bodas. Habíamos ido a Miami un par de días y ahora estábamos de vuelta en Seattle conduciendo dirección a casa.

No vi la llamada, debía estar haciendo algo en el coche. Danny dejó un mensaje.

“IT, llámame cuando puedas”.

Suena dramático, pero en realidad era un mensaje normal de Danny. Podría haber sido sobre cualquier tema. Así que le devolví la llamada, aún conduciendo y sin pensar mucho en ello. Él sabía que había estado de viaje y me preguntó sobre ello. Estoy seguro de que le pregunté cómo estaba, tal vez sobre su familia. Ya sabes, una conversación normal.

Y entonces desde cualquier sitio, como… cualquier otra cosa. Esa pequeña pausa en la conversación. Y ahí fue cuando me lo dijo.

“Acabo de traspasarte”.

Así de simple. No hay grandes palabras ni un rotundo discurso. Aunque creo que cuando se trata de una mierda como esa, no hay mucho más que decir.

“¿A dónde?” Es todo lo que pude responder.

“A los Cavaliers, por Kyrie”.

Y ese es el momento en el que… ¿Alguna vez has estado al teléfono, alguien dice algo… y de repente todo lo que puedes pensar es que ya no quieres seguir al teléfono? Ni siquiera de un modo grosero. Simplemente es como si te quedases sin fuerza de voluntad para continuar. Así fue para mí ese momento.

Danny empezó a hablar de todo lo que hice por la ciudad de Boston y por la organización Celtics, tanto dentro como fuera de la cancha. Sobre lo gran jugador que soy y lo importante que iba a ser en Cleveland. Sabes, él decía esas cosas cosas y yo no quería oír nada de eso en ese momento.

Así que intenté cortarlo varias veces y al final lo hice. Básicamente, ya sabes… Agradezco que llames y que me lo digas, pero en realidad no hay nada más que tengamos que decirnos ahora mismo.

Sobre el amor a Boston:

No es que no lo entienda. Por supuesto que lo entiendo. Esto es un negocio. Danny es un hombre de negocios y como tal hizo un movimiento. No estoy de acuerdo, solo a nivel personal, y no creo que los Celtics mejorasen haciendo ese traspaso. Pero ese no es mi trabajo. Es el de Danny. Y es un trabajo duro y hay gran parte de cosas positivas en ello. Pero al final del día, estos tratos se reducen a un sola cosa: los negocios. Así que no hay malos sentimientos con ese final. Soy un hombre maduro y sé lo que había cuando me uní a esta liga y hasta ahora ha habido más bendiciones que maldiciones. No estoy aquí sentado, escribiendo esto, porque sienta que me han hecho daño. No me lo hicieron. Boston tenía derecho a traspasarme.

Además, de muchas maneras, creo que fue una buena lección. No solo para mí, sino para la liga en su conjunto. Y para los aficionados y medios de comunicación, también. Ya sabes, simplemente por cómo hablan de los chicos cuando cambian de equipo. Estuve pensando en ello el año pasado con KD y su agencia libre, sobre cómo la gente le hizo pasar un mal periodo por hacer lo que sentía que era mejor para él y su futuro. Cómo lo convirtieron en un villano solo por hacer lo que tenía derecho a hacer como agente libre de esta liga. De repente fue: “Oh, es una egoísta y un cobarde”. De repente, solo por hacer ese mismo negocio y hacer lo mejor para sí mismo, fue retratado como un tipo malo.

Eso es lo que creo que mi traspaso puede mostrar a la gente. Quiero que vean que fui traspasado –sin ninguna advertencia– por la franquicia por la que me lastimé, arañé, sangré y por la que puse todo en la pista. Es por eso que creo que la gente necesita cambiar su perspectiva. Con algunas excepciones, a menos que seamos agentes libres, 99 de cada 100 veces, son los propietarios quienes tienen el poder. Así que cuando ellos mueven a los jugadores aquí o allá y cambian sus vidas sin decirles nada no es gran cosa… Pero la rueda gira a veces y el jugador tiene el control… ¿Entonces es un escándalo? Siendo honesto, eso dice mucho de dónde estamos como liga, e incluso como sociedad. Y dice mucho sobre lo mucho que aún debemos avanzar.

Y como dije, no hay resentimientos. Pero espero que la próxima vez que un jugador salga a la agencia libre, y alguien vaya a escribir una crítica o un tweet desagradable sobre él, tal vez se lo piense dos veces. Aún me duele mucho. Y es que que cuando la gente lo lea entienda que no está dirigido a nadie. No digo que haya sido lastimado por nadie, agredido por alguien o traicionado. Solo digo que soy humano. Puedo actuar como un tipo duro en la cancha. Puedo hacer parecer que tengo hielo en las venas cuando compito. Pero al mismo tiempo la realidad es que no es hielo. Tengo sangre y tengo corazón como todos los demás.

Y así, cuando digo que esto duele, sé que no es por culpa de algo hecho por otra persona. Es solo por algo que hice.

Me enamoré de Boston.

Su recuerdo en Boston:

Me gusta imaginar que en algún momento a no mucho tardar a partir de ahora, en algún lugar de Boston, alguien va a ser padre y hablará de baloncesto a su hijo. Y el niño va a preguntarle, tan puro como hacen los niños: “¿Por qué te convertiste en aficionado de los Celtics?”.

Y esos padres van a indagar en sí mismos a y pensar realmente en ello. Luego sonreirán y dirán la verdad.

“Vi a jugar a Isaiah Thomas”.

Puedes leer la carta completa en NBA Maniacs