NBA

El plan para frenar a Ben Simmons… que acabó en un récord del novato de los Sixers

noviembre 30, 2017

¿Lo compartes?

Vuelve el famoso ‘hack-A-Shaq’, ahora en versión Sixers.

Lo sufrió el rookie Ben Simmons ante los Wizards, en un partido muy curioso.  Los de Washington recortaron una diferencia que llegó a ser de 22 puntos y en el último cuarto, a falta de cinco minutos, comenzaron a hacer faltas a Ben Simmons, que no es un buen lanzador de tiros libres (56,6% de acierto antes del partido).

¿El resultado? Ben Simmons acabó lanzando 24 tiros libres en ese cuarto, la mayor marca en la historia de la NBA (supera los 20 que tiraron Ben Wallace y Dwight Howard). En todo el partido lanzó un total de 29, el dato más alto para un rookie en un partido en toda la historia. De esos 29 metió un total de 15 pero, eso sí, anotó 6 de sus últimos 8 tiros libres.

Unos lanzamientos que le ayudaron a sumar un total de 31 puntos, la mejor marca en su corta carrera en la NBA, que acompañó de 18 rebotes, 4 asistencias, 2 robos y 2 tapones.

Una situación por la que preguntaron al entrenador de los Wizards, Scott Brooks, tras el partido. El coach se excusó: “No es mi norma, es una regla de la NBA. Simplemente trataba de hacer lo que fuera para reducir la ventaja. Sus porcentajes desde la línea de libres no son los mejores así que nos daba una oportunidad de intentar anotar triples mientras él, con suerte, fallaba sus lanzamientos”.

Por este mismo ‘suceso’ preguntaron también al entrenador de los Sixers, Brett Brown: “Esto va a ser parte de su evolución. Va a tener una larga carrera en la NBA y tiene que atravesar este tipo de situaciones”.