NBA

Darko Milicic

Sinceridad del que fue número 2 del draft de 2003. Las 8 grandes frases de Milicic sobre su vida y su pasado

marzo 16, 2017

¿Lo compartes?

Estaba llamado a ser la futura estrella del baloncesto balcánico, fue escogido en el draft de 2003 por delante de Carmelo Anthony, Chris Bosh, Dwyane Wade y solamente por detrás de LeBron James. El número 2. Nunca ha llegado a ser un jugador franquicia y cansado del mundo de la canasta decidió cambiar el balón por los guantes y convertirse en boxeador. La historia de Darko Milicic es peculiar, y allá por donde se le ve sigue captando los focos de atención.

El jugador, ahora retirado, con 160 kilos en su cuerpo y una granja, deja varias frases destacadas en una entrevista que ha realizado en b92, un medio de su país. Imposible elegir solo una:

  1. “Cuando salí elegido desde Europa en el número 2 pensaba que era un enviado de Dios. Así que me metí en peleas, me emborraché antes de los entrenos… escupí en todos lados, cuando en realidad solo me estaba escupiendo a mí mismo”.
  2. “Yo fui el problema. Empecé a odiar el jugar, no lo disfrutaba. Incluso en partidos que metía 20 puntos, solo estaba deseando que el juego terminase y poder irnos a casa. Todo lo que hice desde que llegué a Estados Unidos, estuvo mal. Obviamente no estaba preparado para lo que la liga precisaba de mí”.
  3. “Tenía problemas con todos, porque solo jugaba para mí. Quería silenciar mi ego. Quería ser un jugador consistente, pero simplemente no pude lograrlo. No estaba listo o dispuesto a hacer el trabajo que se necesita para eso”.
  4. “Después de jugar en Orlando, le dije a mi agente que jugaría en cualquier equipo, menos en Memphis. Y obviamente, terminé ahí. Fueron dos años de depresión clásica. Solo tachaba los días del calendario, porque ya no podía soportarlo. No estaba mentalmente ahí”.
  5. “Posteriormente fui a New York donde seguí haciendo cosas estúpidas. El coach se cansó de mi, así que había decidido volver a Europa. Sin embargo, los Knicks querían llevarme a Minnesota. Me reuní con David Kahn (GM de los Wolves) y le dije: ‘No hagan un cambio por mí, por el amor de dios. No quiero jugar más en la NBA. Voy a arruinar a tu equipo. Voy a joder la química de la plantilla’. ¿Y qué me dijo? Que me uniera dos semanas y que veríamos a partir de ahí”.
  6. “Ni siquiera quiero mencionar a Boston. No quería ir. La gente en Estados Unidos solo mira las estadísticas. Vieron las mías y pensaron que podía ser una buena pieza complementaria, pero eso no es lo que soy. Soy distinto a otros jugadores que fracasaron: ellos querían pero no podían, yo podía cuando quería”.
  7. Mi experiencia NBA fue una catástrofe porque yo nací siendo un ganador. Pero después de Detroit jugué en equipos que eran unas bandas, perdiendo de ciudad en ciudad. Y lamentablemente, te acostumbras a eso”.
  8. “Desde que dejé de jugar gané 40 kilos. Pesó 160 ahora. Trabajo en mi granja y disfruto bastante. Camino en mis campos y veo el proceso, lo que me hace feliz. Cree mi propia paz mental y lo estoy disfrutando”.

Fuente: Yahoo y Basquetplus
Tags