NBA

¿Cómo quedan los Cleveland Cavaliers tras cambiar medio equipo? ¿Por qué lo han hecho?

febrero 21, 2018

¿Lo compartes?

Los Cleveland Cavaliers se desprendieron en una sola tarde de seis jugadores: Isaiah Thomas, Iman Shumpert, Dwyane Wade, Jae Crowder, Channing Frye y Derrick Rose. De esos seis, cuatro habían llegado en verano (todos menos Frye y Shumpert), lo que supuso un desmantelamiento casi total de la estructura que hemos visto en la primera parte de la temporada. Por el camino han llegado cuatro nombres: George Hill, Rodney Hood, Jordan Clarkson y Larry Nance Jr. Este equipo no funcionaba y la sensaciones que transmitían eran malas. Por eso se pusieron manos a la obra: muchos movimientos buscando complementos más allá de los grandes nombres. Así han quedado los Cavaliers tras los traspasos:

La nueva estructura y rotación

La rotación de estos nuevos Cavaliers está por definir, pero puede resultar en algo similar a este gráfico que propone ESPN. Parece que Jordan Clarkson saldrá del banquillo y queda la duda de si el 2 titular seguirá siendo JR Smith o si se apostará por Rodney Hood de salida. Incluso podrían salir ambos de inicio si se opta por desplazar a James al puesto de cuatro. En el puesto de 1 la plaza de titular parece segura para George Hill, con Calderón y el propio Clarkson ocupando los minutos que deje el ex de los Kings. Y por dentro, la incógnita de si Lue apostará de salida por un solo interior (Thompson) con James en el puesto de cuatro o si Nance o Green pueden salir como titulares. No ha llegado ningún cinco, pero tienen a Ante Zizic, que puede tener su oportunidad. Y al mismo tiempo, da la sensación de que veremos muchos formatos más pequeños con ala-pívots versátiles como Green, Nance y el propio LeBron ocupando la pintura.

El Factor LeBron

Para entender estos movimientos es necesario explicar la influencia que ejerce LeBron James en esta estructura. Es el líder de la franquicia y su continuidad está en el aire: puede salirse de su contrato y negociar con otros equipos este mismo verano. El propio LeBron estaba dando síntomas de desgaste y una inacción o una serie de pequeños movimientos podrían haber precipitado una salida dramática en verano. Esa posibilidad todavía existe, pero al menos, por parte de las oficinas, se ha intentado cambiar la dinámica, con 4 caras nuevas que responden a perfiles concretos y que apuntan a solucionar problemas evidentes de los Cavaliers. Simplemente con el hecho de tener a LeBron motivado, el equipo en el que juegue puede pensar en jugar la final de la Conferencia Este en la NBA, y a partir de ahí, nunca se sabe. El problema es que los Cavs pre-traspasos estaban varios escalones por debajo de ese escenario y eso parecía empezar a arrastrar a LeBron. Lo que está claro es que mientras LeBron siga en Cleveland, allí no se van a rendir y van a seguir buscando fórmulas para seguir siendo competitivos en la élite. Los Cavs viven una realidad a corto plazo.

Reconocer un error

Los movimientos de ayer suponen el reconocimento de que la marcha de Kyrie Irving fue un fracaso para los Cleveland Cavaliers (siempre con el asterisco de lo que acabe siendo la elección de los Nets que recibieron). Deportivamente, ni Isaiah Thomas ni Jae Crowder siguen en el equipo, tras un periodo en el que no han funcionado, y de Ante Zizic hemos visto muy poco. Por eso, y en un movimiento que les señala, han decidido deshacerse de estos dos ex-celtic. Isaiah Thomas acababa contrato en verano y no parece recuperado al 100% de sus problemas físicos. Jae Crowder sigue siendo un contrato muy apetecible, pero no funcionaba en estos Cavs y era necesario para ejecutar estos traspasos, ya que era uno de los pocos activos reales que tenían los Cavaliers para moverse en el mercado.

Más puntos, más físico, más defensa

No ha llegado ninguna megaestrella, pero los 4 fichajes tienen puntos fuertes que pueden ayudar mucho a los Cavaliers. Los comunes son la anotación (principalmente desde el banquillo), la versatilidad y la capacidad defensiva. Tres puntos que los Cavs necesitaban, así como más capacidad física, especialmente por fuera. Los Cavs estaban siendo destrozados atrás y necesitaba un cambio. Lo explicaba muy bien mi compañero Andrés Monje analizando cada uno de estos movimientos en este artículo. Jugadores que no necesitan amasar balón ni un elevado uso ofensivo y que son capaces de aportar desde el primer momento. Hill apunta a ser especialmente importante ya que su perfil es radicalmente distinto al de Thomas o Rose y ofrece mucha más consistencia atrás. Su adaptación a esta nueva estructura será clave para el buen funcionamiento del colectivo.

¿Primeras bases post-LeBron?

La posición cortoplacista en la que están instalados los Cavs, pendientes del futuro de LeBron en verano y obligados a competir en lo que queda de temporada, condiciona cualquier planteamiento de la franquicia. No obstante, si profundizamos en estos traspasos da la sensación de que en Cleveland se empieza a mirar al medio plazo y a no hipotecar la franquicia. Los Cavs han optado por perfiles complementarios en lugar de lanzarse a por una estrella, lo que les hubiera obligado a soltar su gran activo: la primera ronda de los Brooklyn Nets que poseen en el próximo draft. Se lo han quedado y por ahí puede empezar la reconstrucción de los Cavs si LeBron decide irse en verano. El contrato de George Hill es el más ‘peligroso’ a largo plazo de los que han recibido (otros dos años más firmados a 19 millones de dólares), Larry Nance sigue con un interesante contrato rookie la próxima temporada y Jordan Clarkson cobrará 12 y 13 millones las dos próximas temporadas. Rodney Hood acaba contrato en verano y exigirá una alta renovación. En estos movimientos también han conseguido los derechos del joven lituano Arturas Gudaitis, actualmente en el Emporio Armani Milan de Euroliga, un jugador interesante que en algún momento podría dar el salto a la NBA.