El novato que niega serlo y un rendimiento histórico en el tiro: Cómo Tatum es clave en los Celtics

diciembre 5, 2017

¿Lo compartes?

Tiene 19 años y vive sus primeros partidos como jugador profesional. Lo hace en un equipo candidato al título del Este y con expectativas muy altas depositadas sobre su figura. Pero Jayson Tatum no parece un novato. De hecho parece justamente lo contrario, alguien con amplia experiencia en la NBA, alguien acostumbrado a vivir escenarios complicados de partido y resolver favorablemente toda situación que le llegue.

Tatum está siendo una de las sensaciones de una (fantástica) camada de novatos que comanda Ben Simmons. Es parte relevante de la rotación de los Celtics, que lideran el Este y la Liga. Los tres quintetos más usados por Brad Stevens esta campaña le tienen en pista. Y lo está haciendo todo con una eficiencia asombrosa.

Promedia 13.9 puntos y 5.3 rebotes en Boston, marcas en principio no muy llamativas aunque sí de mérito en una estructura tan colectiva, en la que es cuarto en anotación y tercero en capturas, rebasando los 30 minutos por encuentro. Sin embargo su productividad destapa cualquier duda posible. El joven alero está anotando más del 50% de sus tiros de campo y más del 50% de sus triples, con su citado promedio de puntos. Y resulta especialmente devastador desde las esquinas, en las que acredita un 60% de acierto en tiros de tres.

¿Antecedentes de un novato para algo así, en la historia de la Liga? Ninguno. Y habría que filtrar aún más los datos para encontrar casos de productividad medianamente comparables. De hecho, hay que hacer descender el acierto en triples hasta el 35% para hallar jugadores novatos c0n esa eficiencia.

Concretamente sólo un par de casos más:

Además en esta tabla existe un matiz: el volumen. En apenas un cuarto de curso Tatum ya ha anotado más triples que Szczerbiak en su año de rookie (28) y los mismos que Sabonis (39) en toda aquella temporada.

Si consideramos también su acierto en tiros libres, para computar el denominado true shooting (fórmula que une el acierto en tiros de dos, de tres y tiros libres, considerando el valor de esos lanzamientos), los resultados son también históricos:

Su rendimiento no queda sólo ahí. Hay más.

Defensivamente su adaptación a la Liga está siendo formidable, siendo capaz de rebajar los porcentajes de los rivales tanto cerca del aro (hasta un 3.2% menos de acierto cuando defiende los tiros que la media de la Liga), como lejos (baja un 5.1% el acierto del adversario en los tiros de tres), logrando un registro global por encima de la media, algo de gran valor para un novato.

Y no le asusta nada el último cuarto, no parece notar la presión. Al contrario. Tatum está promediando 4.4 puntos por encuentro en los últimos períodos de los partidos, siendo top 15 en toda la NBA en cuanto a puntos acumulados en fases de clutch (partidos con +-5 puntos de diferencia en los 5 últimos minutos)… y el mejor de todos ellos en cuanto a efectividad. El jugador de Boston ha anotado 12 de los 19 tiros que ha intentado en esos momentos de los encuentros, en los que no le tiembla el pulso.

“Es mucho más maduro de lo que indica su edad”, reseñaba Kyrie Irving, depredador del clutch, estos días según recogía el periodista Chris Forsberg. Más compañeros coinciden en ello, algo claramente visible atendiendo a cómo se comporta en pista. Y es que tras sólo un año universitario (Duke), en el que disputó 29 partidos, su salto a la NBA ha despejado de inmediato cualquier recelo hacia el movimiento por el que los Celtics se hicieron con él este año en el Draft.

Tatum llegó sin experiencia a la NBA. Pero desde el primer momento se está encargando de desmentir que sea un novato.

Fuente datos empleados: NBA Stats y B. Reference